La próxima sensación en deportivos y turismos: la sustitución de retrovisores por cámaras

 |  @davidvillarreal  | 

¿Te imaginas cómo sería el aspecto de un deportivo, o un coche cualquiera, sin retrovisores? Estamos tan acostumbrados a su presencia que muy probablemente nos costaría imaginar cómo luciría nuestro coche sin retrovisores. Pero, tal y como llevamos comentando desde hace años, los retrovisores están en peligro de extinción. Los retrovisores están muy expuestos a cualquier roce, son propensos por lo tanto a roturas y averías, no son necesariamente más fiables que una cámara, e incluso su capacidad para ofrecer un campo de visión extenso y claro en condiciones de visibilidad reducida no podría compararse a la de ópticas relativamente económicas como las empleadas por un teléfono de nueva generación. Aún por encima, son un lastre a la hora de perfeccionar la aerodinámica, no solo por su influencia en la eficiencia energética del vehículo, sino también por su propensión a generar ruidos aerodinámicos parásitos que lastran el confort. ¿Por qué no acabamos con los retrovisores de una vez por todas? ¿Cuándo sucederá ese acontecimiento?

Estos días conocimos nuevos detalles del último proyecto de Mercedes-AMG y una imagen muy ilustrativa de su evocadora zaga. El Mercedes-AMG Project One – así ha sido bautizado de momento – contaría con un habitáculo central flanqueado por dos enormes protuberancias en la trasera, y una zaga completamente cubierta en la que no parece que quepa la posibilidad de ofrecer la visión suficiente que requiere el conductor, por homologación, y por seguridad, desde un espejo retrovisor interior. A nadie se le escapa que Mercedes-AMG podría lanzarse y sustituir el retrovisor interior, y quizás los exteriores, con cámaras.

No sería la primera vez que nos encontramos con un caso parecido. Reciente, y destacado, es el del Volkswagen XL1.

La razón por la que no solo hemos hablado de coches y turismos, sino también de deportivos, no es otra que los requisitos específicos, y las necesidades, que puede encontrar un fabricante a la hora de desarrollar un deportivo de altos vuelos. Hace poco os hablábamos de la anécdota del Ferrari Testarossa y su exótico retrovisor “volador”. También de las dificultades que hallaron los ingenieros a la hora de facilitar la visión del conductor y a la vez crear un coche extraordinariamente ancho, y con unas aletas posteriores prominentes, para facilitar la refrigeración de su motor central. Aquella solución tan poco ortodoxa, que hoy recordamos con cariño, podría haberse descartado si hubiera existido un recurso tan socorrido como el de sustituir los retrovisores por cámaras.

Aún hay más razones por las que en los próximos años veremos deportivos con cámaras en vez de retrovisores, y por las que los fabricantes deberían apostar por ello. En competición ya se están empleando cámaras, en sustitución de retrovisores, para facilitar la visión del piloto y, sobre todo, aumentar la seguridad de los adelantamientos. La transferencia de esta tecnología a deportivos de calle parece, además de obvia, necesaria, a tenor de diseños tan atrevidos como el que mostrará el Mercedes-AMG Project-One.

De hecho, la sustitución de los retrovisores interiores en superdeportivos parece una gran solución para resolver los problemas derivados de una arquitectura de motor central con el bloque reposando por delante del eje trasero.

Su llegada a turismos solo sería cuestión de tiempo. Y al final es muy probable que esta tecnología acabe llegando a nuestros coches y no solo justificada por el argumento tecnológico, sino sobre todo por el abaratamiento de componentes como las cámaras, y las pantallas que necesitaremos en el interior para ver la imagen, y la reducción de componentes que conlleve. Amén de otros efectos positivos de la eliminación de los retrovisores tradicionales.

Mientras tanto, es probable que sigamos teniendo nuestras reticencias a que una cámara de vídeo y una pantalla – propensa a apagarse, o a no encenderse, como cualquier otro gadget – sustituya al retrovisor. También nos costará, como apuntábamos en un principio, imaginar el aspecto de un automóvil, y sobre todo su vista frontal, sin dos espejos anclados al marco delantero.

Pero parece que tendremos que acostumbrarnos…

En Diariomotor:

Lee a continuación: Lo último de Lexus tiene dos motores V8 atmosféricos y no, no es el sucesor del LFA… ¡es un barco!

  • jajaja…

    Esto es una tontería supina, pagar por sustituir algo barato y funcional por algo caro y controlado por tecnología es absurdo. Por cierto os garantizo que fallan más que una escopeta de feria.

    • F(Clemente)1

      Justo iba a exponer un comentario sobre lo “algo barato” que es un retrovisor hoy en día. Yo lo he pensado alguna vez que otra, y últimamente tener un coche y que se lleven un retrovisor puesto tiene que ser un disgusto para la cartera; Intermitentes incorporadas, plegado electrónico, detección de ángulo muerto, el movimiento electrónico del espejo, algunos llevan para desempañar incluso o la tontería de proyectar una luz en el suelo.
      Yo soy partidario de que una vez por todas se estandarice emplear cámara por retrovisores. Más eficientes aerodinámicamente y puede haber más ángulo de visión. No sé la diferencia de precio respecto a un espejo normal, pero no creo que sea mucha
      Ya se han llevado 2 veces el retrovisor de mi coche (sin dejar seguro, si es que le pegaron con un coche), aunque el mío no lleva nada electrónico, ni si quiera posición del espejo.
      Un salud0

      • jajaja…

        Pues igual que se han llevado por delante un simple espejo, se llevaran por delante la cámara exterior, que nos clavaran a precio de oro además de las dos pantallas interiores más. Osea que ya tienes tres pantallas en el coche junto con la de entretenimiento o navegador. Además cuando llueva, dos gotas en la lente y no verás un pimiento.
        Sirva de ejemplo los montajes anteriores, hasta cuatro pantallas si tienes el central también, cosa que es una soplapollez. El primero el de wolkswagen en una posición sin visibilidad, nada menos que en las puertas. La estética del salpicadero en otros lamentable.
        Si algo es simple y funciona mejor no cambiarlo. Es que nos vemos timados continuamente, un navegador externo vale 150 euros, una navegador instalado te cuesta un pastizal y no evita los robos, de hecho los mangan como rosquillas en el grupo VAG.

        • F(Clemente)1

          Es más díficil que se lleven por delante una cámara, está más escondida, aunque claro, “manazas” hay para todo. Estoy de acuerdo en que el salpicadero quedaría muy saturado de pantallas, pero aun así, creo que sería un buen adelanto, pero también estudiando los temas que has comentado tu, suciedad, visión en lluvia o de noche, etc.

      • rog

        Efectivamente un retrovisor hoy en día tiene algo más que un espejo…en mi caso, todo lo que comentas. “Aún” no me ha pasado nada, quizá porque se pliegan o porque he tenido suerte, pero se que sólo la carcasa (es un Audi S) vale 300€. Eso por unidad. No quiero ni imaginar que vale todo el retrovisor.
        Por otro lado, si la cámara lleva algo para quitar el agua de lluvia (el equivalente a la calefacción para desempañar el espejo), ¿porque no va a ser mejor?

        A mi la primera imagen del artículo, de todos en el central en una sola imagen me parece ideal.

        • F(Clemente)1

          Bueno, espero que tus retrovisores no se muevan del sitio nunca xD. Sí, yo creo que es una solución algo como el lavafaros delanteros. Ya digo que a mi me parece una solución verdaderamente útil que si aun no está en marcha en la mayoría del mercado es por la legislación

  • ADN

    Comenzará su masificación en coches premium, y tal vez uno que otro generalista que quiera presumir ser el primero. Eventualmente llegará a la enorme mayoría del parque automotriz, pero creo que marcas low cost tardarán mucho en incorporarlo, al menos de serie pues sus espejos laterales se regulan y repliegan manualmente y con palanquita, sistema menos costoso que una cámara, interfaz y pantalla.

    Hoy dia espejos laterales ya incorporan toda clase de sistemas electrónicos para regularlos desde el interior, como dice F(Clemente)1, ya tienen cámaras para reducir el punto ciego.
    Coches como el Saleen S7 hace años abandonaron el espejo retrovisor por una cámara, yo creo que ya dándose un paso como este poco a poco se irá avanzando en este punto.

  • Jose Anton

    Que se quiten ya…. pero que no dejen el espejo central que ocupa “”medio”” parabrisas ya……Una pantalla a lo “Clase E’16” solo para visión trasera y lateral….

    • rog

      Me has hecho pensar en que, efectivamente, no son pocas las veces en las que hecho en falta ese trozo de parabrisas que me “roba” el espejo central…
      ¿y que tal la misma idea de la primera imagen del artículo pero encima del cuadro de instrumentos, por ejemplo?

  • Michael Sadler

    I have a reversing camera on my Polo. Here in England, with typical winter weather, it gets too dirty to be any use after just a few kilometres – and I then use my mirrors to reverse. Something will have to be done to keep any cameras clean. Why is an inglesito writing here? Because diariomotor is the best motoring website, better than anything in England!