CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Lexus

8 MIN

Lexus CT 200h, a prueba (I)

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 21 Jul 2011
lexus-ct-200h-prueba-dm-3
lexus-ct-200h-prueba-dm-3

Lexus comenzó su andadura en el lejano 1989. Toyota fue la primera marca japonesa en lanzar una filial premium, principalmente dirigida a atacar el mercado de lujo estadounidense, dominado por Cadillac, Mercedes-Benz y BMW por aquel entonces. Poco después le siguió Infiniti por parte de Nissan y Acura por parte de Honda. Lexus ha sido la que más ha crecido en ventas, y se ha extendido globalmente, también llegando a nuestro país. La gama comenzó con la berlina Lexus LS 400, 22 años después, cuenta con un compacto: el Lexus CT 200h.

El Lexus CT 200h es el primer compacto híbrido de Lexus, su primer compacto y el único compacto premium híbrido del mercado. No tendrá motorizaciones sin Lexus Hybrid Drive y este interesante producto plantea una alternativa diferente a los reyes del segmento C premium: fundamentalmente Audi A3 y BMW Serie 1. Es el Lexus más pequeño jamás fabricado, y uno de los estandartes del futuro de Lexus, que planea una gama totalmente híbrida en muy pocos años, de hecho sus ventas no híbridas están en claro descenso.

Lexus CT 200h, a prueba (I)

El Lexus CT 200h se construye sobre una plataforma recientemente desarrollada, y no la comparte con el Toyota Auris. Hay diferencias estructurales con el Toyota Auris, como el hecho de que el Lexus es un híbrido dedicado, tiene más maletero o suspensión independiente trasera. La unidad que recogimos en Alcobendas era de reciente matriculación, pero lo cierto es que ya tenía más de 5.000 km a la hora del inicio del préstamo. Por otra parte, suficientes para que el rodaje esté completo y los consumos sean los normales.

Imagen de marca afilada

Desde que se presentase el prototipo Lexus LF-Ch, tremendamente deportivo, todos esperábamos que la pasión se trasladase al coche de producción. Y en cierta medida, el Lexus CT 200h es similar a su prototipo, aunque con cambios lógicos. El frontal es la zona que menos ha cambiado, donde destacamos la imponente calandra, afilada y con un diseño muy asiático. Hay unas “muescas” en su parte superior que hacen un juego estilístico interesante con la estructura de las ópticas, que cuentan con una pestaña de LEDs diurnos.

Lexus CT 200h, a prueba (I)

El frontal del Lexus CT 200h presenta un voladizo delantero importante. El perfil lateral es relativamente bajo, los faldones son amplios debido a que es un coche que necesita de una buena aerodinámica, tiene un cX de 0,29. Las llantas de nuestra unidad son de 16 pulgadas, son bonitas, pero estéticamente unas llantas de 17” con menos perfil de neumático son mucho más agraciadas. Un pequeño emblema “Hybrid” aparece en la parte baja de las puertas traseras.

La zaga es una de las partes más interesantes y trabajadas, pero antes menciono el pilar C y D, cuya integración deja una pequeña ventana, que recuerda en parte a los Mazda 3. No lo digo yo, más de dos y más de tres personas me han dicho que “llevo un Mazda muy bonito”. De la parte trasera, hacemos una mención a los preciosistas pilotos traseros – con tecnología LED para la luz de frenado – y la ausencia de cola de escape, mimetizada bajo un ancho y abultado paragolpes.

Lexus CT 200h, a prueba (I)

Lexus CT 200h, a prueba (I)

Calidades premium y alta inmersión

Me subo al asiento del conductor del Lexus CT 200h. Está forrado en Alcantara y es muy agradable, aunque es caluroso para el verano. Es bastante amplio, aunque la banqueta podría ser unos centímetros más larga. Los apoyos laterales son correctos, tiene regulación lumbar para el conductor y el asiento del acompañante es al igual que el del conductor regulable en altura. El volante es también ajustable en altura y profundidad, encontrar la posición de conducción correcta no supone problema alguna.

Es una posición baja, similar a la de un Audi A3 y desde luego muy alejada de la del Toyota Auris Híbrido, con el que sólo comparte motorización híbrida. Lo más destacado del habitáculo es el diseño, con una ancha consola central, profusa en botonería y con dos partes diferenciadas. La parte superior está presidida por una pantalla escamoteable de 7 pulgadas, bajo la que se extienden a lo ancho los controles de la climatización bizona, visualizables en una pantalla LCD al más puro estilo años 90, un curioso guiño.

Lexus CT 200h, a prueba (I)

Lexus CT 200h, a prueba (I)

La parte inferior se extiende hasta la zona que hay entre los asientos. La palanca de cambios tiene la forma del mango de un bastón, y tiene un tacto agradable forrada en cuero. El equipo de infotaiment es una unidad individual y a la altura de nuestra mano derecha nos queda el “ratón”, un mando que maneja el puntero en la pantalla multifunción como si de un ratón de ordenador se tratase. Más sencillo e intuitivo de lo que parece. También contamos con el selector de los modos de conducción: Eco, Normal y Sport.

La instrumentación es propia de un híbrido, con un velocímetro en posición central, una pequeña pantalla con información del funcionamiento del sistema híbrido/ordenador de a bordo y un potenciómetro, similar al de otros híbridos de la esfera Toyota. Sin embargo, en modo Sport la retroiluminación pasa del azul al rojo y el potenciómetro se convierte en un cuentavueltas, aunque realmente no tengamos la posibilidad de cambiar de marchas, ni siquiera con relaciones prefijadas por el funcionamiento de la caja de cambios e-CVT.

Lexus CT 200h, a prueba (I)

Lexus CT 200h, a prueba (I)

Un botón de arranque azul está situado a la derecha de la instrumentación. Entre los dos asientos no vemos freno de mano alguno, y es porque se acciona de manera mecánica como el pie, cosa que es similar en algunos Mercedes y especialmente vehículos estadounidenses. En cuanto a practicidad, una pequeña tapa en la consola central cubre las tomas auxiliares del equipo de audio y hay dos posavasos entre ambos asientos, además de un compartimento bastante grande bajo el reposabrazos con monedero incorporado.

En las puertas cabe una botella pequeña y todos los elevalunas tienen subida y bajada automática. La guantera no está tapizada o iluminada, y es suficiente para poco más que la documentación y manuales del coche. No obstante, todo el coche nos deja un feeling premium de alta calidad, la que un Lexus se merece: los materiales empleados son de alta calidad, todos los plásticos ajustan de maravilla y parte del salpicadero está cubierta de un símil de cuero muy pintón.

Lexus CT 200h, a prueba (I)

Lexus CT 200h, a prueba (I)

Los plásticos de la consola central son duros, pero los que recubren parte del salpicadero y puertas son muy agradables y más acolchados. Como hemos podido ver, es un coche con calidades premium, con una ergonomía buena en la que todo está a mano, pero el diseño condiciona la amplitud. Los pasajeros delanteros van algo justos de espacio en la zona de las rodillas por la consola central y hay menos de un palmo desde mi cabeza al techo, puede que conductores de 1,90 metros en adelante no vayan del todo cómodos.

Plazas traseras

Son algo más holgadas que las delanteras por la ausencia de elementos intrusivos en las mismas. A diferencia de otros compactos premium, no hay un túnel central que limite la habitabilidad de la plaza central. Aún así, es un coche más bien apto para dos que para tres ocupantes traseros y cuidado si medimos más de 1,85 metros, nuestra cabeza va muy cercana al techo. Las rodillas tampoco van muy sobradas, pero en general iremos mejor que por ejemplo en las estrechas plazas traseras de un BMW Serie 1.

Lexus CT 200h, a prueba (I)

Maletero con sorpresa

Prácticamente he hecho una mudanza en el Lexus CT 200h, que ha resultado tener un maletero sorprendentemente capaz. A la vista parece pequeño, pero tiene formas muy aprovechables, un piso muy plano y tiene ganchos laterales para que la carga no se desmande. Bajo el piso hay un compartimento con 100 litros adicionales, que elevan la capacidad total a 375 litros. Si quitamos este hueco veremos parte de las baterías del sistema híbrido y el hueco donde debería estar la rueda de repuesto, reemplazada por un kit antipinchazos.

Lexus CT 200h, a prueba (I)

Abatiendo los asientos se forma una superficie de carga casi plana, con en torno a 1.500 litros de capacidad. Un detalle interesante es que no hay salto entre el piso y la boca de carga, que no es muy alta y facilita la carga y descarga de bultos pesados.

Continuará...

  • Lexus CT 200h, a prueba (II)
  • Lexus CT 200h, a prueba (III)
    83
    FOTOS
    VER TODASVER TODAS

En Diariomotor: Lexus CT200h, económico en consumos y también en mantenimiento | Lexus CT 200h, presentación en Lisboa (I) | Lexus CT 200h, equipamiento a fondo y precio desde los 28.850 euros