Sentimientos encontrados: me encanta el nuevo Mazda MX-5 RF, pero prefiero la sencillez del techo de lona

 |  @HerraizM  | 

Ayer, cerca de la 1 de la madrugada, me llegaba una notificación de un tuit de mi compañero David V. en la que aparecía un Mazda MX-5 de techo duro retráctil como no lo esperábamos. Targa, con una visión estilística más arriesgada que el de la anterior generación y un proceso de plegado automatizado, hipnótico, que nos recuerda irremediablemente al Porsche 911 Targa. Inmediatamente, tras ver esas primeras imágenes y acudir raudo a conocer los primeros detalles publicados me encontraba con un sentimiento encontrado en el que por mucho que me encantara la nueva apuesta de Mazda se reafirmaba mi querencia hacia la clásica capota de lona.

¿El encanto de una lograda estética o el encanto de la sencillez de una capota de lona?

Sí, me encanta el diseño del Mazda MX-5 RF, sus trazos y cómo gracias a este nuevo techo se convierte, antes de descapotarlo, en un pequeño coupé biplaza de lo más sugerente. Me gusta la caída de los pilares, su vista lateral e incluso me resulta un tanto hipnótico ver esa parte posterior alzándose para dar cobijo a su techo…

Pero me gusta aún más que Mazda no haya escogido el camino fácil, el camino de crear un techo duro retráctil convencional (como el que conocimos en la anterior generación) y haya apostado por un concepto más arriesgado, más diferenciado de la versión “clásica”.

Aún así, por mucho que me guste el aspecto de esta versión debo seguir entregándome a la alternativa descapotable con el techo de lona, ¿por qué?

Sencillez.

No, aún Mazda no ha detallado bien el sistema de plegado de este nuevo techo duro retráctil, tampoco nos ha hablado de cuantos kg adicionales sumará al escueto peso del Mazda MX-5, pero yo, yo me quedo con el sencillo gesto de soltar un cierre central y empujar el techo de lona hasta la parte posterior.

Sin automatismo alguno, con el encanto de la lona.

Por supuesto será más confortable el MX-5 RF, seguramente también más seguro y para colmo estéticamente bien logrado, pero un servidor se queda con el concepto clásico del roadster original.

Qué redondo, qué tentador, me parece el nuevo MX-5.

Espero que cuando me vea cara a cara con el RF no me tenga que tragar mis palabras. Sí, tengo muchas ganas ya de ver (y probar) a este Mazda MX-5 RF.


Lee a continuación: Mazda MX-5 RF: así ha posado, en directo, el Miata targa

Solicita tu oferta desde 23.500 €
  • Mermadon

    A mi los cabriolet puros no me terminan de convencer, y eso que todos los mx5 me gustan, desde el primer modelo, hasta el actual, pero tener este mx5 en formato targa me convence mucho, la melena sigue al aire, pero con ese plus de seguridad. Si me hiciera con uno casi siempre lo tendría en modo cubierto o targa.

  • Porsche Caballero

    Creo que hemos llegado al punto máximo de la gilipollez automovilística: un complejo mecanismo de techo electromecánico para acabar destapando un simple trocito de techo. Una traición al concepto de la sencillez y ligereza del Mazda MX5 ¿no hubiera sido más coherente, económico, sencillo y ligero hacer dos tapas que se guarden en el maletero?¿o algo parecido a lo que ya hace años sacó Honda con el CRX del Sol?

  • Rotodos Shur

    Pues a mi me gustaria mas un coupe o fastback con techo de cristal, y eso que tengo el modelo NB 1.8.
    Pero estoy del techo de lona hasta ahi mismo, al final solo apetece usarlo para paseos tranquilos, para viajes largos es el horror.

  • Yayo

    Todas vuestras opiniones son respetables desde luego, pues están fundadas, aunque solo sea en vuestro gusto. A mí me ocurre como al redactor; no desdeño el Targa pero prefiero el concepto Pure Roadster y las ventajas que conlleva, peso, sensillez, mayor sensación de libertad…

    Por otro lado el MX-5 Roadster no es un coche para hacer Málaga-Madrid una vez cada semana, sino esporádicamente, y disfrutarlo a tope en una u otra localización, entre sus carreteras de montaña o de paseo por la costa marbellí. Si así fuera pues mira, ¡et voilà!, ahora tenéis un Targa, que con un click ganará en rigidez y reducirá sonidos cansinos durante esos cientos de kilómetros en autovía, que semanalmente se harían eternos.

    Otra solución a medio camino entre ambas y que contentaría a todos, menos a los “techies”; el olvidado recurso a un techo duro de alumnio opcional en el garaje, si es que tenemos sitio claro. Sí, será un poco engorroso ponerlo y quitarlo, pero en unos minutos pasamos de tener un Roadster a un Coupe ligero, sin medias tintas de Targa, sin fisuras sonoras y sobre todo sin mochila electrica. Simple como el mecanismo de un chupete. Averías = cero.

    ¿Y un servicio Premium de depósito en un concesionario Mazda? Según disponibilidad. Donde me lo quiten y pongan rápidamente. Un techo duro enfundado no ocupa eslacio en una pared, y no hay tantas previsiones de ventas del modelo que puedan llenar los muros de los talleres Mazda ¿Y si llueve donde voy? ¿Un servicio de renting, recogida e instalación incluida, y luego poder dejarlo en otra concesión?….

    Y es que los techos eléctricos pueden dar problemas. El del Honda CR-X del Sol (un Targa también) que se ha citado antes (eso sí que es un espectáculo ver cómo se quita y pone) muchos por cierto. Mejor el de techo manual, a costa de perder maletero claro.

    Por otro lado las capotas de lona o vinilo han evolucionado enormemente. Proporcionan una correcta insonorización e impermeabilización, y duran décadas como nuevas si se cuidan correctamente.

    Yo, Roadster de lona o vinilo, y ALWAYS TOP DOWN, como decimos los esedosmileros…… xd

    Aunque lo mejor de todo esto es…. Que se puede elegir. Mejor Cabrio ó Targa-Coupé que solo uno de ellos. O ya puestos ¿porqué no ambos? (seguro que hay alguno/s que ya se lo PUEDE plantear….. ;)

  • EL MAS INCOGNITO

    Los 2 tienen su encanto , pero en mi decision personal elegiria el rf .

  • Rest

    El RF cerrado a cal y canto es una pasada, y descapotado es un bellísimo targa. Pero la historia está en la principal premisa: descapotable. Por tanto, me reitero: lona toda la vida y en color diferente al de la carrocerìa.