Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Fórmula 1
Logo Icon

3 MIN

Los pilotos españoles aprovechan una carrera movida para firmar sus mejores actuaciones

El Gran Premio de Estados Unidos traía una nueva oportunidad para que los pilotos españoles pudieran volver a puntuar, aunque evidentemente con las máquinas de las que disponen no iba a ser una misión fácil. A pesar de todo, tanto Fernando Alonso como Carlos Sainz han aprovechado un circuito que no les ha sido tan perjudicial como esperaban y gracias a un par de actuaciones inspiradas, llegaron hasta la quinta y sexta posición. Firman el mejor resultado conjunto del año.

La salida y las primeras vueltas fueron bastante movidas, con Carlos Sainz esquivando el caos de la salida y los golpes entre los Williams y Force India al encontrarse por el exterior de la primera curva. El madrileño consiguió así subir hasta la octava posición, mientas tras él Fernando Alonso subía hasta el noveno puesto a causa del toque entre Sergio Pérez y Daniil Kvyat. El comienzo de carrera de los pilotos españoles daba esperanzas aunque sin expectativas particularmente buenas.

Llegar a los puntos habría sido ya un buen resultado tanto para Sainz como Alonso, que durante buena parte de carrera se mantuvieron en octavo y noveno puesto. Con el paso de las vueltas y los problemas de Max Verstappen y Kimi Räikkönen, ambos ganaron posiciones, aunque el punto clave para Sainz llegó con el coche de seguridad virtual que siguió al abandono del holandés. En Toro Rosso vieron la oportunidad de parar a boxes perdiendo menos tiempo y eso ayudó a que Sainz volviera a pista aún por delante de Felipe Massa.

El último stint fue espectacular y entretenido para los aficionados, con un Sainz que aguantaba su posición frente a Felipe Massa. Mientras tanto, Alonso llegaba por detrás con buen ritmo, aunque le costaba llegar a acercarse y atacar a los dos pilotos que rodaban por delante suyo. Alonso mostró su cara más agresiva y su habitual garra al adelantar a Massa a pesar de un toque entre ambos coches. El brasileño se vio obligado a parar a boxes con un pinchazo, mientras Alonso seguía hacia adelante.

Al final, el asturiano consiguió alcanzar a Sainz y adelantarle en la penúltima vuelta, ante lo que el piloto de Toro Rosso poco pudo hacer tras un larguísimo stint con neumáticos blandos. Finalmente, la lucha de los españoles se saldó con Alonso en un quinto puesto que supone su mejor resultado de la temporada, mientras Sainz fue sexto e igualó el mejor puesto en 2016 que obtuvo en el Gran Premio de España en el Circuit de Barcelona-Catalunya.