CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
WRC

2 MIN

Duck, el pato de la suerte no evitó el hundimiento de Ott Tänak

Iván Fernández | 8 Mar 2015
AUTOMOBILE: WRC Rally Mexico- WRC -05/03/2015
AUTOMOBILE: WRC Rally Mexico- WRC -05/03/2015

Durante las últimas temporadas, algo ha acompañado a Ott Tänak en todos los rallyes. El estonio suele llevar a su palanca del freno de mano atado una especie de pato mascota o pato de la suerte que él llama cariñosamente como “Duck”. Este fin de semana, tras todas las emociones vividas durante la primera etapa del Rally de México en el que su Ford Fiesta RS WRC se hundía en apenas 30 segundos en un lago, ha decidido jubilarlo.

A pesar de que Tänak asegura que es más por un tema de que se merece una retirada dorada tras los servicios prestados y de estar 10 horas bajo el agua durante el viernes, lo cierto es que el piloto de M-Sport suele cambiar su mascota después de algún percance serio. Lo hizo en 2014 después de encadenar varios accidentes fuertes en Portugal y Argentina y parece que lo hará ahora tras el susto de casi ser arrastrado por su coche al fondo del lago (el cable del intercomunicador se quedaba enganchado y tuvo que forcejear unos segundos para poder soltarlo).

Los patos están acostumbrados a vivir en el agua, así que estoy bastante seguro de que ella consiguió adaptarse. Estaba húmeda y sucia y a las mujeres no les gusta eso. Ellas disfrutan de los balnearios y el sol, así que no va a volver al coche.

Pero salvando la anécdota que supone lo del pato mascota, hay que valorar que el Ford Fiesta RS WRC del estonio estuviese prácticamente listo para correr tras solo tres horas de trabajo. Aunque finalmente no pudo disputar la etapa del sábado debido a un problema con uno de los sensores, el World Rally Car fabricado en Cumbria ha demostrado sobradamente que puede estar 10 horas sumergido en agua y no ser un siniestro total. Tampoco dejaron de funcionar los móviles de piloto y copiloto y la cámara OnBoard, la misma que nos ha permitido ver la celeridad con la que el agua entro en el habitáculo y la rapidez con la que actuó la tripulación