comscore
MENÚ
Diariomotor
Opel

7 MIN

El 1.6 CDTI de Opel a fondo: primer contacto con el nuevo diésel de referencia de Opel

Ante la pregunta de qué cualidades debemos exigir a un motor diésel hoy en día, la respuesta es bien sencilla. Un buen motor de gasóleo debe ser ahorrador, aunque eso vaya implícito en su naturaleza, pero sobre todo agradable de conducir, suave y refinado en su comportamiento y en sus reacciones al acelerador y, en última instancia, silencioso en su funcionamiento. También debemos exigir que sea compatible con la normativa Euro VI que muy pronto entrará en vigor. Todas estas son las cualidades que reúnen los nuevos motores 1.6 CDTI de 110 y 136 CV de Opel, los mismos que ya están comercializándose en las gamas Astra, Meriva y Zafira Tourer y que estos días tuvimos ocasión de probar.

¿Nos acompañas y te contamos cómo funciona su tecnología y por qué creemos que estamos ante el perfecto sustituto del 1.7 CDTI y de las opciones menos potentes del 2.0 CDTI?

65
FOTOS
VER TODASVER TODAS

El 1.6 CDTI sustituirá a los actuales 1.7 CDTI y a las versiones menos potentes del 2.0 CDTI, que seguirá comercializándose y alcanzando su máximo rendimiento con la variante biturbo.

Opel ha planificado una completa renovación de su gama de motores, que en los próximos años sustituirán a la mayoría de mecánicas que habían empleado hasta la fecha. En esa sustitución progresiva, el diésel es – al menos en nuestro país – el más importante de todos ellos.

Hasta ahora Opel había gozado de motores muy interesantes. Entre mis favoritos siempre ha estado el 1.4 Turbo de gasolina, y probablemente así seguirá estando, pero el robusto diésel 1.7 CDTI, que se ha comercializado hasta ahora, no podía brillar en prácticamente ningún aspecto frente a una oferta de motores de gasóleo de la competencia muy modernos.

Eso es precisamente lo que debería cambiar con la introducción del 1.6 CDTI.

La técnica del 1.6 CDTI

Bloque de aluminio, menos contrapesos, diámetro de cilindro a la par con la carrera y sistema de inyección por conducto común de alta presión.

Opel ha desarrollado un bloque de aluminio con cuatro cilindros y un desplazamiento de 1.598 cm3. Es un motor prácticamente cuadrado, es decir, con cilindros cuya carrera y diámetro es muy similar, de 80.1 milímetros y 79.7 milímetros respectivamente. En su diseño, todas las medidas se han enfocado a reducir al máximo el rozamiento, hasta niveles que según Opel se encuentran entre los mejores de su categoría; aligerar las masas; y de paso lograr una gran eficiencia energética y un nivel de ruido y vibraciones también muy contenido.

El ahorro de peso que se ha alcanzado en este motor llega a ser de hasta 20 kilogramos, por su construcción y gracias a medidas como la reducción de contrapesos del cigüeñal.

Este motor está equipado con sistema de inyección por conducto común, mejorado con alta presión para generar más impulsos de inyección, hasta diez por ciclo, y hacer de la combustión un proceso más limpio. Por supuesto, el 1.6 CDTI está sobrealimentado por un turbocompresor de geometría variable.

Astra 110 CV Astra 136 CV Meriva 110 CV Meriva 136 CV Zafira Tourer 136 CV Consumo oficial 3,7 l/100 km 3,9 l/100 km 4,4 l/100 km 4,4 l/100 km 4,1 l/100 km Emisiones de CO2 97 g/km 104 g/km 116 g/km 116 g/km 109 g/km Velocidad máxima 184 km/h 200 km/h 185 km/h 197 km/h 193 km/h Aceleración 0-100 km/h 11,6 segundos 10,3 segundos 12,5 segundos 9,9 segundos 11,2 segundos Recuperación 80-120 km/h 11,4 segundos 9,2 segundos 11,4 segundos 9,0 segundos 11,3 segundos
Opel ha logrado diseñar un motor diésel silencioso y no ha renunciado a la distribución por cadena.

Para mejorar aún más su tratamiento sonoro, se han utilizado materiales plásticos en el colector de admisión y la tapa del árbol de levas, con un encapsulado especial. Opel habla de nuevos aislamientos en el vano motor y sobre todo su trabajo para evitar que sonidos indeseables se cuelen en el habitáculo.

No podemos olvidar que el 1.6 CDTI empleará sistema de distribución por cadena, un factor importante a tener en cuenta en cuanto a durabilidad, fiabilidad y sobre todo costes de mantenimiento a largo plazo. Si no ideal, sería deseable ofrecer un diésel con distribución por cadena y sonoridad contenida, algo que parece que Opel ha conseguido.

Dos formas de vencer al NOx y superar la Euro VI

Salvo el Zafira Tourer, que usa AdBlue, Astra y Meriva cumplen con la Euro VI sin recurrir a aditivos especiales ni complicar su mantenimiento.

Para terminar con la técnica, os contaremos cómo ha logrado Opel que su nuevo diésel alcance la futura homologación Euro VI. La nueva normativa europea de emisiones, que entrará en vigor progresivamente tras el verano, ha puesto especial atención en las emisiones de NOx, muy relevantes en la combustión del diésel. Para cumplir con el objetivo impuesto desde Europa, es necesario utilizar algún medio que sea capaz de neutralizar esos gases tan dañinos para la salud. Esto será algo que tendrán que hacer, más temprano que tarde, todos los fabricantes en Europa.

Al ser más ligeros, Astra y Meriva han logrado cumplir con las exigencias de la Euro VI utilizando lo que en una traducción muy literal denominamos trampa de óxidos de nitrógeno (Lean NOx Technhology). Se trata de un catalizador especial que almacena estos “residuos” en un dispositivo instalado a la salida del filtro de partículas. En teoría, este sistema no requiere mantenimiento, y es capaz de regenerarse automáticamente del mismo modo que el filtro de partículas se regenera para recuperar sus propiedades cada cierto tiempo. El propietario o conductor del coche no tiene que preocuparse por nada.

En el Zafira Tourer, en cambio, ha tenido que recurrirse a un sistema más sofisticado, aunque muy común desde hace años, sobre todo en transporte pesado. El sistema BlueInjection de Opel es capaz de neutralizar buena parte del NOx procedente de los gases de escape gracias a un tratamiento mediante un fluido denominado AdBlue, basado en una solución acuosa de urea. Este sistema, aunque necesario, es más complejo que el anterior y requiere de una recarga periódica.

Se aprecia perezoso en bajas y poco flexible, carencias que compensa con suavidad y progresividad.

Aunque el motor 1.6 CDTI estará disponible en dos niveles de potencia, de 110 y 136 CV, nosotros tuvimos ocasión de probarlo únicamente en su versión más potente, la de 136 CV y en dos modelos, Astra y Zafira Tourer. En una toma de contacto como esta, aún no podremos ofreceros referencias contrastables de consumos – nos lo apuntamos para una prueba más en profundidad que haremos próximamente. La mejora en los consumos varía según el modelo, pero ronda el 10% en términos teóricos, lo cual está bastante bien si además tenemos en cuenta que el par ha mejorado y, en el caso del 136 CV, la potencia ha crecido ligeramente.

Es un motor muy agradable de conducir, entre otras cosas porque pese a mostrarse un tanto perezoso a bajas vueltas (no responde antes de las 2.000 rpm, en el punto en el que alcanza su par máximo), sí es muy progresivo en todo su rango de revoluciones, especialmente al movernos en torno a las 2.500 rpm. La potencia máxima la entrega a 4.000 rpm, pero a partir de 3.500 rpm se apaga. Con lo cual no es demasiado flexible y el rango de revoluciones que tendremos para movernos siendo efectivos es bastante corto, lo habitual en un diésel de esta naturaleza. Aún así, me gustaría destacar una vez más la suavidad y la progresividad cuando jugamos entre las 2.000 y esas 3.500 rpm.

Para terminar, dos pinceladas acerca del posicionamiento en la gama Opel del nuevo motor 1.6 CDTI. En el Opel Meriva – acabado Excellence – el 1.6 CDTi de 136 CV es solo 500€ más caro que el 1.4 Turbo de 140 CV. En el Opel Zafira, en cambio, el 1.4 Turbo de 140 CV es unos 1.600€ más económico que el 1.6 CDTI de 136 CV.

En Diariomotor: