CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
WRC

3 MIN

A Volkswagen se le cruza un gato negro en pretemporada

Iván Fernández | 19 Dic 2015
volkswagen-motorsport-test-2016-rallye-monte-carlo
volkswagen-motorsport-test-2016-rallye-monte-carlo

Siguen siendo los favoritos al título a pesar de que Hyundai ha dado un gran salto adelante, sin embargo, Volkswagen Motorsport no ha tenido una pretemporada tranquila. Tras probar la mula de pruebas del Polo R WRC 2017 sobre la nieve de Suecia, los de Wolfsburgo se trasladaban a Francia (a la zona de los Alpes) para comenzar a preparar la primera ronda del Mundial de Rallyes de 2016: el Rallye de Monte-Carlo. Y lo cierto es que han sido posiblemente los seis días más ajetreados de sus tres temporadas en la categoría.

Sébastien Ogier tenía la responsabilidad de ser el primero de ponerse al volante del coche de test, tal vez escarmentados de que fuera Jari-Matti Latvala el que terminara antes de tiempo los test por algún exceso de fogosidad (ya pasó en los test previos a Monte-Carlo 2015 y Córcega 2015, sumados a los de 2008 con el Ford Focus RS WRC). La verdad es que el galo no tuvo demasiada suerte, sufriendo problemas de motor en su segunda jornada de pruebas y teniendo que terminar un poco antes sus dos días programados de test.

Jari-Matti Latvala era el segundo en sentarse en el Polo y tampoco tenía dos días tranquilos. Además de unos problemas electrónicos que también alteraron una de sus jornadas significativamente, el finlandés se encontraba con un gato en una de sus pasadas y en el intento por esquivarlo se salía de pista dañando el frontal del Volkswagen al colisionar contra una piedra.

Tras reparar los pequeños desperfectos, Andreas Mikkelsen estaba listo para ser el último en probar las últimas modificaciones en el Polo y encontrar un buen set-up de cara al Monte-Carlo. Además el noruego contaba con la novedad de contar a la derecha con su nuevo copiloto, Anders Jaeger. No dejaba buenas sensaciones este primer contacto entre ambos, saliéndose de pista y terminando con el coche encima de un tejado de una casa aledaña tal y como informa los portugueses de AutoSport, algo que ya sucedió con Juho Hänninen y uno de los Skoda oficiales en el Rallye de San Remo 2012. Afortunadamente la pareja nórdica salía ilesa, pero los test debían terminar antes de tiempo. Después llega la temporada y la fiabilidad de pilotos y mecánica roza la perfección.