9 detalles del Alfa Romeo 4C Spider que amarás odiar

Sergio Álvarez  |  @sergioalvarez88  | 

El Alfa Romeo 4C Spider es un coche muy especial. Posiblemente el más especial de cualquier marca generalista y una buena parte de las premium. Es un coche como ya no quedan, un coche que tiene como rival más cercano a un Lotus Exige que a un Porsche 718 Boxster. La practicidad no es su fuerte, y suple su falta de equipamiento y confort con una personalidad abrumadora, con un torrente de sensaciones que ya no creíamos posible. Tras haberlo probado, os revelamos 9 detalles, 9 peculiaridades del Alfa Romeo 4C Spider que amarás odiar.

1) Un maletero ridículo

La capota del Alfa Romeo 4C Spider es manual, y sólo se puede dejar en el minúsculo maletero de 105 litros.

El maletero del Alfa Romeo 4C Spider tiene la friolera de 105 litros de capacidad. Es el único espacio del coche donde es posible dejar algún efecto personal, pero está parcialmente ocupado por la funda del coche, la documentación y otros accesorios, como los triángulos. Tendrás suerte si consigues meter en él una maleta de cabina. Dicho sea de paso, en la versión Spider, es el único lugar del coche donde es posible dejar la capota. ¿Había dicho que este maletero no está situado en la parte delantera del coche?

alfa-romeo-4c-detalles-8-mdm

El capó delantero no se abre, y para acceder al maletero trasero - situado tras el motor central - es necesario colocar una barra de soporte. Decir que su acceso es sencillo y cómodo es similar a afirmar que Donald Trump es un activista que trata de frenar el cambio climático: una gran mentira. En coches deportivos similares, el Porsche 718 Cayman es el rey: posee dos maleteros, uno en la parte delantera del coche, otro en la trasera. Estos dos maleteros poseen una capacidad combinada de unos 250 litros.

2) Ausencia de huecos portaobjetos interiores

Al sentarme en el coche dije... "voy a dejar el teléfono en algún lugar". ¿Sabéis donde se quedó mi teléfono? En el bolsillo del pantalón. Las puertas del Alfa Romeo 4C Spider no tienen hueco alguno y su guantera es un simple bolsillo acolchado frente al asiento del copiloto. Sí tiene dos huecos portabebidas, en los que cualquier lata saldrá volando y tus llaves de casa apenas entran. Entre los dos asientos delanteros, pegado al travesaño trasero del monocasco, hay un pequeño hueco con tapa, suficiente para poco más que la documentación.

alfa-romeo-4c-detalles-4-mdm

3) Esa radio Alpine

La radio Alpine tiene manos libres Bluetooth, que fue imposible de sincronizar con mi teléfono Android.

¿Cuánto tiempo hace que no veis un coche con radio Alpine de serie? Sí, el equipo de infoentretenimiento del Alfa Romeo 4C Spider es una radio Alpine de un solo slot, similar a las que se pueden encontrar en cualquier centro comercial por menos de 200 euros. Aunque dispone de función manos libres Bluetooth - ¡qué gran avance! - fue incapaz de sincronizarse con mi teléfono, y sus entradas USB y auxiliar salen de un cable que asoma por la "guantera". Sí, es como si fuese una instalación de audio completamente casera.

El coche tiene sólamente cuatro altavoces, con un sonido de baja calidad. Realmente es un coche que podría venderse perfectamente sin equipo de sonido, porque es completamente inútil. Lo cual me lleva al siguiente punto.

alfa-romeo-4c-detalles-6-mdm

4) Total ausencia de aislamiento acústico

Y cuando digo total, es total. El monocasco de fibra de carbono del Alfa Romeo 4C Spider es lo único que se encuentra entre nosotros y los elementos. Cada piedrecilla que impacta en los bajos del coche provoca una serenata, el aire sacude el habitáculo provocando infinitos ruidos aerodinámicos, el murmullo de los neumáticos taladrará tus oídos. El sonido del motor y el escape es maravilloso en dosis moderadas, pero tras 500 km en el interior del coche, se asemeja más a una tortura china muy bien pensada.

5) Calidades más que flojas

Los controles de climatización parecen sacados de una carretilla elevadora, no de un coche de 80.000 euros.

No esperes buenos acabados en el Alfa Romeo 4C Spider. Aunque el salpicadero está recubierto de cuero sintético y el volante tiene un buen tacto, el resto de piezas parecen sacadas de un Fiat Punto de los años 90. Sus calidades y ajustes son desastrosos, especialmente en los mandos de la climatización. ¿Hace cuantos años que no veías un control parecido para activar la recirculación de aire? Hasta un Dacia Sandero lo hace mejor. El mando del control de velocidad lo vi por última vez en un Fiat Punto, hace más de 5 años.

alfa-romeo-4c-detalles-5-mdm

6) Acceso y egreso complicados

El marco del chasis monocasco de fibra de carbono del Alfa Romeo 4C Spider es bastante grueso. Es una tónica habitual en coches con este tipo de chasis, como el BMW i8 o el McLaren 650S. El problema es que las puertas son pequeñas y el coche no llega a los 4 metros de distancia. Como vamos sentados prácticamente en el suelo, hay que hacer contorsionismo para entrar y salir del coche. Es especialmente complicado si mides más de 1,80 metros y te sobran unos cuantos kilos, como es el caso de un servidor.

alfa-romeo-4c-detalles-3-mdm

7) Ausencia de dirección asistida

Las maniobras de aparcamiento son un suplicio a bordo del Alfa Romeo 4C Spider.

El Alfa Romeo 4C Spider no tiene dirección asistida. La dirección sin asistencia desapareció en los años 90, incluso en los coches más básicos del mercado, como era entonces el Fiat Seicento. La dirección "resistida" del Alfa Romeo 4C Spider nos ofrece un torrente de sensaciones sin igual en conducción deportiva, pero en el día a día puede llegar a resultar un suplicio. Aunque el coche es ligero y corto, las maniobras de aparcamiento no son agradables. Te hará sudar, incluso dejando que el coche se mueva ligeramente mientras giras el volante.

8) El diseño de su volante

A nadie le gusta el diseño del volante del Alfa Romeo 4C o 4C Spider. ¿Un volante de dos palos en un deportivo de pura cepa? Los volantes de dos palos quedan bien en coches de ultra lujo o en los Citroën de los años 80, no en un pura sangre italiano. Además, el volante tiene un aro excesivamente grueso para mi gusto y los palos del volante son demasiado anchos. Tienen una razón de ser - empujar el volante, carente de asistencia al giro - pero posiblemente había soluciones mucho más elegantes y prácticas.

alfa-romeo-4c-detalles-2-mdm

Tampoco termino de ver la posición y el tamaño de las levas, relativamente pequeñas y de un material plástico anodino. Ya que estamos ante un coche de casi 80.000 euros, unas levas mecanizadas en aluminio habrían sido un buen detalle.

9) Una confusa caja de cambios

¿Dónde ha quedado el clásico P-R-N-D de cualquier coche automático? La caja de cambios TCT de doble embrague del Alfa Romeo 4C Spider tiene un funcionamiento convencional, pero es confusa cuando se conduce el coche por primera vez. El botón "1" es el equivalente a un "D" en otras cajas automáticas, y el botón "A/M" alterna entre los modos manual y automático de la caja de cambios. No hay botón de párking. Para estacionar el vehículo adecuadamente se debe poner el coche en punto muerto ("N") y activar el freno de estacionamiento.

¿Y sabéis qué? Ninguna de estas consideraciones prácticas importa. Todos los que hemos probado el Alfa Romeo 4C Spider nos lo compraríamos sin dudarlo un solo momento - si tuviésemos los 79.550 euros que hacen falta para llevárselo a casa, claro está. Es un coche en el que lo práctico pasa al segundo plano. Un coche plagado de imperfecciones, que al mismo tiempo, le confieren una personalidad única. Es sin duda, de entre todos los coches que he conducido en este 2016, el que más me ha impresionado.

alfa-romeo-4c-detalles-7-mdm

En Diariomotor:

Lee a continuación: 4 coches que aún aceleran mi pulso y me hacen creer en el futuro de la conducción

Ver todos los comentarios 24