Nadando contracorriente: ¿Es el mejor momento para comprar un coche diésel usado? (+Vídeo)

 |  @ClaveroD  | 

Son malos tiempos para comprar un coche diésel, especialmente si es de segunda mano… ¿seguro? No cabe la menor duda de que el motor de combustión interna, diésel y gasolina, tiene fecha de caducidad y cada vez estamos más cerca de ella con la puesta en marcha de regulaciones y leyes que penalizan su uso, pero el fin del diésel está aún lejos, por lo que existen aún bastantes razones para comprar un coche alimentado por gasóleo. Ya no es el combustible apto para todo y para todos, pero en nuestro último análisis en vídeo te descubrimos por qué estamos en el mejor momento para adquirir un coche diésel usado.

La devaluación de los coches diésel se ha incrementado y ello está provocando la aparición de ofertas muy interesantes

Diésel y usado: por qué comprar un coche así y ahora

La fobia al diésel ha provocado que las ventas de coches diésel, tanto nuevo como usado, hayan caída de forma drástica en 2018. Los movimientos políticos y los globos sonda lanzados por diferentes administraciones a nivel estatal y europeo han provocado que el mercado empiece a buscar alternativas al gasóleo, sin embargo, la realidad es bastante diferente y la histeria colectiva esconde lo que en realidad es una transición que aún tomará bastante tiempo. Sí, el coche diésel está visto para sentencia, pero a no ser que estés barajando la idea de comprar un coche realmente antiguo, todavía puedes sacar un gran provecho de sus posibilidades.

En primer lugar, si estás barajando la posibilidad de comprar un coche diésel es que una de tus primeras necesidades será la de conseguir un bajo coste por kilómetro. A día de hoy, y tras nuestro análisis en vídeo de todas las alternativas al coche diésel, moverse usando gasóleo sigue saliento a cuenta. En un futuro a medio plazo se espera una mayor carga impositiva para el gasóleo – equiparación con la gasolina -, pero aún así su menor consumo seguirá ofreciendo un coste por kilómetro ajustado que ahora añade un precio de compra reducido. De este modo, si estás pensando en un coche de bajo precio para hacer bastantes kilómetros, no hay duda, es el mejor momento para comprar un coche diésel usado.

Con etiqueta “B”, aún mejor si es “C”

Aunque el mercado de segunda mano está plagado de coches diésel, puestos a escoger, lo mejor será que tu compra se centre únicamente en aquellos coches con etiqueta medioambiental, como mínimo B, pero si es C aún mejor. Incluso a lo largo de 2019 será cada vez más habitual ver coches diésel con etiqueta ECO gracias a la tecnología de propulsión semihíbrida. Ya te adelantamos que la oferta de coches con un distintivo y otro es amplia, aunque evidentemente los mejores precios están en los que están señalados con la “B” dada su mayor edad.

Las regulaciones que limitan la circulación de los coches sin etiqueta ya están en marcha como demuestra Madrid Central, por ello es importante adquirir un coche con etiqueta de emisiones. A futuro se espera que las zonas de bajas emisiones apoyadas en las etiquetas de emisiones se expandan más allá de las ciudades de Madrid y Barcelona, siendo por ello importante gozar del distintivo con la mejor calificación posible.

Coche de lujo a precio de derribo

Por último, aunque no por ello menos importante, a lo largo de 2018 el mercado de ocasión se ha poblado de coches diésel pertenecientes a fabricantes y segmentos premium. Hablamos de berlinas y grandes SUV en su mayoría, coches con precios bastante elevados en el momento de su primera compra, pero que ahora han sufrido una devaluación más acusada de lo normal debido a la incertidumbre que estamos viviendo. Sin duda es una muy buena oportunidad para acceder a ciertos modelos cuyos precios se han recortado de forma sensible para encontrar dueño lo antes posible. Una vez más, y aunque en este caso estemos hablando de una compra menos racional, lo ideal es que podamos comprar un coche con distintivo ambiental “B” o “C” para tener las máximas garantías en un futuro próximo.

Lee a continuación: Ni el mejor F1: así suenan 1.000 CV de coche hiperdeportivo a 11.000 revoluciones (+Vídeo)

Ver todos los comentarios 1
  • delabotaempinar

    Pues a ver, me ha tocado cambiar estos días un coche de 11 años, un Ford Focus diésel, Euro 4, que por desgracia, por un pequeño golpe ha tocado la punta del chasis, un coche similar de 2007 (con etiqueta B) por 2.200 euros, y aprovechar el antiguo (que sale algo más caro de reparar, por desgracia). Pero es que la alternativa si hubiera subido a unos 10.000 euros el presupuesto sería un Euro 6 de 2014. Lejos de Madrid y Barcelona, que es donde vivo, con distancias de 10-15-20 kilómetros para trabajar, viajes en carretera de al menos 150-200 kilómetros de distancia (o más) y un consumo muy ajustado, que salen algo más de 900 kilómetros por depósito (el ordenador del coche lo llevaba en 4,7 litros), la única alternativa viable sería un GLP, pero no merece la pena comprar un modelo de gasolina de esos años (2007, por hablar del mismo modelo) y convertirlo, es una inversión mucho mayor.
    Ahora, el tema de las etiquetas D… no lo veo como argumento para comprar un diésel a día de hoy, es asumir una situación hipotética que tal y como andan los gestores, no tiene por qué darse. Yo desde luego no me compraría un coche diésel nuevo ahora mismo, con las etiquetas ambientales vigentes, no existe un incentivo real para comprar un vehículo de este tipo.