CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Otros circuito

8 MIN

Quintuplete de Honda en el Super GT con un dominio apabullante en Motegi

Àlex Garcia | 9 Nov 2020
hondaartasupergt2020motegi2
hondaartasupergt2020motegi2

Para cualquiera de las marcas que participan en la clase GT500 del Super GT, el resultado soñado es lógicamente copar las primeras posiciones con todos sus coches participantes. Lograrlo es más complicado cuántas más máquinas participantes tiene la marca en cuestión. Para Honda no era una tarea precisamente fácil con cinco unidades del nuevo NSX-GT con motor delantero... pero el pasado fin de semana el Twin Ring Motegi se convirtió en un escenario de ensueño para la marca con las cinco primeras posiciones para sus equipos.

La victoria acabó en manos de Tomoki Nojiri y un emocionado Nirei Fukuzumi que estrenó así su casillero en la categoría principal. Los pilotos del Honda ARTA número 8 batieron a Takuya Izawa y Hiroki Otsu en el número 64 de Nakajima Racing, mientras Naoki Yamamoto y Tadasuke Makino sellaron el podio con el Honda Raybrig número 100. Fue una jornada clave para Honda, mientras los pilotos de Toyota y sobre todo Nissan quedaban relegados a segundo plano.

En cuanto al GT300, Kiyoto Fujinami y João Paulo de Oliveira se llevaron la victoria en el Nissan número 56 de Kondo Racing, mientras el Mercedes de Good Smile Racing fue segundo con Nobuteru Taniguchi y Tatsuya Kataoka al volante. El podio lo completaron Takayuki Aoki y Takuya Otaki en el Nissan número 360 de Tomei Sports.

GT500: El resurgir ideal de Honda

La sesión clasificatoria del GT500 dio ya una primera indicación del rendimiento de Honda en Motegi al obtener las tres primeras posiciones. Más importante aún, el Honda de Nakajima Racing firmaba la pole position con los neumáticos Dunlop, algo completamente inesperado. Mientras tanto, los coches número 8 y 100 de ARTA y Team Kunimitsu respectivamente eran segundo y tercero. Mucho más atrás, el Toyota número 37 de TOM'S con lo colores de KeePer tenía a un nuevo piloto en Kenta Yamashita. El japonés toma el lugar de un Nick Cassidy que no puede estar en las dos últimas carreras del Super GT por sus tareas como piloto de Virgin en la Fórmula E. La prueba arrancó con los tres NSX en formación, aunque tras un puñado de vueltas el coche de la pole empezó a perder ritmo. Así, el Honda número 64 se encontró superado por los coches número 8 y 100, cayendo hasta la tercera posición y defendiéndose de los ataques del Nissan NISMO en primera instancia y el Toyota Zent Cerumo unos giros después, llegando este último a superar al Honda en proceso de sufrimiento. Corría la vuelta 22 y empezaban las paradas en boxes a todas las alturas de la clasificación. El líder paró en la vuelta 23 junto al Honda número 64, siendo los dos afortunados (o visionarios) al salir el Safety Car justo después al quedarse parado un coche de GT300 en pista.

Esto permitió a los dos coches que habían parado recuperar todo el tiempo perdido en sus respectivos pasos por boxes, de manera que cuando sus rivales realizaron sus repostajes, cambios de neumáticos y de pilotos tras la resalida, los dos Honda eran claros líderes con un minuto de ventaja. Por detrás, los coches del Team Kunimitsu y el Team Mugen en tercera y cuarta posición respectivamente. El foco de atención fue a partir de entonces el de la recuperación del Honda Keihin, desde la séptima hasta la quinta posición. Por delante, los Honda mantenían posiciones sin necesidad ni intenciones de pelear. Sin mayores duelos en pista, la victoria fue con 46 segundos de ventaja para el Honda ARTA número 8 de Tomoki Fujiri y Nirei Fukuzumi, dando este último una de las imágenes del fin de semana al bajarse del coche llorando de emoción por su primera victoria en GT500. Tras ellos, Takuya Izawa y Hirok Otsu lograron un valorable segundo puesto para el Honda número 64 de Nakajima Racing, mientras Naoki Yamamoto y Tadasuke Makino redondeaban el podio al volante del Honda Raybrig número 100 del Team Kunimitsu. Tras los coches del Team Mugen y Real Racing para cerrar el top 5 ideal de Honda, el Toyota número 37 de TOM'S sumó valiosos puntos, dejando atrás al Nissan NISMO número 23, el Toyota SARD número 39, el Nissan número 12 del Team Impul y el Toyota Zent Cerumo número 38.

GT300: Kondo Racing y la victoria hacia los cielos

En la categoría pequeña, el Subaru BRZ de R&D Sport dio la sorpresa con la pole position por delante del Lexus RC F GT3 número 244 de Max Racing con un nuevo chasis para este fin de semana. Tras ellos, una interesante variación de coches con seis modelos más (para un total de 8) entre los diez primeros en parrilla. Sin duda, estaba claro que el GT300 lo tenía todo de cara para empezar la carrera con varios puntos de interés y mucha igualdad entre los distintos coches en las posiciones destacadas. El inicio de la carrera no trajo grandes cambios en las primeras posiciones, con los tres primeros clasificados en el mismo orden en el que estaban en la parrilla... aunque el Lexus de Max Racing pasó por boxes en la vuelta 3 para cumplir con su sanción de 15 segundos por el cambio de chasis en mitad de temporada. A lo largo de los siguientes giros, el Nissan número 360 de Tomei Sports mostró un ritmo capaz de llevarle a ocupar la segunda posición como el primero de los tres Nissan GT-R GT3 que perseguían al líder de carrera. En la vuelta 23, el Toyota 86 número 5 del Team Mach se quedó parado sobre el césped del primer sector, generando un periodo de Safety Car que cambió la carrera tanto en GT500 como en GT300.

Justo antes de la neutralización había llegado la parada en boxes del Mercedes número 4 de Good Smile Racing, que se veía beneficiado por la situación. Otros coches como el Nissan número 56 de Kondo Racing, el Mercedes AMG de Leon Racing y el Lexus de K-tunes consiguieron también parar antes de la neutralización, pasando a ser favoritos para la carrera. Llegado el ecuador de la carrera y con todas las paradas realizadas, el Mercedes número 4 era líder por delante del Nissan número 56 y el Honda número 18 del UpGarage, mientras el Subaru que había liderado la prueba hasta el momento caía hasta el quinto puesto. El cambio de liderato llegó en la vuelta 33 de la mano de João Paulo de Oliveira, aprovechándose de los doblados de su propia clase y de la llegada de los GT500 que doblaban a los líderes de GT300. El Nissan número 56 de Kondo Racing mantuvo la primera posición hasta la bandera de cuadros, logrando João Paulo de Oliveira y Kiyoto Fujinami su segunda victoria del año y tomando la cabeza de la clasificación general. A apenas un segundo, Nobuteru Taniguchi y Tatsuya Kataoka lograron la segunda posición a bordo del Mercedes número 4 de Good Smile Racing con los colores de Hatsune Miku. Al final, la sorpresa saltó con el podio del Nissan número 360 de Tomei Sports con Takayuki Aoki y Takuya Otaki.

Después de la cita de Motegi, el Super GT se prepara para una última ronda de infarto en Fuji. Hasta 9 equipos de los 15 participantes en GT500 optan matemáticamente al título. De entre ellos, seis están en 4 puntos de diferencia, lo que significa que una victoria en Fuji le daría el campeonato a cualquiera de ellos que lograra vencer. Nissan tiene solo a un candidato con el equipo NISMO con 49 puntos, mientras Toyota mantiene a 5 coches con opciones: Ryo Hirakawa en el KeePer TOM'S con 51 puntos, al Rookie Racing con 47, al au TOM'S con 45, al Denso SARD con 42 y al ZENT Cerumo con 37. Honda está entre medio con tres candidatos: el Keihin con 51 puntos, el Raybrig con 49 y el ARTA con 48. La clase GT300 está un poco más cerrada, aunque llegan con opciones matemáticas hasta seis equipos distintos. En cabeza llega el Nissan de Kondo Racing con 56 puntos, mientras el Mercedes de Leon Racing es segundo con 51. Por detrás, el Nissan de Gainer les sigue con 43 puntos, cerrando el grupo de los candidatos reales. Por detrás aún optan matemáticamente el Toyota de Green Brave con 41 puntos y el Subaru de R&D Sport y el Honda ARTA con 40. Los días 28 y 29 de noviembre, el Super GT volverá a la acción con la cuarta carrera del año en Fuji, la última de la temporada en la que ya no habrá lastres y todo se peleará en pista.