Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Fórmula 1
Logo Icon

4 MIN

Gran Premio de Hungría 2003: La primera de Fernando Alonso

¡Como cambian los tiempos! En 2003, Fernando Alonso disfrutó de su primer año con un coche competitivo y tras la primera pole position en Malasia, seguida del primer podio, la primera victoria llegó en el Gran Premio de Hungría, una carrera histórica para el automovilismo español. Por primera vez, el himno español sonó en honor a un vencedor de un Gran Premio de Fórmula 1, algo que no había sucedido nunca y que se ha vivido en 31 ocasiones más.

La Fórmula 1 llegó al remodelado Hungaroring -una recta de meta algo más larga, primera curva algo más cerrada y cambios en ciertos puntos del circuito para propiciar adelantamientos- con un campeonato realmente igualado. Tras Michael Schumacher, con 71 puntos, encontrábamos a Juan Pablo Montoya con 65 y Kimi Räikkönen con 62. En menos de diez puntos, los tres candidatos al título se iban acercando al momento cumbre.

En los entrenamientos libres, Ralph Firman sufrió un fuerte accidente que le dejó inconsciente y por prescripción médica tuvo que perderse el fin de semana. Zsolt Baumgartner, piloto local, le reemplazó y tomó parte en el que fue el primer gran premio de su carrera deportiva. En los entrenamientos oficiales, Alonso empezó a dejar claras sus intenciones con una excelente pole position, ayudado por un motor Renault que aunque falto de potencia, traccionaba mejor que ningún otro.

Los Williams no estuvieron especialmente brillantes en la partida y perdieron varias posiciones, con un Ralf Schumacher que incluso trompeó en el segundo giro. Esto dejó a Mark Webber en segunda posición con un Jaguar que no estaba a la altura mientras que Kimi Räikkönen era tercero con el McLaren pesé a haber salido desde la séptima plaza. Los dos líderes iban con una baja carga de carburante y sobre todo Alonso se escapó en las primeras vueltas.

Después de la primera parada, el asturiano volvió a pista en segunda posición, solo por detrás de Räikkönen. Apenas tres vueltas después de su parada, todos los rivales habían realizado las suyas y los líderes estaban de nuevo en orden con Alonso en cabeza frente a Räikkönen. Cuando llegaron las segundas paradas, el piloto de Renault tenía ya la ventaja suficiente para volver a pista manteniendo su posición por delante de sus rivales.

Por detrás, Coulthard pasó de una estrategia de tres paradas a otra de dos mientras los Williams iban remontando gracias a un buen ritmo de ambos pilotos. En cabeza ya no hubo más historia y Alonso se benefició de la decisión de dirección de carrera de no hacer salir al coche de seguridad después del pinchazo de Rubens Barrichello que terminó con el brasileño golpeando el muro de neumáticos en la primera curva.

Alonso no tuvo rival, cruzando la línea de meta en primera posición. Lo hizo más de dieciseis segundos por delante de Räikkönen, que así se acercaba a los dos hombres al frente del campeonato. Precisamente Montoya se subió al tercer peldaño del podio aunque a punto estuvo de perderlo tras un trompo a falta de pocas vueltas. Tuvo que defenderse de un Ralf Schumacher que se recuperó de forma admirable tras los problemas en el primer giro.

Menos suerte tuvo su más famoso hermano, Michael, que terminó en octava posición y fue doblado por el vencedor, al igual que Jarno Trulli. El compañero de Alonso fue séptimo, siendo el primero de los pilotos doblados. Entre Ralf Schumacher, cuarto y el italiano encontramos a David Coulthard -con su estrategia de dos paradas- y un Mark Webber que a pesar de su menos competitivo Jaguar supo mantenerse en zona de puntos.

Fue un día especial para España y aún más para el propio Alonso, que tras obtener su primera victoria en la categoría expresó su deseo de tener una carrera deportiva fructífera y con muchos más triunfos. Irónicamente, lo mejor estaba por llegar tan solo dos y tres temporadas después. El Gran Premio de Hungría de 2003 inició una era de oro que duró hasta finales de 2007, cuando el asturiano dejó McLaren y cerró su época más exitosa en la categoría reina.