Toyota Corolla 2019, a prueba: ¿es este nuevo compacto híbrido un coche emocionante? (+vídeo)

 |  @sergioalvarez88  | 

Acabamos de volver de Mallorca, a donde hemos acudido para probar el nuevo Toyota Corolla. El Toyota Corolla 2019 es un coche auténticamente global, una undécima generación de un mito del que se han vendido cerca de 50 millones de coches. Dicen que si hubiera que elegir el “coche promedio” del planeta, sería un Toyota Corolla de color blanco. Pero el Toyota Corolla 2019 tiene un objetivo muy ambicioso: dejar de ser un coche aburrido, para convertirse en un coche aspiracional, además del abanderado de la tecnología de propulsión híbrida de Toyota. Volvemos de Mallorca con respuestas para la pregunta que muchos os estaréis haciendo: ¿es este nuevo compacto híbrido, este Toyota Corolla, un coche emocionante y divertido?

Una plataforma global, tres carrocerías: hatchback, berlina y familiar

El Toyota Corolla 2019 se ofrecerá en tres sabores diferentes. Tres carrocerías con un nexo en común: la plataforma modular TNGA de Toyota, en su versión GA-C adaptada a coches compactos. Esta base común articula una carrocería compacta de cinco puertas, una versión sedán y una versión Touring Sport familiar. La versión de cinco puertas será la más popular en Europa y España, donde se espera que acapare el 65% de las ventas del modelo. Con respecto al Toyota Auris – al que el Toyota Corolla reemplaza – es un coche con un diseño mucho más pasional y agresivo, especialmente en esta versión compacta, cargada de músculo.

El Corolla familiar y el Corolla sedán son más comedidos y discretos que el compacto, llamativo y pintón.

Lo relevante no es el que el coche crezca 4 cm hasta los 4,37 metros, lo relevante es que el coche es 3 cm más ancho y 4 cm más bajo. Si a esto le sumamos una batalla 100 mm más larga, unos voladizos más cortos y un nuevo lenguaje de diseño, el resultado es un compacto con mucho más empaque. Personalmente me ha gustado el aspecto del nuevo Corolla, especialmente en su carrocería de cinco puertas. El frontal tiene unas ópticas LED de aspecto cuidado y sus pasos de rueda están bien marcados. La carrocería bitono con techo en color negro también lo diferencia de otros compactos – este acabado es un elemento opcional.

La forma del pilar C confiere a la zaga mucha carga visual, pero tiene como efecto secundario una visibilidad interior bastante mejorable. Los tubos de escape de sus versiones más potentes son simples embellecedores. La versión Touring Sport de carrocería familiar ha sido desarrollada por Toyota Motor Europe, y es la más práctica. Su batalla es 30 mm más larga que la del compacto, y crece hasta los 4,65 metros. Aún teniendo unas dimensiones exteriores contenidas y la necesidad de alojar las baterías del sistema híbrido, su maletero cubica unos impresionantes 581 litros de capacidad y podemos lograr una superficie de carga plana abatiendo sus asientos.

Las versiones híbridas de 2,0 litros y 180 CV sacrifican maletero a causa del mayor tamaño de sus baterías.

Es un coche cargado de ideas prácticas, con el objetivo de satisfacer a un cliente más familiar. Por su parte, el Toyota Corolla Sedán podría definirse como el verdugo del Toyota Avensis. Es una berlina compacta de corte más tradicional, con un diseño diferenciado, más orientado hacia un cliente tradicional o de empresa. Su frontal es más serio, y en su zaga cuenta con unos cromados discretos. Con 4,63 metros, se queda 2 cm por detrás del Touring Sport. En España, los Toyota Corolla se venderán únicamente con motorizaciones híbridas. La estrategia de Toyota es de dos motorizaciones híbridas, con potencias combinadas de 122 CV y 180 CV.

El motor de 122 CV es el mismo grupo motopropulsor híbrido que encontramos en los Toyota C-HR y Toyota Prius. Una mecánica con una puesta a punto adaptada a estos compactos, con un consumo medio homologado de sólo 3,3 l/100 km en los cinco puertas – según homologación NEDC. La gran novedad es el motor de 180 CV, un grupo híbrido en el que se combina un propulsor de gasolina de 2,0 litros y 150 CV con un motor eléctrico de 109 CV. Este híbrido potente es el con el que Toyota quiere atraer a los clientes que se comprarían un compacto gasolina o diésel de aspiraciones dinámicas y más de 150 CV. Es el motor con el que Toyota quiere dejar atrás la imagen de “electrodoméstico” que lastraba al Auris.

El Corolla Sedán solo estará disponible con el motor híbrido de 122 CV. Familiar y compacto podrán elegir entre versiones 125H y 180H.

A los mandos de un híbrido de 180 CV: ¿es una alternativa a compactos diésel y gasolina potentes?

Es hora de ponernos al volante de un Toyota Corolla Hybrid. El coche elegido por mi es un cinco puertas, un compacto equipado con el acabado Advance tope de gama y el motor híbrido más potente. El motor de 180 CV promete un 0 a 100 km/h de sólo 7,9 segundos, tres segundos menos que los Corolla equipados con el grupo híbrido de 122 CV. A pesar de sus prestaciones, sobre el papel promete un consumo medio de 3,7 l/100 km. Este sistema híbrido es de nuevo desarrollo, y por ello me sorprendió descubrir que su batería es de níquel-hidruro, a pesar de ser completamente nueva. ¿Por qué es importante? Porque en los Corolla con sistema híbrido de 122 CV, la batería es de iones de litio, con un packaging más compacto.

Al ser más compacta, el maletero de los Toyota Corolla hatchback de 122 CV es de 361 litros, frente a los 313 litros de la versión de 180 CV. Esta baja capacidad de maletero es uno de los pocos peros que se le pueden poner al Corolla de cinco plazas, además de un acceso mejorable a las plazas traseras: la forma del pilar C dificulta el acceso y egreso, y puede suponer un reto para pasajeros con movilidad reducida. Como os contamos en la vídeo-prueba, la anchura y espacio de las plazas traseras tampoco es sobresaliente, pese a haber ganado 48 mm de espacio para las rodillas. Pero en este momento es hora de ponerse en el puesto del conductor, y analizarlo antes de ponernos a rodar.

El maletero de los Toyota Corolla de cinco puertas y 180 CV tiene una capacidad escasa: 313 litros es una cifra muy por debajo de la media del segmento.

El puesto de conducción ha sido completamente rediseñado. En los hatchback el centro de gravedad es 10 mm más bajo, ya que los cinco puertas han sido diseñados con el mayor dinamismo en mente. La evolución con respecto al Toyota Auris es patente desde el momento en que nos sentamos en los asientos deportivos del Corolla. Las calidades han dado un salto de gigante, y prácticamente todos los plásticos que tocamos son blandos y suaves al tacto. Los ajustes son soberbios y solo echo de menos un plástico de mejor calidad en la zona del portabebidas. Según versiones, los tiradores de las puertas y algunas molduras están acabadas en plástico piano black, muy bonito, pero solo cuando está limpio.

Mención aparte merece la instrumentación, que combina algunas funciones analógicas con una pantalla TFT de 7”, en la que se muestra la información del ordenador de a bordo. Esta pantalla cuenta con varios círculos de contorno azul, círculos imbuidos en la pantalla que le dan un aspecto muy futurista y ordenan la información presentada de forma intuitiva. Un detalle que nos gusta mucho. La unidad probada lleva Head-Up Display pero Toyota ha decidido que en España no será posible encargar esta opción – al igual que tampoco será posible equipar la nueva suspensión adaptativa. El sistema de infotainment está articulado en una pantalla de 8”, de excelente visibilidad, situada en la “presidencia” de la consola central.

Su sistema de infotainment Toyota Touch 2 es compatible con Apple CarPlay en EE.UU., pero no en Europa.

Basta de cháchara, es hora de conducir el nuevo Corolla híbrido. Lo primero que aprecio es un comportamiento mucho más natural del grupo híbrido. El coche responde de forma más natural al acelerador, y aunque se sigue produciendo cierta desconexión entre la aceleración y el régimen de giro – algo inherente al funcionamiento de su cambio eCVT – la sensación es mucho menos acusada que en otros híbridos de la marca. Si pisamos a fondo el régimen del motor aumenta a medida que lo hace la velocidad, tras el “subidón” de vueltas que se produce al hundir el pedal derecho. Y creedme, es un coche que gana velocidad muy rápidamente. No nos pega al asiento como lo haría un coche turbo de 200 CV, pero la sensación de aceleración es sorprendente.

Es un coche con el que nunca sientes que estás “vendido” ante un adelantamiento en carretera secundaria, y que incluso en recuperaciones es sorprendente. Pero… ¿es un coche divertido o no? La plataforma TNGA – un 60% más rigida -, su mayor ancho de vías y una nueva suspensión trasera independiente hacen que el coche vire mucho más plano en curvas, y sea ágil en los cambios de apoyo. Mantiene el aplomo ante cualquier bache en pleno apoyo y un buen compromiso entre comodidad y firmeza. Pero no llega a emocionarme. Es seguro y dinámico, pero no consigue incitarnos, no consigue que queramos levantarnos un domingo por la mañana para irnos a enlazar curvas. Y creo que gran parte de la culpa la tiene su dirección asistida.

Dinámicamente está a un mundo del Auris: es mucho más ágil y estable, además de más rápido.

Es una dirección que me ha parecido excesivamente filtrada y demasiado asistida, incluso en su modo de conducción Sport. Al no ofrecernos información de lo que pasa bajo las ruedas, no nos da confianza suficiente para buscar el límite de adherencia o leer la carretera con precisión. Reconozco que para el grueso de los clientes es un coche que responderá a la perfección en todo tipo de circunstancias, pero le falta un empujoncillo para enamorar a los más quemados. Ahora bien, sí es un coche que puede divertirnos, y mucho. Especialmente si jugamos a reducir sus consumos de combustible. El Toyota Corolla gamifica la eficiencia y nos anima a batir nuestras propias marcas de consumo.

Lo hace mediante un monitor de eficiencia, que puntúa nuestra conducción. Cuenta con la clásica barra de estado del sistema híbrido, que nos informa cuando nos salimos de una conducción “eco” y nos adentramos en la interesante pero ineficiente zona “power”. Si aprovechamos al máximo su sistema híbrido, acumulamos la mayor inercia posible y maximizamos el tiempo de circulación en modo eléctrico, el Corolla puede hacer consumos difíciles de creer. Consumos inferiores a los 4 litros a los 100 km en ciudad o en carreteras secundarias son posibles si nos lo proponemos, sin necesidad de ir “pisando huevos”. ¿Cuánta gasolina ha consumido nuestro Corolla de 180 CV en esta prueba?

Resulta divertido y gratificante tratar de reducir al máximo los consumos de este híbrido. Es una maravilla para amantes del hypermiling.

En autopista hemos rondado los 6 l/100 km al límite de la velocidad legal, y en carretera secundaria el consumo ha oscilado entre los 5 y los 5,5 l/100 km, sin especial cuidado con el pie derecho. En ciclos más cortos y circulación eminentemente urbana hemos logrado bajar de los cuatro litros. También he podido rodar con una versión sedán, equipada con el motor de 1,8 litros y 122 CV. Un motor que tiene una respuesta más lineal y natural, aunque mucho menos capaz a nivel prestacional. Una mecánica con la que fui directamente a consumos, conduciendo a un ritmo moderado: en una ruta interurbana de 90 km de carreteras secundarias y pocas elevaciones – penaliza consumos – logré firmar un consumo medio de sólo 3,6 l/100 km.

Precios y equipamiento del Toyota Corolla 2019

Los Toyota Corolla Hybrid 2019 ya están a la venta en la red española de concesionarios de Toyota. Hemos publicado en este artículo los precios del Toyota Corolla y en Qué Coche Me Compro puedes consultar la lista de equipamiento y mejores ofertas del Toyota Corolla. Simplemente quedaos con estas pinceladas: el Toyota Corolla más barato es un cinco puertas con motor 125H y acabado Active de acceso, un coche que tiene un precio en promoción de 20.850 euros. El sobreprecio de las versiones Sport Touring familiares es de 1.250 euros y de 1.600 euros en el caso de los Sedán – a igualdad de motorización y acabado. 2.350 euros es la diferencia de precio entre los 125H y los potentes 180H, a igualdad de carrocería y versión.

Las primeras entregas a los clientes – de todas las carrocerías y motorizaciones – tendrán lugar en marzo.

De serie todos los Corolla montan el Toyota Safety Sense: esta suite de seguridad activa incluye control de crucero adaptativo, frenada automática de emergencia, lectura de señales de tráfico y avisador de vehículos en punto muerto, además de un asistente de luces largas. Puede equipar un sistema de aparcamiento semi-automático, un control de crucero con función de arranque y parada o un sistema de mantenimiento de carril, así como un avisador de vehículos en punto muerto. En definitiva, un coche muy completo, y una propuesta sorprendentemente única en el segmento C: sus rivales más directos son los Hyundai Ioniq y KIA Niro, coches con un posicionamiento realmente diferente y prestaciones bastante inferiores.

Galería de fotos del Toyota Corolla 2019

Vídeo destacado del Toyota Corolla

Lee a continuación: El Toyota Corolla ya tiene precios: desde 21.150€ para el nuevo compacto híbrido japonés

El nuevo Toyota Corolla es un excelente sucesor del Auris al que mejora en diseño, presentación, calidad de acabados y posibilidades de equipamiento. Se ofrece exclusivamente con motores híbridos y siempre con una rica dotación de serie

Ver todos los comentarios 2
  • Alex_VLC

    Para la próxima prueba o cambiais de probador, o le dais un poco de Red Bull o nos quedamos fritos a mitad vídeo… Que aburrido.

  • ch460

    Un Corolla (el familiar) de más de 4,6m??!! definitivamente hemos perdido el norte en los coches en cuanto a medidas… Y eso de que «no es un coche emocionante pero puede ser divertido en el sentido de jugar a que sea eficiente»???!!! Sólo te ha faltado decir que puede ser un coche muy divertido si te paras, sacas una videoconsola-portátil y te pones a jugar con ella………. A ese cambio automático le falta muuuucho para llegar a ser divertido (conduciendo).