ESPACIOS
Cerrar CERRAR
Actualidad

5 MIN

Dos días como miembro de la familia Alpine y un paseo mítico por el Rodosa Collection Day, fin de semana petrolhead para el recuerdo (+fotos)

El fin de semana del 25 y 26 de mayo de 2024 pude disfrutar de dos días de ensueño en Galicia por cortesía de Rodosa, el concesionario oficial de Alpine, Renault y Dacia en Vigo. Durante sendas jornadas un miembro de Diariomotor pudo ser y sentirse parte de la comunidad Alpine en España, así como el afortunado invitado de una empresa local apasionada por la industria a la que se dedica desde hace más de medio siglo.

Para vivir esta experiencia, Renault Group me prestó un llamativo Alpine A110 R, la versión más radical del que, por ahora, es el único modelo de la marca gala (aunque, salvo sorpresa, será el último con propulsor de combustión). Viajé con él desde Madrid, quedando gratamente sorprendido por sus bajos consumos por autovía: a 120 km/h se pueden lograr menos de 7 l/100 km sin ningún esfuerzo.

Después de casi 600 km en los que pude comprobar el lamentable estado de la A-52 que conecta Castilla y León con las Rías Bajas gallegas (no es magia, son tus impuestos), llegamos a destino, alojándonos en un espléndido hotel vigués de la cadena Attica21, absolutamente recomendable si se visita la zona y se desea máxima comodidad o una habitación con vistas a las Cíes.

Rodosa fue fundada en 1971 por Prudencio Romero, un hombre que evolucionó su negocio desde pequeño taller hasta el exitoso concesionario que es hoy en la región.

Alpine amarillo capturado en plena curva bajo condiciones húmedas, reflejando su dinámica ágil.

El sentimiento de pertenencia a Alpine y la pasión por la cultura del motor de Rodosa, una combinación deliciosa

La primera jornada prometía mucho y aun así superó con creces mis expectativas. Tras un contundente desayuno, más de una veintena de propietarios españoles del Alpine A110 en todas sus versiones y ediciones especiales me esperaban para salir de ruta con ellos, haciéndome sentir un cliente y fan más de la firma. De entre todas la unidades, destaco un Tour de Corse firmado por el piloto Jean Ragnotti en el pilar B. ¡Qué honor!

La primera parada tuvo lugar en el lago de Castiñeiras, en un entorno natural idílico. La segunda en el pantano de Eiras, construido para abastecer agua a la ciudad de Vigo y otros municipios cercanos. La tercera en el balneario de Mondariz, con su maravilloso campo de golf. Y cuarta, el puerto vigués, desde donde una potente lancha nos llevó hasta un rico y recóndito restaurante, de nombre Mauro.

Vista trasera y lateral de un trío de coches deportivos Alpine en Rodosa Collection Day.

Con el estómago lleno y algo de lluvia, era recomendable bajar el ritmo, máxime con los neumáticos semislick de mi A110 R, pero nada de esto impidió conducir hasta la colección de coches de Manuel Ferreira, una de las más grandes y espectaculares de nuestro país. Quedé asombrado por un conjunto de más de 100 joyas, algunas de las cuales valoradas en millones de euros.

El día terminó entre más comida y algunos kilómetros nocturnos, pero el siguiente fue tanto o más increíble. Mi mayor sorpresa me esperaba en la playa América de Nigrán, donde tuvo lugar el Rodosa Collection Day con la exposición y exhibición de más de 300 unidades de Renault Sport y Alpine, tanto clásicos como modernos. Desde utilitarios hasta F1, miles de visitantes disfrutaron de la que, sin duda, es la mejor concentración de ambas marcas en España.

Escoger un ejemplar de entre todos los de la colección Ferreira es imposible, pero sentí especial debilidad por uno de los únicos 19 Mercedes-Benz 540 K Roadster fabricados.

Vista aérea de un Alpine bordeando un lago en Rodosa Collection Day

Así es conducir el Alpine A110 R, protagonista de una concentración con acento francés

Aunque no podía hacer sobra a los históricos R5 Turbo 2, Clio Williams o Mégane R.S. Trophy-R, entre otras superleyendas, el A110 R fue uno de los mayores protagonistas del Rodosa Collection Day II. Es un biplaza con motor central (un 1.8 turbo de gasolina) que rinde 300 CV para mover una masa bruta de poco más de 1,1 T. Esta relación peso-potencia le confiere prestaciones elevadas, como una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,9 s o una velocidad punta de 285 km/h. No es baladí.

Eficaz y divertido a partes iguales, gracias a una caja de cambios automática de doble embrague con 7 relaciones que envía todo el esfuerzo al eje posterior y a una puesta a punto del chasis óptima para la conducción deportiva (su límite sólo se puede hallar en un circuito), este deportivo con más de una docena de piezas en fibra de carbono tiene unos asientos de tipo bucket con arneses de seguridad que lo hacen poco práctico. A cambio, tiene 196 l de capacidad entre sus dos maleteros, un volumen apto para viajar.

Mi mayor agradecimiento a Rodosa y Alpine, especialmente a Pablo Romero, el artífice del evento, y a Fernando Poveda, mi padrino de Renault España durante el mismo.

Alpine azul destaca en el Rodosa Collection Day bajo el sol radiante.

Vídeo destacado del Alpine A110

Imagen para el vídeo destacado del Alpine A110 Botón de play

Dame tu opinión sobre este artículo

Ni fu, ni fa
Me ha gustado
¡Muy bueno!

Javier Montoro

Lleva más de un lustro escribiendo sobre el mundo del motor e intenta contagiar a quienes le leen de su entusiasmo por unas máquinas que, en su opinión, constituyen un estilo de vida más que un mero medio de transporte. ¡Palabra de “petrolhead”!

Cargando...