CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Tecnología

4 MIN

Se cumplen 20 años del iDrive de BMW, el mando giratorio que marcó tendencia, y del Serie 7 E65

José Luis Gómez | @jlgomez1995 | 15 Ene 2021
Bmw Serie 7 E65 760 10
Bmw Serie 7 E65 760 10

Este año 2021 BMW celebra un doble aniversario, por un lado, el vigésimo cumpleaños de la cuarta generación del Serie 7, quizá el menos agraciado estéticamente de su historia, pero también se cumplen 20 años del llamado iDrive, una forma de interactuar con el sistema de infoentretenimiento que contra todo pronóstico ha creado tendencia durante estas dos últimas décadas hasta la consolidación de las pantallas táctiles, aunque aún sigue perdurando en los modelos de la firma bávara, y también en los de otras marcas.

18
FOTOS
VER TODASVER TODAS

El BMW Z9 concept car inauguró la verdadera era Bangle

Sin embargo, antes de hablar de aquel Serie 7 presentado en el verano de 2001, debemos retroceder dos años hasta el Salón de Frankfurt de 1999 en el que debutó el BMW Z9 Gran Turismo, un concept car obra del director de diseño de la firma bávara, Chris Bangle, y del diseñador Adrian van Hooydonk. Este Z9, que se trataba de un coupé gran turismo con un aspecto muy similar al futuro Serie 6, pero con puertas de apertura tipo alas de gaviota, anticipaba dos rasgos clave de los futuros BMW: un diseño más voluminoso, en cuña, en el que cobraba más protagonismo los riñones y con una peculiar plataforma en la zaga, polémica en los Serie 6 y Serie 7, aunque suavizada en los Serie 3 y Serie 5, así como un ingenioso mando circular en el túnel de transmisión llamado Intuitive Interaction Concept, que pasaría a denominarse iDrive en los modelos de producción.

Así pues, el Z9 derivó en el Serie 7 E65 (conocido como E66 en las versiones de batalla larga), el cual supuso una ruptura con todo lo demás que estaba haciendo BMW por aquel entonces. A nivel estético no terminó de agradar a todo el público, ni por su pesadez visual, ni por sus ópticas delanteras que parecían estar sumidas en la tristeza, ni por la mencionada plataforma que constituía el portón del maletero. Pero dentro era más de lo mismo, y es que pasó de contar con un salpicadero claramente orientado al conductor a tener lo que parecía un pequeño e indiferente mueble, un cambio automático (se perdieron las versiones manuales) integrado en la propia columna de la dirección, al clásico estilo americano o de muchos Mercedes, así como el extraño e innovador iDrive.

A pesar de todo, este Serie 7 no sólo fue el más exitoso hasta el momento con más de 340.000 unidades producidas, sino también el modelo con más tecnología de BMW hasta la fecha, y con mucha diferencia, pues contaba con elementos como barras estabilizadoras activas (Dynamic Drive), faros bi-xenon direccionables, fue el primer coche del mundo en contar con freno de mano eléctrico, control de crucero adaptivo e incluso dos redes de fibra óptica para hacer funcionar todos los sistemas electrócnicos.

El iDrive, ¿una proeza de la ergonomía?

Pero no perdamos el norte, pues es el iDrive el verdadero protagonista de este cumpleaños. Estamos hablando de un mando giratorio, que además era posible mover en cuatro direcciones y también pulsar hacia abajo, además de contar en las primeras versiones con un botón para volver a la pantalla principal, que después derivó en una serie de botones con accesos directos.

Por medio de este mando, no sólo en el Serie 7, sino en todos los modelos de BMW que vinieron hasta el día de hoy, se puede controlar desde el sistema de sonido, el ordenador de abordo, la climatización, el navegador... todo, o casi. A priori, la prensa del momento tildó al sistema de engorroso y complejo, comentarios que con el paso del tiempo se han convertido en halagos, sobre todo en estos tiempos en los que la interacción con esos sistemas se confía al buen atino de una pantalla táctil o al fabuloso control por voz.

Pero lo cierto es que la confirmación de que el iDrive fue un acierto por parte de BMW no vino de sus usuarios, ni tampoco de la prensa, sino de las demás marcas que de uno u otro modo han ido copiando ese sistema. Son muchas, pero entre algunas de ellas nos encontramos con Audi, Alfa Romeo, Mazda o Mercedes, por ejemplo.