comscore
MENÚ
Diariomotor
Peugeot

3 MIN

Peugeot dice no a los familiares de vocación off-road: no volverá a haber un 508 RXH

1440_peugeot-508-rxh-04

Los familiares de vocación off-road, o los coches familiares con aspecto todoterreno nacieron como nicho de mercado hace ya más de una década. El máximo exponente de esta filosofía es posiblemente el Subaru Outback, que ha sabido combinar de forma maestra sus cualidades off-road con la comodidad y practicidad que ofrece una carrocería familiar. Coches como el Audi A6 Allroad o el Volvo XC70 Cross Country también han tenido un gran éxito comercial. Muchas marcas tienen familiares "camperos" en su gama, pero Peugeot ha decidido que no volverá a haber un 508 RXH. ¿A qué se debe esta decisión?

Simple y llanamente, y como decía mi abuela irónicamente, "por exceso de ventas". Peugeot ha confirmado que las bajas ventas del Peugeot 508 RXH de primera generación han motivado que la marca no decida relanzarlo. El primer Peugeot 508 RXH fue un coche muy curioso para Peugeot, porque fue al igual que el 3008 Hybrid4, uno de los pocos híbridos diésel en ser lanzados al mercado. Aquél 508 RXH emplaba un motor 2.0 HDi de 163 CV, un motor que se daba la mano con un motor eléctrico - situado en el eje trasero, y dando tracción total al coche - desarrollando una potencia final de 200 CV.

La versión híbrida del Peugeot 508 RXH nunca tuvo el mejor tacto de conducción, y el efecto en sus consumos del tren híbrido no era grande.

Uno de los grandes problemas del Peugeot 508 RXH Hybrid4 era su caja de cambios manual robotizada, una CMP de seis relaciones que por fortuna ha sido ya reemplazada por un cambio automático convencional. Era un coche pesado y caro: en su momento sus precios arrancaban en el entorno de los 45.000 euros. La idea de un diésel híbrido nunca fue la mejor, pues solo tenía sentido en entornos urbanos - en los que un motor diésel y sus sistemas anticontaminación acusan un gran desgaste. Además, tenía una proyección internacional muy limitada y sus ventas eran francamente bajas.

El Peugeot 508 RXH se continuó vendiendo, pero ya sin motorización híbrida en sus últimos compases comerciales. Con propulsores convencionales - entre los que se encontraba un interesante 2.0 diésel de 180 CV - el RXH se benefició de un precio más reducido y una conducción más dinámica, pero no consiguió despegar en ventas. Los que se lo podían permitir preferían pagar más dinero por un Audi A4 Allroad, y muchos más clientes fueron seducidos por el atractivo de los SUV. SUV como el Peugeot 3008 o el 5008, que pusieron el último clavo en su ataúd. En estos momentos, un nuevo 508 RXH sólo acarrearía pérdidas a Peugeot.

Los nuevos híbridos enchufables de Peugeot son la opción de futuro más lógica. Los diésel híbridos de Peugeot fueron una anomalía.

Sólo las versiones híbridas del 508 RXH tenían tracción total, un requisito clave para lanzar un buen familiar de vocación todoterreno.

28
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Fuente: Motoring