CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
SUV

7 MIN

5 alternativas que deberías valorar antes de comprar un SUV, con sus pros y sus contras

David Villarreal | @davidvillarreal | 25 Oct 2022
Inflacion Automovil Hyundai Tucson
Inflacion Automovil Hyundai Tucson

Más de la mitad de los coches nuevos que se venden en España son SUV. Los SUV se han convertido en la carrocería de moda, desde los más compactos (23,4% del mercado), hasta los de tamaño medio (29,2%), que han desplazado por completo a los segmentos tradicionales, atrayendo al comprador por su estética, el confort (fácil acceso a bordo por su altura), el espacio (suelen disponer de buen maletero y plazas traseras cómodas) y por el inmenso catálogo de SUV de que disponen los fabricantes, que llevan tiempo centrando y diversificando su gama en toda suerte de vehículos todocamino.

Ahora bien, hay vida más allá del SUV. Y con este artículo nos gustaría contribuir, como mínimo, a la reflexión de cualquiera que esté valorando la compra de un coche nuevo, sobre los pros y los contras de las diferentes alternativas al SUV que existen. Generalizando mucho sobre segmentos y categorías que cada vez están más desdibujadas y en las que cada vez es más difícil catalogar un vehículo.

Toyota Corolla.

Los SUV frente al 5 puertas de toda la vida

A pesar del avance de los SUV, uno de cada tres coches matriculados en España siguen gozando de una de las carrocerías más tradicionales, la del cinco puertas del segmento B y C. A favor del 5 puertas de toda la vida frente al SUV, su precio. Siguen siendo la opción más económica y habitualmente te encontrarás con que un SUV pequeño, de un segmento inferior (un segmento B hasta los 4,2 metros de longitud), tendrá un precio próximo o incluso superior al de un compacto de un segmento superior (un segmento C hasta los 4,4 metros).

Por ejemplo, un Toyota Yaris Cross (4,18 metros) tiene un precio de 24.100€, mientras que un Toyota Corolla (4,37 metros) parte de los 23.550€.

En contra del 5 puertas de toda la vida, que los SUV suelen ser más cómodos y accesibles, por gozar de un acceso más alto y unas proporciones que maximizan el espacio de carga y ofrecen unas plazas traseras más espaciosas y cómodas.

SEAT León ST.

El familiar, como el verdadero anti-SUV

La comodidad y el espacio suelen ser los argumentos más habituales que se utilizan para defender la compra de un SUV, aunque en la práctica sepamos que la estética es, sin duda, uno de los argumentos más potentes para decidir la compra de cualquier coche - y no solo un SUV. Si lo que buscamos es espacio y confort, probablemente los familiares derivados de utilitarios de 5 puertas sean la alternativa perfecta al SUV y los que se sitúan entre los vehículos que ofrecen más espacio con un presupuesto más ajustado.

La gran ventaja del familiar frente al SUV es que, normalmente son más baratos y ofrecen un maletero más amplio. Un SEAT León ST parte de 23.940 euros con un maletero de 620 litros, frente a un SEAT Ateca que arranca en 24.100€ con un maletero de 510 litros.

En contra del familiar frente al SUV que no hay tanta variedad de productos, sobre todo en el segmento pequeño (segmento B de Fiesta, Clio, 208). Y, sobre todo, que estos familiares suelen ser bastante más largos que su alternativa SUV. El León ST llega a los 4,64 metros, frente a los 4,36 metros del Ateca. Y una mayor longitud en el entorno de los 20 o los 30 centímetros, aunque parezca poco, puede marcar la diferencia para maniobrar con comodidad en un garaje o incluso para que nuestro coche entre en la plaza de garaje sin sobresalir, o no. Y es que seamos sinceros, los garajes en España y buena parte de Europa no siempre están pensados para coches que superen los 4,5 metros de longitud.

Dacia Sandero (izquierda) junto a Dacia Sandero Stepway (derecha).

SUV parece... pero no lo es

El éxito de los SUV ha propiciado una estrategia no menos interesante. Si nos gustan los SUV, ¿por qué no crear turismos de 5 puertas con estética SUV? De esta forma, de los segmentos tradicionales, de los utilitarios (Fiesta, Sandero) y los compactos (Focus, Tipo), han surgido versiones de tipo crossover, con rasgos propios de SUV, como protecciones de plástico negro en bajos, pasos de rueda y parachoques y, generalmente, algo más de altura libre. La gran ventaja de esta suerte de crossover, que son generalmente más baratos que los SUV. El inconveniente, que son más caros que el turismo del que se derivan y, en última instancia, no son SUV, no gozan de su espacio, su altura, o su capacidad para salir del asfalto.

El paradigma del turismo que parece SUV pero no lo es se llama Dacia Sandero. Por 12.790€ te puedes comprar un Sandero, pero por poco más, por 14.067€, puedes comprarte un Dacia Sandero Stepway. De hecho, la mayoría de las ventas de la gama Sandero se las lleva su versión Sandero Stepway.

Mercedes Clase T.

Los verdaderos monovolúmenes

Hubo un tiempo en que el monovolumen era el coche de moda. Práctico, espacioso y económico. Hasta que llegó el SUV. Hoy en día los monovolúmenes, al menos como los entendíamos hasta hace poco (C-MAX, Picasso, Scénic) están en vías de extinción. Pero están resurgiendo de la mano de una suerte de vehículos derivados de furgonetas - vehículos comerciales e industriales - que se han refinado y equipado hasta el punto de que no tienen nada que envidiar a cualquier turismo y a cualquier SUV. La gran ventaja de estos monovolúmenes, frente al SUV, que difícilmente encontraremos tanto espacio en otro vehículo por ese precio.

Te puedes comprar un Mercedes Clase T por 28.062€. Por ese precio no vas a encontrar ningún otro Mercedes-Benz, salvo un Clase A (bastante más caro) que, obviamente, no tiene nada que ver con el Clase T en cuanto a espacio y habitabilidad. Si lo que quieres es un SUV, lo más económico que encontrarás en la gama Mercedes-Benz será un GLA que acaricia los 40.000€.

La gran desventaja de estos monovolúmenes frente a los SUV es que su imagen sigue siendo la de una furgoneta, por mucho que gocen de equipamiento y detalles estéticos cada vez más atractivos, e incluso versiones de aspecto "campero". Y, sobre todo, que los monovolúmenes de antaño estén desapareciendo, aquellos productos que como C-MAX, Picasso y Scénic nos ofrecían un monovolumen que de verdad se había derivado de un turismo compacto.

Toyota Corolla Sedán.

El sedán de toda la vida

Hubo un tiempo en que el vehículo que mejor reflejaba eso que llaman estatus, y que más atraía visualmente a los compradores, era el sedán. La gran ventaja del sedán frente al SUV suele residir en su buena dinámica, son coches cómodos, con buen maletero, ágiles y divertidos de conducir y, a menudo, sus precios son inferiores o similares a los de la alternativa SUV. Por contra, su maletero no suele ser tan accesible ni aprovechable que en un SUV y, como sucede con los familiares, para conseguir un sedán equiparable, del mismo segmento, y con espacio similar que en un SUV, su longitud ha de ser necesariamente mayor.

Un Toyota Corolla Sedán, por ejemplo, parte de los 25.350€, mientras que un Toyota Yaris Cross arranca en 24.100€, un Toyota C-HR de 27.950€ y un Toyota RAV4 de 38.050€.