CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
WRC

5 MIN

Hyundai i20 WRC 2016: sin excusas

Iván Fernández | 9 Dic 2015
Hyundai-i20-wrc-2016-presentación-motorsport
Hyundai-i20-wrc-2016-presentación-motorsport

Es un coche para una sola temporada, Thierry Neuville no está en su mejor momento, el Volkswagen Polo R WRC parece imbatible… Muchas son las excusas que se pueden poner como tirita antes de la herida ante un posible 2016 de nuevo bajo el yugo del dominio germano, sin embargo, para Hyundai Motorsport ha llegado la hora de la verdad. Tras dos años aprendiendo de los errores y de los aciertos, la próxima temporada debe ser la del paso definitivo de la firma coreana.

Obviamente seguirá siendo difícil pelear por los títulos. Sobre todo teniendo en cuenta que Sébastien Ogier da ese plus al Polo R WRC que lo hace sencillamente imparable, pero sí es el momento de estar delante, peleando continuamente los podios y accediendo a las victorias cuando los de Wolfsburgo cometan el error, algo que en 2015 sólo pudieron hacer Kris Meeke y Citroën después de quedar patente el abandono en la evolución del i20 3p con el objetivo de centrarse en el desarrollo del modelo para 2016.

El esfuerzo de crear un World Rally Car para una sola temporada es eso, una declaración de intenciones. El nuevo coche ha evolucionado mucho durante la temporada, no sólo en cuestión mecánica (con un motor que aparentemente empuja más y que recuerda en cuanto a reacciones a los anteriores WRC 2.0 Turbo, también en cuanto a dimensiones), sino que también aerodinámicamente. Incluso de la maqueta presenta en el Salón de Frankfurt a la que hoy se ha presentado en Alzenau podemos observar un gran cambio en las pasos de rueda, frontal y alerón trasero (curioso que no cuenta con toma de aire en el techo) y estamos hablando únicamente de apenas dos meses de diferencia entre ambas presentaciones.

Sin un líder de equipo claro:

A la espera de ver cómo va realmente el coche contra el crono, que es donde importa (como viene siendo habitual no sabremos el verdadero rendimiento hasta Portugal), ahora el objetivo de Hyundai Motorsport debe ser el de recuperar anímicamente a Thierry Neuville. Mientras que Dani Sordo ha terminado la temporada en un estado de forma envidiable, Hayden Paddon ha demostrado ser una opción de futuro y se ha ganado un contrato hasta 2018. En el caso del belga, debería aportar ese último punto de velocidad sobre todas las superficies (incluido sobre la nieve de Suecia) que necesita el equipo.

La sonrisa que se ha visto del belga durante la presentación deja entrever que se encuentra ilusionado para afrontar el que puede ser su último año en Hyundai, justo ese extra de moral que necesita. En el caso de Paddon y Sordo, además de la regularidad, también se espera que estén luchando por las victorias en las superficies sobre las que se encuentran más cómodos, tierra y asfalto respectivamente, y sumando podios en el resto.

A pesar de que no se ha anunciado quién liderará el equipo, desde el equipo han querido dejar muy claro que los tres pilotos compartirán coches (algo que ya ha sucedido en 2015, tomando Sordo el control del #7 en Gales). Por reglamento, Hyundai debe nombrar uno, el cual deberá estar en al menos 10 citas al volante del i20 WRC oficial, sin embargo, queda claro que Neuville ha perdido la vitola de primer piloto que ostentaba en estos dos primeros años de proyecto. Tal vez la opción más correcta sea esa, ya que de nada serviría relegar al ostracismo a Thierry, pudiéndose generar una situación de tensión interna e inestabilidad que ya vimos en algunos momentos puntuales de 2015. Por el momento, parece que Sordo tiene muchas papeletas para tomar ese teórico papel de líder.

Más largo, más estable, más agresivo… más rápido:

Lo único que se ha mantenido fijo entre el modelo viejo y el nuevo es el ancho, llegando al máximo marcado por el reglamento de la FIA de 1.820 mm. El nuevo Hyundai i20 WRC 2016, es más largo (4.035 mm frente a 3.976) y tiene una mayor distancia entre ejes (2.570 mm en lugar de 2.480 del modelo antiguo), lo que se traduce en una mayor estabilidad que si bien no se notará demasiado en 2016, sí que es posible que sea una ventaja de cara a 2017. En el caso de que se continúe con la versión 5 puertas, una carrocería más larga podrá asimilar mejor el aumento de potencia que vendrá ligado al nuevo reglamento.

Oficialmente, el i20 WRC16 cuenta con únicamente 300 CV de potencia (224kW frente a los 200 que presentaba el anterior), estando el propulsor 1.6 Turbo desarrollado en colaboración con Pipo Moteurs lejos de los 318 CV que declara oficialmente el Volkswagen Polo R WRC. Sin embargo, además de declarar obviamente menos caballos de los que tiene, el ser más potente no significa en muchas ocasiones ser más eficaz. Uno de los principales problemas del anterior WRC era el de la tracción, algo que no se soluciona únicamente abriendo el gas, sino que depende de otras muchas cosas como la respuesta del turbo y del acelerador, el par y el trabajo de las suspensiones. Por su parte, el peso permanece fijo en los 1.200 kilogramos reglamentarios, 1.360 con piloto y copiloto. Únicamente podría cambiar la forma de repartir los lastres en el caso de estar por debajo del mismo.

Según Dani Sordo, el coche le recuerda en cuanto a reacciones al Citroën C4 WRC, un modelo al que se adaptaba muy bien su estilo de conducción al que no le suele ir muy bien los coches con el eje trasero demasiado nervioso. Con 8.000 kilómetros de test y una vez solucionados algún que otro problema de fiabilidad, el Hyundai i20 WRC luce prometedor, incluso diría que ilusionante. Ahora ha llegado el momento de demostrarlo en los tramos, sin excusas, porque la firma coreana ha demostrado por carácter, implicación y trabajo que pueden plantar cara a la todopoderosa Volkswagen.

9
FOTOS
VER TODASVER TODAS