CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Opinión

6 MIN

Opinión: Todos los caminos conducen a un parque móvil más envejecido, ¿alguien lo dudaba?

José Luis Gómez | @jlgomez1995 | 21 Ago 2021
Carriles Vigilancia Radar
Carriles Vigilancia Radar

Contenido

Según informa Anfac, la edad media del parque móvil español en 2020 ha subido hasta los 13,1 años, una cifra un tanto elevada si se compara con los 10,8 años de la media europea, aunque lo más “preocupante” de todo es que de los 29,7 millones de vehículos que componen nuestro parque, el 64 % de ellos tiene una antigüedad superior a 10 años.

Es preocupante a nivel medioambiental, porque según cuenta la citada organización, un coche nuevo reduce las emisiones de NOx un 86 % frente a uno con 15 años, y un 99 % si hablamos de partículas. A ello, como es de esperar, se suman los innumerables avances en materia de seguridad liderados por los tan de moda ADAS. Bueno, pues acudamos en tropel a los concesionarios a cambiar nuestro coche y asunto arreglado, ¿no?

No, no es tan fácil, y en mi opinión, no sólo estamos ante un problema económico puro, sino también que el usuario ha comenzado a valorar la relación precio/producto, en última instancia, derivada de lo primero.

Evolución de la edad del parque móvil en España
11
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Los salarios no suben al ritmo de los precios de los coches

En 2008 la edad media del parque móvil era de 8,39 años, pero desde entonces sólo ha hecho subir como la espuma hasta los actuales 13,11 años del 2020. ¿Eran los sueldos más altos entonces, y por tanto, podíamos afrontar más a menudo la compra de un coche nuevo?

Sí y no. Según el INE, en 2008 el salario anual medio bruto era de 21.883 €, mientras que en 2019 ha subido hasta los 24.396 €, es decir, hoy cobramos un 11,5 % más. Sin embargo, ese porcentaje se multiplica por dos, tres o incluso cuatro si hablamos del precio del coche nuevo (que no del presupuesto destinado a su compra).

Imágenes Volkswagen Golf de octava generación

Por ejemplo, un Volkswagen Golf 2.0 TDI 140 CV DSG costaba en 2008 unos 24.000 €, mientras que el actual Golf 2.0 TDI 150 CV DSG cuesta 34.000 €: un 41,7 % más. Es cierto que se trata de un coche tecnológicamente muy (muy) superior, pero que a la postre no aporta mucho más que su antecesor: es prácticamente igual de grande, de rápido, no tiene mejor tacto de conducción…

Así pues, en comparación, nuestro sueldo es menor, y para satisfacer las mismas necesidades nos vemos obligados a mirar hacia el mercado de ocasión para comprar un coche de la misma tipología o aguantar nuestro actual coche unos cuantos años más hasta ahorrar ese dinero y seguir contribuyendo al envejecimiento del parque.

Las ocho generaciones del Volkswagen Golf

El seminuevo es el nuevo nuevo

Parece un trabalenguas, pero así es: “el seminuevo es el nuevo nuevo”. De lo anteriormente expuesto deriva que el mercado de coche nuevo se vaya desplazando hacia el vehículo de ocasión seminuevo, de unos cuatro años de edad. Esto provoca que el contador de nuestro coche empiece en cinco años, y no en cero, y si nuestra intención pasa por mantenerlo unos diez, de nuevo incrementamos la edad del parque, aún más si tenemos en cuenta que otra vez se está empezando a popularizar la importación de coches de países como Alemania, Italia o Bélgica en esa franje de edad.

Pero lo cierto es que estamos ante una decisión muy lógica e inteligente por parte de esos compradores. Otro ejemplo: un BMW 320d Touring nuevo cuesta unos 45.000 € sin extras, pero es que por unos 22.000 € es posible comprar uno con menos de cinco años y no más de 120.000 km, un kilometraje para nada excesivo. Sí, la mitad de dinero.

Imágenes BMW Serie 3 de séptima generación (G20)

Un coche con 15 años cubre las necesidades actuales (o casi)

Si mezclamos los dos factores anteriores llegamos al que quizá es el más importante de todos: por un lado, el presupuesto de las familias para comprar un coche es cada vez menor, y por otro, un coche con algún año de más no quiere decir que no sea válido.

Eso nos lleva a fijarnos en todos esos vehículos de ocasión con más de diez años como una alternativa ideal por el compromiso que ofrecen entre precio y producto, y de hecho, así es, porque por cada coche nuevo que se matricula, se vende 1,3 con estas características.

Y es que si volvemos a nuestro primer ejemplo, el del Golf, uno con diez o doce años (en buen estado) se conduce como uno actual, sino mejor, pues el nuevo cuenta con eje trasero torsional para las versiones menos potentes, mientras que el antiguo era multibrazo. A ello se suma que el Golf de aquel entonces era prácticamente igual de grande que este y contaba con casi todo lo que necesitamos actualmente, como climatizador, control de crucero, sensor de luces y lluvia, faros de xenón (vale, los actuales de LED son muy superiores), sensores de aparcamiento… ¿qué echas en falta?

Mercedes Clase E (W211) lanzado en el año 2003

El coche eléctrico como renovador del parque

Así pues, cabe la posibilidad que aunque el poder adquisitivo vuelva a restablecerse, la tan ansiada renovación del parque móvil sólo se lleve a cabo a través del coche eléctrico como medio e impulsada a “fuerza de decretazo”: no se prohibirá circular con vehículos de combustión, pero sí que se impondrán las trabas necesarias (restricciones, subida del precio del carburante…).

Y tú, ¿qué opinas?

Versión eléctrica del nuevo Citroën C4

Guías para comprar un coche de segunda mano en Diariomotor:

- Por qué deberías comprar un coche de ocasión o segunda mano en lugar de uno nuevo
- Guía para comprar una moto de segunda mano con éxito
- Guía para comprar un coche de segunda mano con más de 10 años
- 5 formas de detectar si los kilómetros del coche de segunda mano que vas a comprar son reales
- Cómo cambiar de nombre o transferir un coche tú mismo: todo lo que debes saber paso a paso