comscore
MENÚ
Diariomotor
Varios

9 MIN

Los coches de Tokyo, primera parte

Los coches de Tokyo

Cuando juntas las palabras Tokyo y coche, a todo el mundo le vienen a la cabeza varias palabras, como tuning, drifting, Nissan Skyline, imports, etc. Y la verdad es que no les falta razón, puesto que las películas y los coches propios de Japón han creado esa idea en nuestras cabezas. Pero no todo el mundo va en un Skyline de 500 CV ni giran sobre el cruce de Shibuya contravolanteando.

Desde que en 1902 Komanosuke Uchiyama crease el primer coche japonés con un motor americano, hemos visto como la industria automovilística japonesa ha evolucionado hasta ser quizá la mejor del mundo. Su evolución ha sido peculiar debido a la Segunda Guerra Mundial y a la poca comunicación con el exterior, creando coches baratos, eficientes y ligeros. Esto hizo que en 1973 debido a la crisis del petróleo se extendieran por el mundo, triunfando como lo hacen hoy en día.

Para entender un poco el tráfico de Tokyo, tenemos que pensar en varias cosas antes. Por un lado, son 13 millones de habitantes y si contamos las zonas de Saitama, Yokohama y Chiba sube hasta los 36 millones. La red ferroviaria de Japón es la mejor que he visto nunca. Tienen conexiones prácticamente a cualquier sitio, y unos trenes de alta velocidad (los famosos Shinkansen) que permiten vivir a 100 kilómetros y llegar a la ciudad en media hora o menos, que salen prácticamente cada 15 minutos.

Por otro lado, la puntualidad es quizá una obsesión para los japoneses, con lo que usar el transporte público es algo que merece mucho la pena (y también es una clavada en el bolsillo, las cosas como son). Y además tenemos las restricciones a la hora de comprar un coche por el tema del aparcamiento. Está prohibido aparcar en la calle (en algunos puntos se puede temporalmente), con lo que si adquieres un vehículo necesitas también un lugar donde aparcarlo.

Ir al centro en coche puede suponer pagar 5-6€ por hora en un parking, y si todo el mundo fuera en coche… sería un caos. Por estas razones andando por la calle no sueles ver los típicos coches que se ven en las películas, pero no significa que no se vean cosas realmente especiales. Sin ir más lejos, he perdido la cuenta de los Nissan Skyline que he visto ya.

Pero en general los coches que se usan suelen ser una mezcla heterogénea de modelos. La mayoría por supuesto, son coches japoneses, colándose pocas marcas europeas. Eso sí, se cuelan bastante y se dejan notar, ya que no es nada difícil ver algunos Mini, Porsche, Volvo, BMW, Alfa Romeo, algunos Peugeot y muchos Mercedes. De hecho… también he perdido la cuenta de cuantos AMG he visto (y S65 AMG alguno que otro también).

Sí, en Tokyo se mueve mucho dinero, y si vas a ciertas áreas se hace notar. Ginza y Harajuku son las zonas donde más dinero hay, y se deja ver con cosas como el Audi Forum o un concesionario de Nissan con un GT-R SpecV del paquete. Por sus calles ver Ferraris o Porsches está “tirado”, y como te descuides puedes acabar tomándote un café de 1.000 yenes – unos 8€ – sin esperártelo (aún me duele). Pero sin duda vamos a empezar por el medio de transporte preferido de los Tokyojin (Tokyota o persona de Tokyo sería la traducción), la jitensha (bicicleta).

Bicicletas

La mía es todo un pepino de 1 burro de potencia (servidor) y 3 marchas con cestita incluida. Las hay de una sola marcha y luego hay gente que tiene bicicletas de montaña y otras de carretera. Además, es obligatorio matricular todas las bicis, y la policía puede pararte y comprobar la matrícula o regañarte por no poner la luz delantera de noche.

Taxis

Sigamos por el que es quizá el segundo vehículo que surca las calles niponas, el taxi. Por un lado tenemos nuevos invitados eléctricos en esta categoría (los Nissan Qashqai EV de Better Place), pero los antiguos jugadores son por lo general los Toyota Comfort o los incombustibles Nissan Cedric en alguna de sus múltiples generaciones, aunque hay una compañía que usa los nuevos Toyota Crown S180.

Hay varias cosas que nos llaman la atención. Una de ellas es ver a todos los conductores usar guantes – y unos encajes en la tapicería de un gusto… digamos pecualiar – y lo segundo es que la puerta se abre y se cierra automáticamente con un mecanismo eléctrico. Si, son un poco escrupulosos, como el resto de la sociedad japonesa… pero es divertido.

Nissan Skyline

Como no podía ser de otra forma, aquí tenéis al todopoderoso Nissan Skyline. Este modelo en cuestión es un R34 GT-R, la iteración más icónica del deportivo japonés por excelencia. Posee un versatil motor L6 de 2.6 litros y dos turbos que permite explotarlo hasta límites insospechados, aunque de serie venía con “sólamente” 280 CV debido a requisitos legales de la época. El mítico motor RB26DETT lograba aguantar preparaciones de hasta 600 CV sin necesidad de recibir refuerzos internos. Casi nada.

Ambulancias

Son grandes, son ruidosas y tienen más luces que una feria. ¿A quién no le gustan? Pueden ser de dos marcas, Toyota o Nissan. En esta web tenéis más información acerca de todos los modelos. Principalmente suelen ser Toyota Hiace, con un V8 de 4 litros, o Nissan Elgrand, con motor V6 de 3.5 litros. En Japón es normal que las ambulancias estén en las estaciones de bomberos, con lo que a veces puede que te atienda un camión de bomberos en vez de una ambulancia.

Camiones de bomberos

Si esperabais ver unos camiones espectaculares siento defraudaros. Los camiones de bomberos aquí son pequeños. Los habituales de las estaciones de bomberos tienen capacidad para 1.200 litros de retardante y en la cabina pueden ir hasta tres personas. En realidad tienen siete tipos distintos de camiones (todos Isuzu) denominados “Pumpers”, seis tipos distintos de rescate, cuatro tipos para desastres químicos y tres con escaleras.

Coches de policía

Como es lógico, la policía tiene a su disposición una gran variedad de vehículos. El más visto por las calles de Tokyo es sin duda el Toyota Crown GRS180 (del cual no he podido sacar foto paradójicamente), con un 6L de 2.5 litros y 212 CV, por supuesto gasolina. Pero no es raro ver a los policías patrullar las calles en bicicleta o en Kei cars. Entre sus joyas tenemos varios modelos que son para quitarse el sombrero: Mitsubishi GTO, Honda NSX, Subaru Impreza WRX STi o incluso el Nissan GT-R.

Kei cars

Estos coches pueblan Tokyo como setas también. Los Kei car montaban motores de moto al principio de su existencia y gozan de notables ventajas fiscales (y menor precio por supuesto). Actualmente montan motores de 2 ó 4 tiempos y un máximo de 660 cc, con una potencia máxima de 64 CV, generalmente con sobrealimentación por turbo. En algunos puntos rurales gozan del permiso de no necesitar un lugar de aparcamiento propio.

Autobuses

Son principalmente dos. Unos Isuzu Erga de 9 m de longitud, o unos Hino Rainbow (que está basado en el Isuzu Erga). Ambos montan el motor 6HK1-TCN, un turbodiésel de 7.8 litros, common rail y 6 cilindros en linea. Es un motor que no hace demasiado ruido, y el cual apagan al pararse en los semáforos. Pero lo que sin duda más llama la atención es ver la pachorra de los japoneses para bajarse del autobús. Hasta que no está completamente parado y la puerta abierta ni se dignan a levantarse, y si van con bolsas no creáis que las preparan antes de llegar.

Los autobuses son “non-step”. Se inclinan para facilitar la subida y bajada, ademas de disponer de rampa. La puerta trasera es corredera, mientras que la delantera es una doble. Para pagar al conductor, se puede con monedas, que se echan en una cuña que se las traga, las cuenta y automáticamente te dice cuanto te falta o te devuelve el cambio. O bien, podemos introducir un billete por otro lado y nos devuelve el cambio. Y para acabar, podemos usar la PASMO (curioso nombre), una tarjeta con chip RFID que también sirve para el metro y tren, y que con solo acercarla al lector ya nos cobra.

Camiones de transporte

Por lo general estos camiones suelen tener el tamaño del que véis en la foto. Apenas habré visto camiones más grandes que este por ciudad, aunque haberlos, los hay. Los tenemos de muchas marcas, pero principalmente se ven los Isuzu Forward y Mitsubishi Fuso Canter, ambos con una potencia aproximada de 175 CV con motor turbodiésel. Existen versiones de mayor potencia, opción a ser 4×4, distintas cajas traseras, etc.

Motos de 3 ruedas

Me hicieron gracia estas motillos de 3 ruedas, que utilizan mucho para llevar comida a domicilio. Muchas suelen tener techo y un limpiaparabrisas para cuando llueve (que es bastante a menudo), y rara es la que te pasa despacio. Además creo que no he visto a ningún conductor llevar un casco medianamente decente.

Camiones de basura

Son muchísimo más pequeños que los españoles, pero también hacen mucho menos ruido. En Japón, dependiendo de donde vivas, cada día se tira una basura distinta, y solo entre las 7 y las 8 de la mañana. La mayoría de los camiones son Isuzu Forward, aunque hay algunos Mitsubishi Fuso Canter también.

Y esto es todo en nuestra primera entrega de coches japoneses. Como habéis visto, la mayoría son los vehículos que suelen poblar una ciudad, adaptados para sobrevivir en el asfalto nipón. Mañana, en la siguiente entrega os contaré alguna curiosidad más sobre Japón, y veremos bastantes coches especiales que se pueden ver por sus calles (poder fotografiarlos es otro asunto), toda una delicia para los ojos.

Los coches de Tokyo, primera parte

149
FOTOS
VER TODASVER TODAS

En Diariomotor: Los coches de Nueva York, primera parte | Los coches de Nueva York, segunda parte | Nueva York y sus taxis | Visita a la electrolinera de Better Place en Tokyo