El Volvo S90 Excellence quiere que los asientos traseros sean tu lugar favorito

Daniel Valdivielso  |  @valdi92  | 

Las berlinas medias no son, ni mucho menos, el tipo de vehículo más demandado ni en España ni en Europa, menos aún si hablamos de marcas premium, con un precio sensiblemente superior al de las alternativas generalistas. Sin embargo, hay marcas que siguen creyendo y apostando por este formato. Un buen ejemplo es Volvo, que ha lanzado una nueva versión del S90 bautizada como S90 Excellence, una especie de mini-limusina en la que las plazas traseras tienen preferencia.

El S90 es la actual berlina de la firma escandinava, una propuesta con muy poco tiempo en el mercado pero con un gran peso específico dentro de Volvo. Construido sobre la misma plataforma modular SPA que la segunda generación del XC90, con el que comparte además motorizaciones, el S90 pretende marcar la diferencia entre la nueva y la antigua Volvo.

Actualmente la fabricación de este modelo para Europa se lleva a cabo en Torslanda, Suecia, donde también se construye el XC90. Sin embargo, desde Volvo han anunciado que en un futuro muy cercano toda la producción del S90 se trasladará a la factoría de la marca en Daqing, China, desde donde se exportará para todo el mundo.

La consecución de esta acción coincidirá con el inicio de la comercialización en Europa del S90 Excellence, una versión pensada y construida con los pasajeros de la fila trasera como máximos protagonistas, ofreciendo una serie de comodidades que a día de hoy no están disponibles en ningún vehículo del segmento, reservadas en exclusiva para las variantes más caras del segmento F, donde encontramos modelos como el Mercedes-Maybach S, el BMW Serie 7 o el Lexus LS.

¿Una versión de lujo en una berlina del segmento E?

Hay que reconocer que el movimiento de Volvo no es, cuanto menos, convencional. A estas alturas no es habitual encontrar variantes "de lujo" dentro del segmento E, ya que los fabricantes prefieren reservar estas versiones para los modelos de representación. Sin embargo, para Volvo esta maniobra tiene sentido, ya que en uno de sus principales, el chino, las ventas de vehículos del segmento F están mucho más penalizadas fiscalmente.

Por eso la firma sueca ha creado el S90 Excellence, que en palabras de la marca será "el vehículo más lujoso que nunca se haya producido en China". Estará construido sobre la plataforma del S90 L, que es la versión larga del S90, y se combinará exclusivamente con la opción más potente de todas las disponibles en el S90, es decir, la T8, la variante híbrida enchufable ya conocida en modelos como el XC90, compuesta por un motor 2.0 Drive-E y un propulsor eléctrico que conjuntamente ofrecen 408 CV y una autonomía en modo eléctrico de 45 km. 

Los cambios importantes los encontramos en el interior, donde el más evidente es la ausencia del asiento del copiloto, sustituido por una especie de "armarito" que hace las funciones de reposapiés, ofreciendo soporte también para una tablet estilo iPad. Se combina con la "lounge console", una gran consola central situada entre las dos plazas traseras, que hace las funciones de reposabrazos, nevera y hueco portaobjetos.

Los parabienes con los ocupantes de la fila trasera no terminan ahí, ya que no faltarán detalles como el ajuste eléctrico, la calefacción y la ventilación en los asientos, un climatizador de cuatro zonas, dos posavasos climatizados y un techo panorámico para disfrute del personal.

El S90 Excellence ofrecerá también toda clase de comodidades al conductor, que disfrutará de sistemas como los faros Full LED, la conectividad con Apple CarPlay y Android Auto o el sistema de conducción semi-autónoma Pilot Assist.

 

Lee a continuación: Prueba de contacto Volvo S90 y V90: ¿Cómo reinventar la berlina premium?

La berlina de representación sueca disfruta de una excelente calidad de realización, un interior amplio y unas posibilidades de equipamiento muy elevadas. Los motores son muy frugales y dan buenas prestaciones

Ver todos los comentarios 4

    La berlina de representación sueca disfruta de una excelente calidad de realización, un interior amplio y unas posibilidades de equipamiento muy elevadas. Los motores son muy frugales y dan buenas prestaciones