A subasta el picante Ferrari 365 GTB/4 Daytona de Bill Harrah, al que ni un helicóptero pudo vencer

 |  @sergioalvarez88  | 

Seré franco. Hasta escuchar esta historia apenas había oído hablar de Bill Harrah, más allá del hecho de ser un histórico importador de Ferrari en Estados Unidos. Además de tener la representación exclusiva para la costa este – basada en Reno, Nevada – el señor Bill Harrah tenía varios casinos y la colección privada de coches más grande del planeta, con 1.400 vehículos. Pero sin duda alguna, su ojito derecho era este impresionante Ferrari 365 GTB/4 Daytona, conocido como el “Harrah Hot Rod”.

Este Ferrari 365 GTB/4 Daytona fue adquirido por el magnate en 1971, y gracias a sus contactos directos con fábrica – además de ser un distribuidor, había sido propietario de “maquinaria” italiana desde 1959 – fue encargado a capricho, con una potente personalización. Pintado en color Rame Metallizzato, fue encargado con asientos de cuero beige con inserciones en color negro, así como agraciado con llantas de radios Borrani y aire acondicionado Borletti, entonces todo un lujo en un deportivo.

Bill Harrah era el distribuidor de Ferrari para la costa oeste de EE.UU., a través de Modern Classic Motors, en Reno (Nevada).

Como todos los 365 GTB/4 Daytona vendidos en el mercado americano, tenía instalados unos espectaculares faros escamoteables, que le conferían un inconfundible aspecto “setentero”. Bajo el capó, una versión “americanizada” del 4.4 V12 (denominado Colombo internamente), con una menor relación de compresión que el modelo europeo, que desarrollaba unos sanos 357 CV. A Bill Harrah esto le molestaba, y nada más llegar el coche a tierras estadounidenses, comenzó a modificarlo.

Lo llevó a un especialista en Ferrari – Francisco Mir’s Service Center – y potenció su propulsor, ordenando también la instalación de nuevas llantas de competición y unos pasos de rueda ensanchados. Estas modificaciones transformaron al exótico cavallino en una especie de hot rod italoamericano. Dice la leyenda que en su momento, el señor Harrah fue abordado por un comercial de Sikorsky, que trató de venderle un helicóptero para facilitar sus desplazamientos entre Reno y el Lago Tahoe.

El magnate disponía de una colección privada de unos 1.400 vehículos. En su momento, la mayor del mundo.

Bill Harrah le dijo al comercial que si el helicóptero lograba llegar más rápidamente que su Ferrari, lo compraría sin pestañear. Dice la historia – que podría o podría no ser cierta, pero es genial – que el Ferrari completó el trayecto más rápido que el helicóptero, a una velocidad media de 235 km/h. Lo que es cierto es que Harrah nunca llegó a adquirir el Sikorsky. Antes de morir, en 1975, el Ferrari cambió de manos, pasando a sus herederos.

Ha cambiado varias veces de manos, y en 2012 recibió una completa restauración, con una potenciación del motor original, que tras recibir pistones forjados y muchas otras piezas de primer nivel, ha alcanzado una potencia de 386 CV. Será subastado por RM Auctions en Quail Lodge (Monterey), en la segunda mitad de agosto.

Fuente: Carscoops

Lee a continuación: Saluda al Boreas: ha nacido un superdeportivo híbrido en España y viene con 1.000 caballos

Ver todos los comentarios 2
  • mermadon

    Precioso, superlativo,

  • Leonmafioso

    Hermoso