La imagen del día: Ferrari y Red Bull demuestran por qué Mercedes son campeones

 |  @Victor_Forner  | 

Mercedes llegaba al Gran Premio de México de nuevo sin ser los principales favoritos. Las largas rectas del Autódromo Hermanos Rodríguez beneficiaban sobre el papel a Ferrari, que dominaron los entrenamientos libres. En la clasificación, Max Verstappen acabó con el mejor tiempo, demostrando que el circuito mexicano es uno de sus circuitos fetiche. Pero el neerlandés cometió un error fuera de la pista. Fue investigado por no aflojar tras la bandera amarilla del accidente de Bottas, pero no por la acción propia, ya que los microsectores dejaban entrever que había sido más lento que en su vuelta anterior, pese a que el tiempo absoluto era mejor. Pero el carácter de Verstappen le jugó una mala pasada. Estando en 2019, y no en 1976, la actitud chulesca que tuvo delante de los medios desembocó en una penalización de 3 posiciones en parrilla, cediéndole la pole a Charles Leclerc.

Lo que debería de haber servido de escarmiento para Verstappen, solo hizo que alimentar más a la bestia. La salida del Hermanos Rodríguez es siempre complicada, por la larga distancia desde la parrilla hasta la primera curva. El neerlandés arrancó con una buena inercia, y se puso en paralelo con Hamilton. Estaba dispuesto a mantener la tercera posición, y cuando el británico perdió el control del coche antes de la curva 2, ambos se tocaron y acabaron pasando por la escapatoria. El de Red Bull fue el peor parado, y bajó hasta la octava posición. Teniendo mejor ritmo, y una buena velocidad en recta, empezó su remontada. Llegó a Valtteri Bottas, y pese a la superioridad teórica en recta, y a poderse beneficiar del DRS, Verstappen atacó al finés por dentro en la curva 13. Un movimiento un poco suicida que acabó en toque, y con el neerlandés con una rueda pinchada, tirando al traste el buen ritmo del fin de semana.

A partir de ese momento, y con los neumáticos duros, empezó una carrera muy sólida, remontando desde la última posición. Pocos errores cometió Verstappen pese a la dificultad de la gesta, teniendo que adelantar y que recuperar muchas posiciones, con el sexto puesto como objetivo. Cuidó muy bien los neumáticos, atacó donde tenía que atacar, y pese a algún encontronazo con pilotos como Magnussen o Sainz, superó con creces las expectativas, consiguiendo gestionar toda la carrera con el compuesto más duro, acabando sexto. Albon comenzó el Gran Premio escalando hasta la tercera posición, pero con una estrategia de dos paradas, acabó en quinta posición por detrás de los Mercedes y los Ferrari, aunque ganándose a pulso el asiento de Red Bull para 2020.

Con la penalización de Verstappen, se le ponía la carrera muy de cara para Ferrari, con Leclerc primero y Vettel segundo en parrilla. El monegasco aguantó muy bien en la salida, mientras que el alemán negó los intentos de Hamilton de superarle. Los de Maranello aguantaron el primer stint, y soñaban con volver a encontrarse con la victoria dos carreras después. Pero de nuevo, un error de estrategia, les complicó las opciones. Leclerc desde la primera posición, realizó una parada temprana, yendo a una estrategia de dos paradas. En cambio, los dos Mercedes y Vettel aguantaron para montar los duros y acabar la carrera con una única detención.

Hamilton paró antes que el alemán, arriesgándose a tener las gomas más viejas al final de la carrera, pero ganando la posición en pista. Vettel y Bottas aguantaron más vueltas, y cayeron a la segunda y tercera posición respectivamente. Y en efecto, en las últimas vueltas los dos se engancharon detrás del británico, pero Hamilton gestionó de buena manera la diferencia, y ganó cómodamente en México. Pese a que el de Mercedes se estuvo quejando por radio durante toda la carrera, sobre la estrategia que habían seguido, fue la acertada, y le llevó a prácticamente sentenciar su sexto campeonato.

El peor parado de la estrategia de Ferrari fue Leclerc. Una primera parada muy temprana, seguida de un stint intermedio con los neumáticos medios que no estuvo a la altura, donde la degradación hizo que estuviera al ritmo de sus rivales con neumáticos duros. La segunda parada fue muy lenta, con problemas en la rueda trasera derecha. Se reincorporó a diez segundos de Bottas, y pese a que llegó a contactar con el, dos pasadas de frenada en la curva 4 le dejaron sin opciones, aunque en su labor de caza, consiguió el punto de la vuelta rápida. Mercedes de nuevo demostró su superioridad, pero al contrario que en otras ocasiones, esta vez sin tener el coche más rápido. Supieron leer la carrera mejor que nadie, y aprovecharon los errores de sus rivales para conseguir su victoria número 100 en la Fórmula 1.

 

Lee a continuación: Max Verstappen es el poleman provisional en México

  • almafuerte

    Un titular muy acertado.

  • Folco

    No cargaría tan duro contra Red Bull, que entre la penalización de Max y los toques iniciales poco margen de acción tenían.
    Ahora Ferrari, armar una estrategia apostando a la degradación de neumáticos de Lewis..... es patético.
    La única opción que tenían después de los pits stop era sacar a alguno de sus pilotos delante, y que se defiendan en recta con la velocidad punta, pero dejar a Lewis delante para después cazarlo con neumáticos "más frescos"...... estúpido.
    Ya perdí la cuenta de la cantidad de carreras en que Lewis hizo un stint larguísimo con los neumáticos sin ceder rendimiento (quejándose por radio claro, para poner algo de dramatismo).

    • Basauri

      Es que Ferrari en teoría, hasta la vuelta 20 lo hizo todo bien. Hizo dos estrategias diferentes. Su piloto más agresivo a dos paradas, y el piloto que mejor cuida los neumáticos, a una. El único error, es dejarse hacer el undercut por Hamilton. A partir de ahí, todo mal. La gestión de las paradas con los doblados, la propia parada de Leclerc, etc. Por cierto, para hacer el undercut, hay que estar ahí, a menos de dos sg. El Mercedes tenía más ritmo de carrera que el Ferrari, así que le era fácil estar a tiro de piedra. Ferrari solo tenía la opción de poner un coche siempre delante.

    • M.A.

      Totalmente de acuerdo. En todo caso, el culpable de que RB "fallara" ayer fué Max y su actitud chulesca tras la quali.
      Los toques son toques. Pueden pasar a cualquiera. Al que no le pasa es a aquel que "no mete el coche". Y por eso no se puede criticar a Max.
      Quizá si se le puede pedir algún grado más de madurez, y saber esperar la ocasión. Pero nada más.
      Por contra, a pesar de rodar una vuelta a lo Gilles en Zandvoort '79, no se rindió y acabó 6º. Punto a su favor.(*)
      Lo del sabado con la pole y sus declaraciones despues si que son criticables.
      (*) y punto en contra de la F1, que demuestra la diferencia de nivel entre los 6 "tops", y el resto.
      Incluso perdiendo casi una vuelta, los 3 top teams tienen casi garantizados los puestos 1 al 6.
      Incluso Ferrari sin enterarse de nada, lo tiene garantizado.

      • Folco

        Con respecto a la remontada de Max, también remarcar la "indestructibilidad" del neumático, 60 y tantas vueltas y el chico iba en bastante buen ritmo.

        • M.A.

          El neumático es el mismo para todos. Si le aguantó a el le habría aguantado a cualquiera. La conducción de Max no se ve precisamente de "cuida-gomas".
          Más que hacer la remontada, le alabo el no perder el animo despues del percance, y seguir en carrera.
          La diferencia entre los 3 grandes y el resto hizo, precisamente, eso; el resto.
          Nunca mejor dicho.

          • Basauri

            En Austria se comió a todos, gracias a que gestionó muy bien los neumáticos. Yo personalmente, creo que Max es probablemente el piloto con más ritmo en tandas largas. Otra cosa es la gestión de su carácter. El Sábado y el Domingo, demostró que no está para luchar por un mundial, todavía, independientemente del nivel de su coche.