6 razones por las que el Audi S3 me parece mejor compacto deportivo que el Audi RS3 Sportback (y tres razones en contra)

 |  @sergioalvarez88  | 

¿Qué convierte a un compacto deportivo en un gran compacto deportivo? Es mi opinión, pero se resume simplemente en una palabra: diversión. ¿Y qué es diversión desde mi humilde punto de vista? Que el coche me haga sentir sensaciones, que no sea un misil sobre raíles, que presente retos. De hace menos de un año a esta parte han pasado por mis manos los Audi S3 y Audi RS3 Sportback, y tras haberlos evaluado, os voy a contar 10 razones por las que creo que el Audi S3 me parece mejor compacto deportivo que el todopoderoso Audi RS3.

1) El Audi S3 es mucho más barato

El Audi S3 es notablemente más asequible. Según los actuales precios de Audi, el S3 en carrocería de tres puertas y cambio manual arranca en 43.340 euros. Es un precio poco asequible, en eso estamos de acuerdo, y se corresponde a los modelos previos al lavado de cara – aún no a la venta. Pero es que un Audi RS3 Sportback cuesta la friolera de 59.800 euros. Son más de 15.000 euros de diferencia, cuya justificación a nivel de rendimiento y dinámica sólo puede corresponder a un capricho o una cuenta corriente muy abultada.

2) Sólo automático: el Audi RS3 no se ofrece con cambio manual

Otro motivo a favor del Audi S3 es que está disponible tanto con cambio manual de seis relaciones como con caja de cambios S tronic de seis relaciones. El Audi RS3 Sportback no ofrece opción a caja de cambios manual, lo que puede ser un motivo de deshonra para algunos puristas. Bien es cierto que otro rival directo, el Mercedes-AMG A 45, tampoco está disponible con caja de cambios manual. Opino que en un segmento purista al menos se debe ofrecer la opción manual, aunque los automáticos de doble embrague sean más eficaces, rápidos y eficientes.

3) En la variedad (de carrocerías) está la diversión

El Audi RS3 Sportback se ofrece únicamente con carrocería Sportback, como su nombre dice. Hay rumores más que fundados de que el Audi RS3 también se ofrecerá en un futuro cercano en carrocería sedán, pero de momento sólo se ofrece con cinco puertas. Por contra, el Audi S3 se ofrece en todas las carrocerías en que el Audi A3 se puede comprar: 3 puertas, 5 puertas (Sportback), Sedán y Cabrio. Coincido en que la opción de cinco puertas es la más práctica y razonable, pero echo de menos un Audi RS3 de tres puertas.

4) Más ligero, más sencillo

El Audi RS3 Sportback sólo se ofrece con un motor 2.5 TFSI de cinco cilindros y 367 CV de potencia – aunque su próxima generación probablemente llegue a los 400 CV, visto lo visto en el Audi TT RS. Unido a su sistema de tracción total quattro, y una caja DSG de siete relaciones, el Audi RS3 Sportback pesa 1.595 kilogramos. Por su parte, un Audi S3 de tres puertas con cambio manual pesa 125 kilogramos menos, gracias a un motor más simple, un 2.0 TFSI de cuatro cilindros y 300 CV. Tiene menos puertas y una caja de cambios más ligera.

5) ¿Agilidad o un comportamiento sobre raíles?

He podido probar un Audi S3 hace pocos meses, y compararlo con su primera generación – puedes ver la comparativa aquí. Con respecto al Audi RS3 Sportback, el S3 es más juguetón, más ágil. Se siente más ligero. En el Audi RS3 se nota que el reparto de pesos es menos favorable, con un motor más pesado colgado del eje delantero y unos neumáticos más anchos que evitan esos pequeños deslizamientos, esas pequeñas pérdidas de tracción que hacen del S3 un coche más emocionante. Es cuestión de gustos, el RS3 va sobre raíles – para bien y para mal.

6) Discreción y elegancia

Este último apartado es completamente subjetivo – más que el resto – ya que hablamos de diseño. El Audi RS3 Sportback no es un compacto discreto, ni siquiera en la unidad que pude catar el verano del año pasado. Si su imagen no te llama la atención, lo hará el sonido que emana de sus gigantescos tubos de escape ovalados, que asoman bajo su difusor trasero. El Audi S3 – con la configuración adecuada – es mucho más discreto, más elegante. Sólo sus cuatro tubos de escape lo diferencian ligeramente de un Audi A3 con un kit S-Line.

Está claro que el Audi S3 me ha gustado más que el Audi RS3 Sportback, pero también he de reconocer que el A3 más potente tiene cualidades únicas que no podemos pasar por alto, y que lo convierten en uno de los compactos deportivos más especiales del momento.

1) 400 CV para todos los públicos

El Audi RS3 Sportback tiene 367 CV y su lavado de cara probablemente llegue a los 400 CV. Y con todo, son 400 CV para todos los públicos. 400 CV que se dejan domar y cuya puesta a punto nos deja ir muy rápido sin ponernos en peligro alguno. Su agarre parece no tener límite y el sistema de tracción integral quattro no permite pérdidas de control. Pocos coches tan potentes son tan sencillos de llevar rápido – los 450 Nm de par motor de su motor 2.5 TFSI ayudan bastante – y hacernos creer pilotos de rallyes.

2) Un sonido de Grupo B

El motor del Audi RS3 Sportback es una bomba de relojería. Es sin duda alguna lo mejor del coche. Es un 2.5 TFSI de cinco cilindros, con un sonido que parece haber sido moldeado con el objetivo de imitar a aquellos Audi Sport Quattro que aterrorizaban a las masas en los rallyes del Grupo B. Es un sonido cargado de personalidad, único en el mercado – Volvo ya ha abandonado los cinco cilindros – con una sonoridad que ninguno de sus rivales – todos tienen cuatro cilindros – logra replicar. Un 10 en este aspecto para el RS3.

3) Una caja de doble embrague de última generación y siete relaciones

Otra de las ventajas de ser el buque insignia de la deportividad compacta en Audi es que el Audi RS3 Sportback equipa una caja de cambios S tronic de siete relaciones y doble embrague, bañada en aceite. El Audi S3 se debe conformar con una caja S tronic de seis relaciones, más veterana y con unos desarrollos cortos que penalizan su consumo de combustible, sin esa séptima de desahogo de su hermano mayor. Es una caja de cambios que sólo los Volkswagen Tiguan y Passat con motor 2.0 TDI twin-turbo de 240 CV usan fuera de Audi.

En Diariomotor:


Lee a continuación: Timelapse del día: construyendo el fantástico Porsche 911 GT3 RS de Lego

  • Manuel Towers

    No puedo estar más de acuerdo con este artículo sí señor!! Me conformaría con un magnífico S3, con unas prestaciones sobradísimas para mi, además tienes es plus de discreción que personalmente me gusta mucho.

  • ADN

    El S 3 aún conserva discreción, por el contrario el RS3 grita y obliga a voltear a verlo a punta de enormes tomas de aire y pasos de rueda marcados.
    A mi estilo de conducción, el S3.