CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Renault

4 MIN

La Renault de Luca de Meo no quiere vender más coches, sino ganar más dinero por cada coche

José Luis Gómez | @jlgomez1995 | 17 Ene 2021
Nueva Gama Estrategia Renault
Nueva Gama Estrategia Renault

Hoy nos presentaba Luca de Meo, el recientemente estrenado Director General del Grupo Renault, la estrategia a seguir para los próximos años en un plan llamado "Renaulution". De todos esos anuncios quizá nos hayamos quedado con el resurgimiento del Renault 5, el adiós definitivo al diésel o la colaboración entre Alpine y Lotus para desarrollar un prometedor deportivo eléctrico. Sin embargo, tras estas estas noticias con tanta pompa, también se esconde una clara reestructuración que pasa por ajustarse el cinturón hacia una mayor rentabilidad.

"Ganar más dinero por coche, no vender más coches"

El pilar fundamental de esa estrategia es aumentar el beneficio total mediante una mayor rentabilidad, por lo que el nuevo Grupo Renault no perseguiría en ningún momento calificativos como "la marca o el modelo más vendido", confirmándose esto cuando De Meo dice "pasaremos de ser una empresa automovilística que utiliza tecnología a ser una empresa de tecnología que utiliza automóviles". Prueba de ello es que la cuarta marca que se une a Renault, Alpine y Dacia, Mobilize, y que debería representar en 2030 el 20 % de los ingresos del Grupo, en realidad es una compañía de movilidad cero emisiones que puede trabajar perfectamente con otras firmas fuera de la Alianza, y que además, dicho de una forma sencilla, aprovecha la infraestructura de Renault para construirse los 4 vehículos que van a necesitar para ello.

Para conseguir esa mayor rentabilidad son dos las actuaciones que se van a poner en marcha: reducción y estandarización a nivel de producción y cuatro marcas perfectamente segmentadas.

Menos plataformas y menos motorizaciones

El primer camino para llegar a esa reducción de costes no es nuevo en la industria, y puede decirse que el Grupo Volkswagen es todo un experto en ello con su plataforma modular MQB sobre la que se construye la inmensa mayoría de sus modelos. Así pues, el Grupo Renault reducirá el número de plataformas y motorizaciones.

Por tanto, este adiós al diésel y hola a la electrificación, no sólo viene motivado por el cumplimiento de las normativas medioambientales, sino también por una reducción de variables. De esta forma, se pasa de las actuales 8 familias de motores a sólo 4: un gasolina modular en versiones micro híbridas, híbridas e híbridas enchufables, un diésel pensado para la gama de furgonetas comerciales y finalmente un tren motopropulsor eléctrico y otro de pila de hidrógeno, quizá con la vista puesta al transporte profesional por carretera a medio plazo.

Además, también se reducen el número de plataformas, uno de los aspectos donde más dinero invierten las más marcas, o como dice Luca de Meo, se hará un "uso racional de las plataformas", pasando de 6 a 3, algo que también es posible por esa simplificación del abanico mecánico. Por ejemplo, Lada-Dacia pasarán de usar 4 plataformas a sólo una, y de 18 carrocerías a 11.


(Imagen del Dacia Bigster)

Finalmente, y no menos llamativo, también se pretende disminuir la capacidad de producción, pero aumentar el grado de aprovechamiento de las fábricas. De esta forma, de la actual capacidad de 3,9 millones de unidades y 70 % de aprovechamiento, se espera que para 2025 se baje hasta las 3,1 millones de unidades (recordemos que el objetivo es ganar más dinero por coche, no vender más coches), y subir ese aprovechamiento hasta el 120 %.

Cada marca, a su público y mercado

El otro punto clave para esa mayor rentabilidad nos lo encontramos en una mayor focalización de cada marca, la cual irá destinada a un nicho de mercado específico. Así pues, esa mayor rentabilidad se conseguirá especialmente por medio de los vehículos eléctricos de Renault, y sobre todo de Alpine, la cual aportará un componente adicional en formato premium y deportivo, es decir, se repite la fórmula del binomio Fiat y Abarth, y sobre todo, SEAT y CUPRA.

¿Cómo se traducen esos cambios a euros?

Aunque son cifras macroscópicas que todos nosotros se nos escapan un poco, con toda esta estrategia se pretende que para el 2023 se aumente el margen operacional hasta unos 3.000 millones de euros, y de 5.000 para 2025. Asimismo, también se reducirán los costes fijos en 3.000 millones de euros para 2025, y los costes variables en 600 €/vehículo para 2023.