Tesla Motors salda sus cuentas con las arcas públicas de los Estados Unidos

 |  @davidvillarreal  | 

Mientras algunos siguen debatiendo si el coche eléctrico es una alternativa viable y un modelo de negocio rentable, Tesla Motors sigue presentando con orgullo sus prometedores avances en la gestión económica de la empresa de Palo Alto (California). Antes de continuar reconoceré mi escepticismo ante la eclosión de tantos proyectos en la costa Oeste de los Estados Unidos auspiciados por los generosos préstamos gubernamentales para promover el desarrollo de los automóviles eléctricos, el programa de préstamos Advanced Technology Vehicles Manufacturing del Departamento de la Energía de los Estados Unidos.

Hace unos días os hablábamos de Elon Musk y de como había logrado tras muchos esfuerzos, y prácticamente estar abocado a la ruina, hacer que Tesla Motors comenzase a arrojar sus primeros beneficios constantes. Hoy podemos confirmaros que los 465 millones recibidos en concepto de préstamo del Departamento de la Energía ya han sido devueltos, y que desde esta semana Tesla Motors presume de estar financiada única y exclusivamente por capital privado.

El modelo de negocio eléctrico sí es rentable, al menos en los términos definidos por Tesla Motors.

El contribuyente de los Estados Unidos se preocupa por conocer en qué se han invertido sus impuestos, y si no se cumplen los términos o no se devuelven los préstamos, los responsables políticos acarrean con las consecuencias.

El contribuyente americano se preocupa mucho por los proyectos en los que se invierten sus impuestos. Por esa misma razón no importa que estés salvando a los tres grandes de Detroit, o ayudando a lograr un planeta más limpio y sostenible impulsando el desarrollo del coche eléctrico. Si los taxpayer sospechan que sus impuestos no se están empleando adecuadamente, los responsables políticos acarrean con las consecuencias. Recientemente ya veíamos como la crisis de Fisker Automotive podía pasarle factura a Barack Obama.

En esos términos Tesla Motors tampoco estuvo exento de varias polémicas que en buena medida ya se han resuelto en tanto el fabricante de Silicon Valley ha saldado su deuda con la administración pública.

Así se han repartido los préstamos del Departamento de la Energía

Fisker Automotive se embolsó una cantidad mayor que Tesla Motors, cantidad que aún no ha sido devuelta en su totalidad. Los mayores beneficiarios de los préstamos fueron Nissan y Ford.

Tesla Motors llegó a recibir 465 millones de dólares en préstamos condicionados del Departamento de la Energía, bastante menos de los 529 millones que recibió Fisker Automotive. Al otro lado de los Estados Unidos la empresa The Vehicle Production Group LLC, involucrada en el desarrollo de varios eléctricos, recibió otros 50 millones de dólares.

Pero el grueso de los préstamos se lo repartieron entre Nissan North America, con 1.448 millones de dólares para adaptar su factoría de Tennesse al ensamblado del Nissan Leaf, y Ford Motor Company, con 5.907 millones de dólares para modernizar sus factorías.

Fuente: Tesla Motors | Departamento de la Energía de los Estados Unidos
En Diariomotor: Elon Musk, el gurú del coche eléctrico que llevó a buen puerto la nave de Tesla Motors

Lee a continuación: Primavera de brotes verdes para los concesionarios españoles

  • ADN

    Una buena gestión, aún mejor RR.PP. y un cuidadosamente elegido equipo de ingenieros han hecho esto posible. Podrán no ser los primeros en tener la idea, pero sí en manejarla de forma coherente y racional.