Toby Price y Paulo Gonçalves llegan a tiempo al Dakar aunque difícilmente defenderán su condición de favoritos

 |  @fernischumi  | 

A estas alturas poco queda por decir de lo que podemos esperar en el Dakar 2019 acerca de la categoría de motos. Si entre los competidores de coches parece que tenemos unos nombres muy destacados con un equilibrio mecánico delicado, aquí parece que es un “todos contra KTM”. Y es que la escuadra austriaca afrontará la que puede ser la edición del rally-raid más famoso del planeta ante lo que puede ser su 18ª victoria consecutiva, un balance impoluto desde el triunfo conseguido en 2001 y el conocimiento de que sus tres puntales ya han conseguido al menos una muesca en sus revólveres después de que Matthias Walkner le diera en 2018 el primer éxito a Austria en el Dakar en lo que fue una actuación sin fisuras en la completa criba que creó la carrera en la segunda mitad del recorrido.

Honda luchará contra la historia. Con un recuerdo de su último triunfo en el Dakar hace ahora 30 años, en la edición de 1989. Tras 24 años de ausencia, la firma del ala dorada asumió los riesgos que significaba regresar al que había pasado a ser un territorio desconocido. Joan Barreda, con 22 victorias de etapa es el piloto más explosivo en el mano y apoyado por la rapidez de Kevin Benavides, el veterano Paulo Gonçalves, un Ricky Brabec en ascenso y la confirmación de un Nacho Cornejo que sorprendió en 2018.

Con Raúl Castells a la cabeza, el organigrama del equipo se ha reforzado con Rubén Faria y Hélder Rodrigues, este último haciendo la labor de asesor de los competidores del Monster Energy Honda Team. Sin duda, el mayor motivo de alegría ha venido de la mano de la participación de ‘Speedy’ Gonçalves en la carrera después de su caída el 8 de diciembre que le obligó a pasar por el quirófano para extirparle el bazo. El shakedown realizando en la zona de San Bartolo ha permitido al luso volver a recuperar sensaciones al manillar de la Honda CRF450 Rally y terminar de certificar que no faltará a la cita por segundo año consecutivo.

Tuve un accidente hace cuatro semanas. Tuve una perforación en el bazo, por lo que necesitaba una cirugía. No estaba seguro de recuperarme a tiempo para estar aquí, pero finalmente me recuperé muy bien. Ayer, monté en la motocicleta durante un rato y me siento bien, sin dolor. Ahora sé que no soy tan fuerte como antes, pero intentaré comenzar la carrera con cuidado, tratar de ver qué puedo hacer día a día. Es una victoria para mí estar aquí en el comienzo – Paulo Gonçalves

Curiosamente KTM Factory llega al evento luciendo galones. Sus pilotos han sido protagonistas de las últimas tres ediciones del Rally Dakar, sin embargo, al igual que HRC también han sufrido las lesiones en la recta final de la preparación. Además de la operación a la que tuvo que ser sometido el Campeón de la Copa del Mundo FIM, Toby Price, en una de sus manos, también se ha confirmado que el defensor del tuareg, Matthias Walkner, llega tras pasar unas malas navidades. Los dos llegan a tiempo y Jordi Viladoms podrá disfrutar de sus tres partes del tridente que completa Sam Sunderland y a los que se suman Laia Sanz (también mermada por la salud), Mario Patrao y el hermano del motard de Honda, Luciano Benavides.

Las cosas se ven bien aquí en Lima, el equipo ha estado trabajando muy duro en el período previo al evento y ahora es el momento para que podamos cumplir. En general, me siento bien y bien preparado, mi brazo no está al 100% perfecto. Todavía me duele un poco de vez en cuando, pero estoy seguro de que es lo suficientemente fuerte como para no causarme ningún problema en la carrera. Realmente no sé qué esperar, va a ser difícil de juzgar y no sabremos cómo se desarrollará hasta que salgamos. Va a ser difícil sacar el tiempo a los demás si se sale delante, ya que todos sabemos que a menudo es más fácil seguir las huellas del frente a través de la arena. Habiendo dicho eso, hay margen para algunos grandes errores, ya que la navegación podría resultar realmente complicada. Estoy esperando a la arena para ser honesto – Toby Price

Si Honda y KTM llega con sus estrellas en plena incertidumbre en gran parte a las lesiones que han lastrado sus preparaciones, habrá que estar muy atentos al rendimiento especialmente del equipo Yamaha con Adrien Van Beveren como clara referencia después de haber sido líder en el Dakar 2018 buena parte de la carrera. El francés, y su compatriota, Xavier de Soultrait, así como Franco Caimi, serán también considerados favoritos sobre las WR450F Rally que han sido evolucionadas y que cuenta con pleno apoyo de la firma de los diapasones. Las Sherco de los hermanos Metge, Adrien y Michael, contará con el refuerzo de Lorenzo Santolino, debutante y una de las grandes esperanzas para encabezar el relevo generacional que debería llevarse a cabo a finales de esta misma década.

Como agentes libres llegarán nombres destacados como los de Stefan Svitko, Joan Pedrero, Oriol Mena, Daniel Nosiglia, Ivan Jakes, Diego Martin Duplessis o Armand Monleón, habituales entre las 15 primeras posiciones, con la duda de si Pablo Quintanilla volverá a hacer brillar a la Husqvarna o si una vez más nos quedaremos con las ganas de ver al bicampeón de la Copa del Mundo FIM a su máximo rendimiento en una carrera de dos semanas. El lunes primera toma de contacto seria para los participantes, con apenas 84 kilómetros cronometrados que se perderán en un día en el que los deportistas realizarán 331 kilómetros en total que ayudará a los competidores a quitarse esa sensación de sopor después del shakedown y tras ser sometidos a los numerosos requerimientos administrativos y la salida ceremonial del domingo en Lima.

Lee a continuación: Robby Gordon y su disparatada tarea de ser protagonista en el Dakar 2019 con su nuevo UTV