Olvida el nombre Cullinan, el SUV de Rolls-Royce tendrá otra denominación

 |  @ClaveroD  | 

El lanzamiento del primer SUV de Rolls-Royce está cada vez más cerca y a lo largo de 2018 descubriremos su aspecto y detalles finales. Pero una cosa que ya te podemos confirmar es que el primer SUV de Rolls-Royce no se llamará Cullinan. La firma ha denominado a este proyecto con la denominación Rolls-Royce Cullinan desde la primera imagen que se destapó de sus prototipos, sin embargo Rolls ya ha confirmado que tiene preparado otro nombre para el que será uno de sus modelos más revolucionarios y principal enemigo del Bentley Bentayga.

En una reciente entrevista de SUVAutohity al director de la marca para la región Asia Pacífico Hal Serudin, éste ha confirmado que Cullinan es tan sólo la denominación del proyecto para el desarrollo del primer SUV/Crossover de Rolls-Royce. De este modo ha dejado entrever que a lo largo de 2018 iremos conociendo nuevos detalles de este modelo, entre los que estará su denominación final. El mayor enemigo del Bentley Bentayga tiene por delante un duro camino para cumplir lo prometido y convertirse en el rey de reyes entre los grandes SUV de lujo, segmento donde destacan el ya mencionado Bentley Bentayga y el Range Rover que puede ofrecer imponentes versiones como el Range Rover SVAutobiography o el SVAutobiography Dynamic.

El desarrollo del Rolls-Royce Cullinan sigue adelante y de hecho se ha podido ver al modelo en diferentes ubicaciones del mundo en los últimos meses. Ha sido cazado tanto en Oriente Medio como cerca del Círculo Polar Ártico, pero también es interesante que se le haya podido ver en el circuito de Nürburgring estirando las piernas. El primer SUV de Rolls-Royce ya está ultimando los últimos detalles antes de su lanzamiento oficial en 2018, por lo que es sólo cuestión de tiempo que conozcamos su diseño y sus características.

Del modelo que salga fruto del proyecto Cullinan sabemos que empleará un diseño exterior e interior similar al Rolls-Royce Phantom, incluyendo también el uso de la misma plataforma de aluminio. Las modificaciones realizadas en su parte ciclo se deben a la necesidad de integrar una suspensión con mayor altura libre y recorridos, además de un grupo de transmisión con tracción total a las 4 ruedas. Pero la gran sorpresa podríamos encontrarla en su vano motor, tanto por la llegada de un nuevo propulsor V8 de origen BMW para solventar los problemas de espacio que supone un motor V12 para la tracción total, como el uso del motor 6.75 V12 Twin-Turbo del Phantom como una muestra de poderío y desafío en ingeniería consiguiendo lo que otras marcas no han podido como el Lamborghini Urus que ha renunciado a su V12 para emplear un V8 de origen Porsche o el Bentley Bentayga que emplea el peculiar propulsor en W con 12 cilindros.

Lee a continuación: Rolls-Royce no se corta y tilda al Bentley Bentayga de simple Q7 camuflado