CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

6 MIN

¿Qué son los NFT y cuál es su utilidad en el mundo del automóvil?

José Luis Gómez | @jlgomez1995 | 27 Feb 2022
Que Es Nft Ds 7 Crossback Paris Louvre
Que Es Nft Ds 7 Crossback Paris Louvre

Guía de AdBlue

Los NFT (Non Fungible Token, en inglés) es el término de moda que no para de sonar en los informativos y que ha llegado incluso hasta el mundo del automóvil a pesar de que inicialmente se asociaba principalmente al mundo del arte, pero ¿qué son realmente los NFT? De entrada, podemos decirte de forma rápida y aproximada que un NFT es algo así un certificado de autenticidad digital basado en la misma tecnología que las criptomonedas para asegurar que no pueda ser falsificado.

¿Qué es un NFT y qué relación tiene con las criptomonedas?

NFT son las singlas de Token No Fungible, lo qué nos da pie a las dos siguientes cuestiones para poder entender qué es un NFT: ¿qué es un token y qué significa fungible?Un token es básicamente una unidad de valor, por ejemplo una ficha del futbolín, una consumición de una discoteca o incluso un billete, mientras que fungible hace referencia a todo aquello que puede ser reemplazado por un objeto de las mismas características sin pérdida de valor.

Por ejemplo, un bolígrafo Bic es fungible, pues una vez que lo gastas lo reemplazas por otro igual, como también lo es el filtro de aire de tu coche o un billete de 5 €, pues siempre que tengas un billete de 5 € tendrás esa cantidad de dinero. Se tratan de objetos fungibles. En cambio, tu reloj por el valor sentimental que tiene es irremplazable, por lo que es un objeto no fungible, como también lo es el cuadro original de Las Meninas de Velázquez, el que pintó el autor sevillano en el siglo XVII.

Un NFT puede entenderse como un tipo de certificado digital de autenticidad infalsificable asociado a bienes no fungibles (irremplazables).

Con esto en mente es muy fácil entender qué es un NFT si lo asociamos como una suerte de certificado de autenticidad digital de bienes no fungibles, los cuales pueden ser materiales o no materiales. Pero dada esa componente digital puede existir el riesgo de piratear un NFT, de falsificarlo. Para ello se recurre a la tecnología del blockchain o cadena de bloques, la misma que se utiliza en las criptomonedas y que vuelve básicamente infalsificable estos NFT.

De un modo muy simplificado, podemos decir que el blockchain permite llevar un registro público de transacciones a nivel mundial que se “almacena” en los ordenadores de todos los usuarios, de modo que todo el mundo puede saber qué usuario ha adquirido un determinado NFT, cuál es su actual propietario y si se ha vendido a otro usuario, todo ello de forma privada y sin la intervención de órganos reguladores estatales.

Los NFT y el mundo del arte

Sin embargo, la auténtica eclosión de los NFT ha venido de la mano del mundo del arte, lo que ha permitido que se llegase a pagar 2,9 millones de dólares por el primer tuit de la historia o 21,6 millones por un conjunto de dibujos de unos monos multicolor diseñados por Yuga Labs.

A priori es algo complicado entender como alguien puede comprar el primer tuit de la historia, algo que es posible ver todos nosotros sin más misterio y que aparentemente carece de valor. Pues bien, esta persona ha comprado el NFT de ese tuit, es como si alguien comprase un cuadro original de Goya y los demás tuviésemos simples reproducciones pintadas a mano con una altísima calidad: en la práctica vemos lo mismo, pero no poseemos el original (no poseemos el NFT).

Sin embargo, la verdadera utilidad de los NFT en el mundo del arte radica en las nuevas tecnologías, en el hecho de que actualmente es posible crear una ilustración digital que no deja de ser una obra de arte. El problema es que si copiamos y pegamos el archivo estamos generando dos ilustraciones exactamente iguales, con los mismos unos y ceros, sin poder determinar cuál es el archivo original. De esta forma, el NFT de dicha ilustración se asocia con el archivo original creado por el artista en el sentido de “quien tenga ese NFT tiene el privilegio de decir que su archivo es el original”.

Los NFT han permitido la eclosión del arte digital y/o abstracto e inmaterial.
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Bored Ape Yacht Club (@boredapeyachtclub)

Los NFT en el mundo del automóvil

Y como decíamos al principio, los NFT también han acabado llegando al mundo del automóvil con varias aplicaciones. Una de ellas es en el sentido de “obra de arte” que hemos explicado en el punto anterior con el DS E-TENSE Performance, un concept car eléctrico de 815 CV del que Stellantis subastará 100 unidades en forma de NFT, es decir, venderá 100 coches “digitales” para poder jugar a un videojuego, por lo que sólo 100 usuarios como máximo podrán utilizar ese coche, ni uno más.

Otro caso distinto de NFT en el mundo del automóvil lo hemos visto en el nuevo Alfa Romeo Tonale, el C-SUV con el que la marca italiana pretende plantar cara a los Audi Q3, BMW X1 y Mercedes GLA. Este Alfa se ha convertido en el primer coche asociado a un NFT, conteniendo ese NFT toda la información relativa a la unidad concreta a la que se vincula, como por ejemplo su configuración, propietario e historial de mantenimiento.

Por tanto, estamos ante un informe digital único e infalsificable sustentado por la tecnología del blockchain que nos permite conocer todo el historial de ese coche y así saber su kilometraje real y vida sin lugar a dudas. Un paso más allá que aporta un valor añadido, sobre todo en el mercado de segunda mano.

Cada Alfa Romeo Tonale cuenta con un NFT con todo el historial del coche: un archivo único e infalsificable.
25
FOTOS

Más guías sobre tecnología en Diariomotor:

- ¿Qué es el phishing? Así intentan estafarte en internet

- ¿Qué son los semiconductores y para qué se utilizan?

- Grafeno, el material que no sólo pretende revolucionar el coche eléctrico

- ¿Quién es ISA? Así funciona el asistente que te obliga a respetar los límites de velocidad

- ¿Qué es una aleación y por qué se utilizan?

- Tipos de híbridos-eléctricos: MHEV, HEV, PHEV, BEV... todo lo que necesitas saber [vídeo]