Sébastien Loeb comienza sus vacaciones poniendo a punto al Citroën C3 WRC para el asfalto

 |  @fernischumi  | 

No estará en el Rallye de Alemania, pero Sébastien Loeb tampoco se ha ido todo el mes de agosto de vacaciones playeras con su familia. Después de conseguir terminar tercero en Trois-Rivières en un fin de semana que se le complicó mucho después de llegar a estar líder al final de la primera jornada, con dos victorias en Q1 y Q2, el alsaciano ha regresado a Europa para cambiar su mono de Peugeot Sport por el de Citroën Racing y encarar su primera sesión de test para preparar un Rally de Catalunya que todavía sigue pareciendo relativamente lejano y a buen seguro para ayudar al equipo a encontrar los reglajes adecuados para la cita germana.

Concretamente ha sido en una jornada de pruebas realizada el miércoles en la zona de Los Vosgos donde se le ha podido ver al volante del Citroën C3 WRC, a buen seguro que incorporando la nueva geometría delantera que tan buenos resultados daba la pasada semana en el Rally de Finlandia. Sin su copiloto habitual Daniel Elena, el cual se enfundaba el casco este fin de semana para competir en Gap Racing con un Volkswagen Golf clásico adornado por los colores de Jules Bianchi Competition, en este caso las labores eran confiadas a Isabelle Galmiche, una experimentada navegadora habitual del campeonato galo de rallyes.

Es inevitable sorprenderse una vez más con la velocidad que demuestran esta nueva generación de World Rally Cars en este tipo de superficies, así como un aplomo y estabilidad en curva y frenadas que parece simplemente digna de un vehículo proveniente de los circuitos. Recordemos que Loeb estará presente en la prueba española del WRC con el Citroën en lugar de Mads Ostberg, cita en la que también tendremos la novedad del regreso de Ken Block al campeonato al volante de una de las unidades del Ford Fiesta WRC de M-Sport.

Lee a continuación: Porsche muestra por primera vez en público al Cayman GT4 de rallyes

  • BMW ///M3

    La cabra siempre tira al monte. Desde siempre fue el que más competitivo se mostró con el DS3 de la anterior generación de World Rally Cars, y con el C3 desde el primer test y desde el primer rally ha sabido entenderse. Será interesante ver cómo puede afectar su presencia a la lucha por el campeonato.