Así fue el Dakar 2018 para los competidores españoles en motos

 |  @fernischumi  | 

Con la participación de los españoles sobre dos ruedas ha quedado sin duda una sensación con cierto regusto amargo, especialmente con el abandono de un Joan Barrerda, que era perfectamente consciente de lo justo que llegaba por su lesión en la muñeca izquierda. El castellonense estuvo en la lucha por las etapas y por la general, llegando incluso a ponerse líder de carrera durante la primera semana. Su caída durante la etapa maratón le dejó condicionado para el resto de la prueba y su caída en la décima etapa abrió los ojos al piloto de Honda de lo peligroso que podía ser ir al límite sin estar apto físicamente.

Sólo un día más tarde esto quedó demostrado, con una caída inicial que terminaría de dañarle el menisco y llevaría a Barreda a afrontar el siempre complicado camino al abandono. Esa misma etapa marcaría la retirada de una Rosa Romero tan luchadora como su marido, Nani Roma. La piloto de Himoinsa se produjo un importante corte con el soporte metálico de la torreta del roadbook y a pesar de la gran cantidad de sangre que brotaba de la herida, fue capaz de completar la jornada y llegar a la asistencia médica del vivac a que le trataran convenientemente de dicha herida.

Txomin Arana y Julián José García Merino fueron dos de los pilotos que nos pusieron el corazón en un puño. El vasco sufrió una aparatosa caída en la que la Husqvarna quedó partida en dos y él con lesiones en uno de los dedos de sus manos y en las cervicales. En el caso del bombero madrileño, su caída fue también a gran velocidad, siguiendo la rueda de uno de los pilotos de cabeza después de haberse estropeado su roadbook. Merino llegaría demasiado rápido a una curva, cayéndose e hipotecando su carrera dentro del malle moto, afortunadamente sin grandes daños físicos.

El rookie, Chus Puras, abandonaría el mismo día que el líder de la carrera, Sam Sunderland, en el caso del cántabro por una clavícula dañada. A su nombre se sumarían también los de José Israel, Jairo Segarra e Ignacio Sanchís. En total, ocho abandonos de los 21 motards españoles inscritos, lo que hace que estadísticamente, más de un tercio de nuestros representantes sobre dos ruedas terminaron la carrera antes de tiempo.

Entre los que sí la terminaron, Gerard Farrés volvió a destacar siendo el mejor clasificado. Tenía ganas, era su despedida de las motos y estaba aún más motivado después del podio en el Dakar 2017. Sin embargo, le costó coger ritmo en la primera semana y en su caso, no fue del todo suficiente el margen que sacó en la famosa etapa del WP7 entre Salta y Belén para contener a un rapidísimo Antoine Méo al manillar de una de las KTM de fábrica, pero de nuevo destacó cuando tocó navegar y cuando la carrera tenía a todos los cuerpos y mentes completamente al límite.

Si entre los pilotos sudamericanos nos encontramos con sorpresas muy agradables como la de Daniel Nosiglia o la de Nacho Cornejo, Top 10 a pesar de ser llamado a última hora para sustituir a Paulo Gonçalves, los españoles también han dejado muestras de su gran rapidez y adaptación a una carrera nada sencilla especialmente por los primeros días en Perú. Es por ello que la actuación de Oriol Mena, proveniente del enduro, fue aún más llamativa, finalizando en séptima posición al manillar de la Hero. Dani Oliveras también terminó entre los 10 primeros opositando a quedarse con el trono de Farrés dentro de Himoinsa.

Muy apretada estuvo la batalla por escalar dentro de las 15 primeras plazas, siendo Joan Pedrero el que se quedaba con la 11ª posición después de una semana que mejoró ampliamente una primera mitad de rally que dejó al catalán sólo contra el mundo. Laia cumplía su objetivo y terminaba 12ª, su segundo mejor resultado de la carrera y la octava vez de ocho posibles que la embajadora de SEAT conseguía ver la meta final, terminando a sólo 11 minutos de Pedrero y su Sherco. Armand Monleón completaba una actuación sin grandes errores colándose 14º, mientras que Jonathan Barragán se dejó ver con la Gas Gas o 450 Rally Réplica. El madrileño, venido del motocross rindió homenaje a su hermano recientemente fallecido en un accidente en circuito, pero sin las penalizaciones por saltarse Waypoints habría podido discutir con Nosiglia y Laia sus posiciones.

Sólo hay una cosa que no me ha gustado de este Dakar y fue la 11ª etapa. Allí perdí las opciones de hacer un top 10. Salir después de los diez primeros coches y los cinco primeros camiones significa encontrarte las pistas en muy mal estado y te obliga a desgastarte mucho. Ese día acabé con una fuerte caída por el agotamiento. En cambio, al grupo de diez motos que salían primero, entre los que estaban los pilotos con los que peleaba por la clasificación general, le fue mejor. Ese día mis rivales me sacaron 20 minutos

Destacar el impresionante resultado del cocinero Ferran Jubany, el cual terminaba en la posición 53ª de la general, así como la historia de superación y de humildad del gallego Pallás que sufrió toda una odisea para llegar hasta Córdoba. Marc Solá, Fausto Mota, Óscar Romero e Iván Cervantes vieron la meta, especialmente luchada por el piloto de Himoinsa venido de una larga y exitosa carrera en el enduro, el cual sufría un problema con el eje trasero de su KTM que a punto estuvo de dejarle fuera en los compases finales, repitiendo el descorazonador desenlace de la edición de 2017. En resumen, abandonos dolorosos y tiempos más que prometedores.

Lee a continuación: Carta abierta de un orgulloso Carlos Sainz Jr. a su padre tras ganar el Dakar

  • Txesz

    Desde luego el balance general de los motoristas españoles este año es para recordar. 7 en el Top-20 y 9 si ampliamos a los 25, es un porcentaje bastante bueno.

    Ójala que todos ellos puedan volver el próximo año, sobre todo los que no pudieron terminar esta edición.

  • almafuerte

    Dos ruedas y motor, piloto español.