No es una broma: Jaguar y Land Rover quieren que sus coches sean capaces de predecir el tiempo

 |  @davidvillarreal  | 

Hemos insistido en más de una ocasión que las posibilidades del coche conectado van mucho más allá de lo que nuestra imaginación pueda alcanzar en estos momentos y abren un panorama en el que, estamos convencidos, los desarrolladores más ingeniosos podrán crear funcionalidades tan útiles como un sistema capaz de predecir el tiempo. Y el mejor ejemplo lo tenemos en la última idea de los ingenieros de Jaguar y Land Rover que ya han concebido una tecnología que permitiría a sus coches convertirse en un eficaz “hombre del tiempo”, capaz de predecir las condiciones meteorológicas que nos encontraremos en nuestra ruta. ¿Y cómo funcionaría?

Las predicciones meteorológicas, y el parte que nos proporciona el “hombre del tiempo” en los telediarios, se basa en los datos recopilados por diferentes fuentes de información. Hablamos de satélites, de globos sonda, pero también de estaciones meteorológicas terrestres que trabajan con datos tan sencillos de obtener como la temperatura, la presión o la humedad.

Ahora bien, imaginemos una red con millones de vehículos conectados que puedan trabajar como potenciales estaciones meteorológicas. Imaginemos un sistema central capaz de procesar toda esa información. E incluso vayamos más allá, y pensemos en sistemas de aprendizaje automático, capaces de aprender con la experiencia, de los errores, y corregir sus predicciones en función del éxito que tuvieron a la hora de realizar una predicción en el pasado, en función de ciertos parámetros.

Esta patente de Jaguar Land Rover quiere transformar cada uno de sus coches en una estación meteorológica, y elaborar predicciones muy precisas, para ajustar los sistemas de a bordo en consecuencia

Esa es la idea que Jaguar Land Rover patentó (ver patente de Jaguar Land Rover) y que ahora querrían poner en práctica en sus vehículos, tal y como leíamos estos días en el Daily Mail. Pensemos que los sensores de temperatura, presión o humedad, o incluso intensidad de luz, son tan sencillos como económicos. Y que el coche conectado abriría por completo la posibilidad de acumular millones de datos por segundo, y procesarlos de inmediato para obtener una predicción muy precisa de lo que sucederá en el lugar en el que nos encontramos, y en la ruta que sigue nuestro coche.

La introducción del coche conectado permitirá a los fabricantes ofrecer servicios tan sencillos,
pero a la vez inteligentes, como esta predicción del tiempo que plantea una patente de Jaguar Land Rover

Jaguar Land Rover pretende utilizar esa información para adaptar multitud de sistemas a las condiciones meteorológicas cambiantes. Ya no hablamos únicamente de accionar el limpiaparabrisas cuando llueva, y ajustar la cadencia y la velocidad de barrido a la intensidad de la lluvia. Hablamos de ajustar automáticamente la temperatura y la intensidad del climatizador, de cerrar el techo practicable antes de que llueva, o incluso de ajustar el control de tracción ante la previsión de posibles precipitaciones.

La idea parece tan brillante, como sencilla, e interesante. Solo queda esperar para conocer si definitivamente la aplicarán en la nueva generación de coches conectados.

Lee a continuación: Road Rover: la nueva familia de Land Rover se aleja del campo buscando una mejor dinámica y aún más lujo

Ver todos los comentarios 2
  • Danielrs500

    puffff, mejor si pueden llegar a predecir accidentes de transito………

  • Txesz

    “E incluso vayamos más allá, y pensemos en sistemas de aprendizaje
    automático, capaces de aprender con la experiencia, de los errores, y
    corregir sus predicciones en función del éxito que tuvieron a la hora de
    realizar una predicción en el pasado, en función de ciertos parámetros”

    Pues mal emepezamos, ya que esa forma de predicción se abandonó hace cierto tiempo. Lo que hay ahora son potentísimos ordenadores con cálculos sobre mecánica de fluídos tratando de predecir como se comportará la atmósfera, siendo así más fiable.

    Es decir, que al igual que un programa de cálculo por elementos finitos no determina las deformaciones de una viga biapoyada con carga uniformente repartida analizando cuanto se deformó el modelo real las vecesanteriores que se sometíó a esfuerzos similares, el tiempo no se pronostica mirando a ver que suele pasar cuando la presión es X y la temperatura Y.

    Resumiendo, que para eso, mejor llegar a algún acuerdo con agencias meteorológicas.