La industria del acero ya siente la amenaza del aluminio

 |  @davidvillarreal  | 

Estamos de acuerdo en que queremos que la industria progrese hacia coches más ligeros, y por ende eficientes. También en que, para conseguir coches más ligeros, será condición indispensable recurrir a materiales más ligeros e igualmente resistentes. Y en esa nueva estrategia, cada vez más apoyada por muchos fabricantes, el aluminio jugará un papel fundamental. Evidentemente, de la noche a la mañana nuestros coches no van a transformarse, para sustituir todas y cada una de sus piezas, hasta ahora fabricadas en acero, por aluminio. Pero los movimientos que estamos viendo en los últimos años han conseguido que la industria del acero comience a preocuparse. ¿Cómo están reaccionando las acerías para evitar que el aluminio les gane terreno?

La industria del acero quiere involucrarse más con los fabricantes para demostrarles que el acero aún sigue siendo una solución óptima para fabricar coches.

Uno de los mayores toques de atención lo recibía ArcelorMittal, el proveedor de Ford, al conocer que su nueva pick-up, la última generación de Ford F-150, haría un uso muy extenso del aluminio. Hablamos de un producto muy importante en Estados Unidos, que seguirá utilizando el acero, aunque de manera inteligente y empleando mezclas y procesos que lleven a productos de alta resistencia. Aún así, la utilización del aluminio en buena parte de los elementos estructurales, mecánicas y paneles de la nueva pick-up, ha llevado a ArcelorMittal a tomar cartas en el asunto para evitar que el problema se repita.

Sobre todo por el hecho de que el proveedor de aceros de Ford no conociera las intenciones del óvalo azul hasta el momento en que la nueva Ford F-150 ya se había presentado, y cualquier reacción para entonces ya fuera inútil.

Intentarán tener un mayor conocimiento de los proyectos de sus clientes y facilitarles alternativas de aceros de alta resistencia, con mayor rigidez y a la vez más ligeros, para que su viabilidad sea mayor que sustituir paneles de acero por aluminio.

Tal y como reconocía el responsable de ArcelorMittal, Brian Aranha, la industria del acero es consciente de la amenaza (Automotive News). De esa forma habrían optado por encargar a un equipo de 35 ingenieros el cometido de trabajar en proyectos de marcas como General Motors, Daimler AG, Honda y Toyota. Trabajar más estrechamente con sus clientes, y conocer los proyectos que están llevando a cabo, no solo les evitaría sorpresas como la de Ford, sino también les permitiría ofrecer alternativas.

Aunque la industria del acero ha trabajado mucho en los últimos años en sus departamentos de Investigación y Desarrollo para crear aceros con propiedades más adecuadas para el reto de la industria del automóvil, más rígidos y ligeros, como los aceros de alta resistencia, sus propiedades no son comparables a las del aluminio. Y es ahí donde la metalurgia ha de ofrecer aceros más resistentes y ligeros sin que su coste se dispare respecto a los utilizados actualmente. Y esa es la gran ventaja que aún pueden ofrecer a sus clientes, puesto que aún rivalizando con la industria del aluminio, capaz de ofrecer un material cada vez más económico por la economía de escala, el coste de los automóviles va a seguir jugando un papel fundamental en los próximos años, incluso más que el ahorro de peso, y la mejora de la eficiencia, que se espera de ellos.

En Diariomotor: GM quiere abaratar el uso del Aluminio gracias a un nuevo método de soldadura

Lee a continuación: Ford F-150 Halo Sandcat, preparada para las batallas interplanetarias

  • 44554

    El aluminio tiene menor resistencia específica. Que no es peor ni mejor, es una alternativa.

  • Almafuerte

    Solo en en el motor de un viejo Cadillac de los 70 debe haber mas hacero en en todo un Audi A8 de ultima generacion.

  • Sebastian

    Es cierto, pero cada vez se esta usando mas el acero en aprtes especificas reemplazando al aluminio, en partes de motor sobretodo, pistones, bielas, valvulas, engranajes, camisas de piston,bujes,, etc, prcinipalmente por la resistencia a las altas temperaturas y presiones (4000º y 320 bares para KSPG)
    Ademas, thysen por ejemplo ya es parte de la industria aluminica, no le hace ningun mal