ESPACIOS
Cerrar CERRAR
Actualidad

3 MIN

Este es el único Lamborghini Diablo SE30 con supercharger que existe en el mundo con 634 CV

El Lamborghini Diablo es ya de por sí una rareza, un superdeportivo verdaderamente radical que se enfrentaba al Ferrari F40, al Porsche 959, al Bugatti EB110 y al Jaguar XJ220 en una era tan bonita para el motor como fueron los 90 (para después ser todos ellos superados por el McLaren F1). Ahora bien, una unidad verdaderamente única en el mundo ha surgido de la oscuridad para ganar el Concurso de Londres: un Diablo SE30 prototipo de 1994…con un supercharger instalado, en lugar del V12 atmosférico que todos conocemos.

Un Lamborghini Diablo SE30 único en el mundo, más si cabe

Se trata de un proyecto realizado de manera conjunta en aquellos años entre la casa oficial de Lamborghini y el taller oficial de Lamborghini Hoecker en Landau, Alemania, quienes han querido crear algo verdaderamente único a la par que monstruoso. Por fuera, mantiene el color púrpura oscuro característico del Diablo (no confundir con el tono más claro de las versiones Jota) y la tracción trasera del Diablo original, el cual ni siquiera contaba con ABS.

Recordemos que ya de por sí el SE30 (fabricado para conmemorar el 30º aniversario de Lamborghini allá por 1993) era una versión especial del Diablo, aumentando la potencia de 480 a 525 CV además de aligerarse en hasta 100 kilogramos con respecto al modelo original, utilizando unas barras antivuelco ajustables desde el interior. Era un guiño a las carreras antes de que el Diablo compitiera como tal, como lo vimos en especificación GT1 tiempo después.

Gracias al supercharger, es capaz de superar los 360 kilómetros por hora sin problemas

Vista lateral de un Lamborghini Diablo SE30 en el evento London Concours 2024.

Si el motor V12 original del Diablo entregaba unos 525 CV, al añadirle este supercharger específicamente desarrollado para la ocasión se consiguen hasta 634 CV, logrando superar así al McLaren F1. La centralita electrónica se ha modificado para aprovechar al máximo esa potencia extra del supercharger, además de contar con una entrada de aire de fibra de carbono para darle al motor el oxígeno suficiente.

Para avisar a uno ante lo que está por venir, el velocímetro se ha modificado para que llegue hasta los 400 kilómetros por hora. Aunque no se sabe con certeza si los llega a alcanzar, sí que constan datos de que el dueño actual de este Diablo único en el mundo ha rodado en la Autobahn a más de 362 kilómetros por hora – el Diablo SE30 originalmente se quedaba en ‘apenas’ 335 kilómetros por hora.

Una conversión por 180.000 euros

La conversión a Diablo supercharger costó en su momento unos 200.000 marcos alemanes, lo que equivaldría a unos 180.000 euros a día de hoy ajustando la inflación. En este concurso de Londres se vieron toda clase de joyas del motor, incluyendo el que ganó en otra de las categorías: un Hesketh 308E con su icónico Ford-Cosworth DFV V8 y su decoración de Penthouse no apta para menores, con paquete de cigarrillos Rizla incluido.

Dame tu opinión sobre este artículo

Ni fu, ni fa
Me ha gustado
¡Muy bueno!

David Durán

David Durán desempeña la labor de redactor en el Equipo Editorial de Diariomotor.

Cargando...