Toyota domina la jornada de test en Le Mans

 |  @eloy_eg  | 

Los fabricantes implicados en LMP1 se pusieron la venda antes de la herida en los días previos a la jornada de test en el circuito de La Sarthe. Todas las declaraciones de los responsables de Toyota y Porsche apuntaban a que se tomarían con calma el entrenamiento, al no tener interés en destapar todas sus cartas antes de las 24 Horas. Pero Toyota destacó al ocupar los tres primeros puestos y batir el registro con el que se marcó la pole position en 2016.

Sin embargo no fue el TS050 #8 líder del Mundial de Resistencia y vencedor de las dos primeras citas de la temporada el coche que marcó la pauta, sino su compañero del dorsal número 7 con Kamui Kobayashi. 3:18.132 fue su mejor tiempo, 1,8 segundos por debajo de la pole que firmó Porsche hace casi doce meses y más de un segundo mejor que sus compañeros de equipo. El Toyota #9 fue tercero, aunque ya a tres segundos, algo que no debe extrañar: su principal cometido era asegurar que José María López y Yuji Kunimoto dieran las vueltas mínimas exigidas a cualquier debutante en Le Mans.

¿Deben inquietar estos resultados a Porsche, que tantas buenas sensaciones había dado empleando un kit de baja carga aerodinámica en Silverstone y Spa? Los más de tres segundos encajados por los 919 hybrid no importan tanto como los contratiempos en forma de daños y averías que acumularon sus dos coches a lo largo de esta jornada de entrenamientos. Mientras que Toyota superó las cien vueltas con dos de sus coches y las rondó con el tercero, Porsche apenas completó 75 y 81 giros con sus LMP1.

De lo más destacado en este domingo de entrenamientos en Le Mans fue la alucinante velocidad punta de los nuevos LMP2, llegando a irse por encima de los 340 kilómetros por hora en Les Hunaudières, mucho más rápido que unos LMP1 de fábrica que suelen optar por sacrificar punta a cambio de ahorrar carburante y ganar tiempo en aceleración gracias a sus sistemas híbridos. Pese a la mejora de ByKolles, el mejor de los LMP2 logró superar al único LMP1 privado de la parrilla: se trató de uno de los coches de Signatech Alpine con Panciatici, Ragues y Negrao al volante.

La introducción de un sistema de Balance of Performance electrónico no evita que veamos con bastante perspicacia los resultados de este test en categoría GTE-Pro. Lideró el Corvette #64 por delante de los dos Porsche oficiales y su compañero #63 con Antonio García al volante. Pero lo que de verdad huele raro es ver tras ellos, ordenados por marcas, a los dos Aston Martin, los tres Ferrari (el mejor de ellos, el #71 en el que pilota Miguel Molina) y los cuatro Ford, estos últimos a tres segundos de la cabeza. Como para creérselo.

Más creíbles son desde luego los resultados en GTE-Am, encabezados por uno de esos coches que siempre está arriba, el Aston Martin de Pedro Lamy, Mathias Lauda y Paul dalla Lana. Superó al Corvette ‘art car’ de Larbre y a un Porsche de Proton-Dempsey al que habrá que tener muy en cuenta para la carrera dada su envidiable alineación de pilotos: Cairoli/Dienst/Ried.

Foto | Michelin

Lee a continuación: Oliver Solberg gana a los 15 años su primera carrera de Supercars

  • OscarRacing

    Esta jornada siempre resulta interesante para los seguidores de la carrera. Estoy del todo de acuerdo con el escepticismo frente a los resultados de los gt pro.
    Con respecto a los lmp1, impresionante el tiempo de Toyota con un 3’18. Y no creo que hayan sacado todo el nivel del coche, ni ellos ni Porsche.
    Y de cara a la carrera, la velocidad de los lmp2 va a dificultar mucho a los lmp1 y si alguna marca se ve forzada a apurar por el ritmo de los coches de la otra, los pilotos tendran que arriesgar mucho.

  • OneCarlos

    serian 340 kph con rebufo porque sin rebufo serian 330 kph y el LMP2 mas rapido hizo 330 kph.

    • 1Up

      Sin “rebufo” o mejor dicho succion. Los LMP1 son mas lentos porque anticipan la frenada para obtener energia termica por la inercia del auto. Sino au mas rapido fueran.