El renting es un refugio ante la incertidumbre que rodea al diésel, ¿pero hasta cuándo?

 |  @davidvillarreal  | 

En los últimos meses nos han preguntado mucho acerca del diésel, sobre todo acerca de lo que sucederá en el futuro con él. Hemos visto casos, incluso, de compradores que han cambiado su decisión de compra, del diésel al gasolina, por la incertidumbre. Actualmente los diésel, especialmente los más modernos, no tienen un problema. El tratamiento de un diésel moderno es exactamente el mismo que el de un gasolina moderno, su etiquetado es el mismo y, por ende, las restricciones que podrían sufrir en episodios de contaminación. Pero la caída de las ventas de los diésel es un hecho, como lo es también la desconfianza del cliente. Ya no solo ante lo que sucede ahora, sino ante lo que pueda suceder mañana, en unos años, o incluso antes. El renting es cada vez más una opción a tener en cuenta por un particular para adquirir un coche nuevo, y un refugio para el diésel, ¿pero hasta cuándo?

El renting como refugio ante la incertidumbre del diésel

En los últimos meses hemos visto cómo los fabricantes dirigían cada vez más sus ofertas, y sus opciones de compra de coche nuevo, hacia planes de renting enfocados a particulares. Muchas acciones publicitarias han pasado de promocionar el precio financiado a anunciar una cuota mensual con “todo incluido”, un plan de renting. Desde estas líneas también hemos aconsejado, como mínimo, tener en cuenta esta opción que sabemos que no es la más económica, ni recomendable para todos los clientes, pero sí interesante por la comodidad que ofrece, por incluir los gastos que apareja la compra y mantenimiento del coche en una cuota y, sobre todo, poderlo cambiar una vez vencido el contrato sin preocuparse de la venta del vehículo en el mercado de ocasión y su posible pérdida de valor. Ver cómo funciona los planes de renting a particulares de Mazda.

La incertidumbre del diésel añadía un plus a esta opción, la de no tener que preocuparnos por la posible devaluación de los diésel en el mercado de ocasión, o que las restricciones consigan que en el mercado nadie quiera comprar un diésel, un escenario que, a priori, nos costaría imaginar.

Ver artículo: Necesito un coche nuevo y diésel, pero tengo miedo de restricciones y prohibiciones, ¿qué opciones tengo?

La incertidumbre que rodea al diésel comienza a afectar al mercado de ocasión y eso, necesariamente, se trasladará al precio de los planes de renting de los coches con motores de gasóleo

La situación del diésel en el sector del renting

¿Pero qué está sucediendo en el sector del renting?

Según reconocía estos días el director general en España de ALD Automotive, la primera gestora de flotas y renting en Europa, el diésel sigue siendo el favorito en sus operaciones de renting, aunque la caída en los últimos años ha sido importante (ver artículo en Cinco Días). Las incorporaciones de diésel en esta empresa en 2018 han supuesto algo más del 60%, frente al 83,21% de 2016. Pero también alertan de la más que probable subida de las cuotas de renting de los diésel. El renting es especialmente sensible al rendimiento del mercado. Y las cuotas de renting no solo tienen en cuenta, por supuesto, el valor del coche nuevo, sino también su valor residual. Si el mercado de ocasión, que cada año recibe unos 145.000 diésel procedentes de renting, comienza a mostrar dificultades para dar salida a estos coches, o desciende su cotización, como parece estar ya sucediendo, la cuotas necesariamente serán más caras.

Ver artículo: Si estás buscando un coche nuevo, ¿por qué es un buen momento para valorar el renting?

Lee a continuación: Los diésel siguen desplomándose, también en Europa

Ver todos los comentarios 2
  • Zurdini

    El pasar de comprarse un coche al renting en particulares a día de hoy es por la incertidumbre como bien indica el artículo (yo lo sopeso y mucho si mi coche muere), pero si sube el precio del renting a los diésel ya no compensa. Sería mejor opción un diésel de segunda mano o Km 0.
    El Renting es como un seguro por la incertidumbre, sabiendo que pagas más por el mismo coche. Pero si suben la cuota compensa más comprar un coche y luego venderlo aunque sea a un precio bajo. Dentro de los primeros 4 años del coche lo que se paga por él más su venta (más seguros, impuestos circulación…) sale ganando al precio del renting durante 4 años.

  • Zurdini

    Continuando lo anterior. Hay otra opción muy buena que hizo mi hermano. Comprar un coche de renting. Están a bajo precio ya que tienen más kilómetros realizados que un coche normal pero hay marcas que mantienen la garantía por la edad del coche.