CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Coches de lujo

4 MIN

BMW Serie 7 y Carbon Core: el sedán del futuro goza de estructura de fibra de carbono

David Villarreal | @davidvillarreal | 24 Abr 2015
bmw-serie-7-carbon-core-fibra-de-carbono-02-1440px
bmw-serie-7-carbon-core-fibra-de-carbono-02-1440px

Desde hace años veníamos anticipando un hecho: el futuro del automóvil pasa por una utilización extensa de la fibra de carbono. Pues bien, queridos lectores, ese futuro ya ha llegado. El BMW Serie 7 marcará un antes y un después en la aplicación de la fibra de carbono en el ensamblado de un coche que, ni es un superdeportivo - véase el Lamborghini Aventador - ni tampoco un producto fabricado en series muy limitadas - véase el BMW i8. BMW acaba de dar ese paso que esperábamos, el de conseguir la perfecta cohesión entre acero, aluminio y fibra de carbono en la estructura de un gran sedán, que según nos cuentan adelgazará 130 kilogramos con respecto a su predecesor, a pesar de estar más equipado y contar con una estructura más rígida y segura.

El nuevo BMW Serie 7 empleará una estructura basada en aluminio, acero y fibra de carbono.

El BMW Serie 7 se nutrirá de lo que la marca alemana ha denominado el Carbon Core, y que aseguran es la transferencia tecnológica de la estructura de fibra de carbono del BMW i8 a un producto más común. A diferencia de deportivos como el i8, el Alfa 4C y el Lamborghini Aventador, el BMW Serie 7 no se aprovechará de un monocasco de fibra de carbono, lógicamente, sino de una serie de estructuras ensambladas en un polímero reforzado con fibra de carbono que se fusionarán con aceros de alta resistencia y aluminio para crear una estructura mucho más rígida y resistente a fuerzas torsionales y de flexión, pero también mucho más ligera.

16
FOTOS
VER TODASVER TODAS
La fibra de carbono solo se utilizará en elementos estructurales, pero no en su carrocería.

La fibra de carbono de la nueva generación del BMW Serie 7 será algo que sabrás que está ahí, aunque de puertas para fuera no lo veas. De momento, la fibra de carbono se utilizará única y exclusivamente en elementos estructurales, mientras que la carrocería seguirá estando moldeada en aluminio.

Por las imágenes que nos ha mostrado BMW, habrían recurrido a un sistema inteligente de estructuras de aluminio, y aceros reforzados, unidos a elementos de fibra de carbono. Piezas híbridas que se habrían utilizado en elementos muy importantes para mantener la rigidez estructural del conjunto, y aún más en un sedán de su tamaño, elementos como los montantes y los travesaños del techo, los pilares, y los bajos.

Los dos grandes retos de esta arquitectura de fibra de carbono son hacer que su producción sea viable en términos económicos y conseguir una unión segura y fiable con elementos de aluminio y acero.

Lo que aún no sabemos es que tecnología habrá utilizado BMW para unir las piezas de fibra de carbono con el aluminio y el acero. Según BMW habrían utilizado unas uniones específicas desarrolladas para preservar esa rigidez y no incrementar el peso del conjunto. Recordemos que para unir una pieza de fibra de carbono con el metal no es posible utilizar soldaduras convencionales.

Evidentemente esto no es más que el principio. El BMW Serie 7, aún siendo un producto más popular que un BMW i8, y que otros deportivos de altos vuelos con monoscasco de fibra de carbono, sigue siendo el buque insignia de BMW. El siguiente paso que esta marca, y otras, han de dar para potenciar aún más el uso de fibra de carbono llegará cuando comience a aplicarse en productos más populares. Y para que la industria del automóvil marque ese hito, la producción de piezas de fibra de carbono ha de estar lo suficientemente desarrollada y extendida como para que este material resulte rentable. Hito que no tenemos la menor duda se producirá en los próximos años.

Fuente: BMW
En Diariomotor: El BMW Serie 7 podrá aparcar sin que el conductor esté tras el volante