CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Deportivos

4 MIN

Se cumplen 20 años del Vanquish, el coche que hizo a Aston Martin rectificar años después

José Luis Gómez | @jlgomez1995 | 1 Nov 2021
Aston Martin Vanquish 20 Aniversario Portada
Aston Martin Vanquish 20 Aniversario Portada

Se cumplen veinte años desde que Aston Martin presentó al mundo el Vanquish de primera generación, un gran turismo que con el paso del tiempo ha quedado a la sombra de modelos de Ferrari o Porsche, pero que gracias a la combinación de su V12 atmosférico junto con un cambio manual del que ya hablaremos es sin duda alguna el sueño de cualquier petrolhead a día de hoy, todo ello sin olvidar su diseño atemporal que mezcla elegancia y deportividad en un equilibrio perfecto.

La firma británica dio a conocer el Vanquish en el Salón de Ginebra de 2001, aunque lo más seguro es que recuerdes a este gran turismo como uno de los coches de James Bond en "Muere otro día" (Die Another Day, 2002) o incluso por su breve aparición en el remake de "The Italian Job", 2003. Sin embargo, Aston Martin comenzó a trabajar en él a mediados de los noventa creando un concept car llamado "Project Vantage" cuyas líneas eran fruto del lápiz del diseñador Ian Callum (padre del Ford Escort Cosworth, el primer Ford Puma o el Jaguar F-Type) que debutó en el Salón del Automóvil de Detroit de 1998.

27
FOTOS
VER TODASVER TODAS

El corazón del Vanquish es un V12 atmosférico de 5,9 litros y 466 CV

Así pues, el Project Vantage ya contaba con el apartado mecánico que utilizaría el Vanquish de producción, un apartado mecánico en el que destacaba el propulsor V12 de 5,9 litros de cilindrada capaz de desarrollar 466 CV a 6.800 rpm y 542 Nm de par a 5.500 rpm. Dicho propulsor no era más que una evolución del V12 empleado en el Aston Martin DB7, pero con varios elementos convenientemente rediseñados, como los colectores de admisión, el árbol de levas, el cigüeñal o el sistema de escape, entre otros, aunque también hay quienes lo calificaron de dos Ford V6 Duratec unidos.

Pero lo cierto es que dicho apartado mecánico también conformaba el gran punto negativo del Vanquish, ya que se optó por un cambio manual robotizado de seis relaciones, un tipo de transmisión que técnicamente es superior, pero que no acabada de ofrecer la mejor de las experiencias de conducción como el propio Jeremy Clarkson llegó a reconocer. No obstante, a comienzos del nuevo milenio esta tecnología estaba de moda, pues era la usada en Fórmula Uno, y otras marcas como BMW con su SMG o Ferrari con el CambioCorsa (DuoSelect en Maserati) recurrían a ella. Pero aquí viene la mejor parte, y es que Aston Martin ha desarrollado un kit de conversión manual, habiendo convertido hasta la fecha unas 130 unidades y enmendando así el error cometido.

Aston Martin usó aluminio y fibra de carbono para reducir el peso

Asimismo, el Vanquish también contaba con otras grandes novedades para la época, como un acelerador electrónico en lugar de por cable o un control electrónico puntero desarrollado en Cupertino y en la Universidad de Nottingham, sin olvidar el uso masivo de aleaciones de aluminio y otros materiales más exóticos como la fibra de carbono o composites para mantener el peso de las 2.589 unidades producidas lo más bajo posible, pero que ya rebasaba las 1,8 toneladas.

Con todo ello, el Vanquish original firmaba unas excelentes prestaciones, 0 a 100 km/h en 5 segundos y 190 mph (306 km/h) de velocidad máxima, pero que fueron superados por el Vanquish S, una versión presentada en septiembre de 2004 que aumentaba la potencia del V12 hasta los 528 CV para alcanzar las famosas 200 mph (320 km/h) y que dieron paso a las 40 unidades del Vanquish S Ultimate con el que se puso fin a la primera generación de este fantástico gran turismo británico en febrero de 2007.