CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

9 MIN

GLP, el truco para conseguir la etiqueta ECO en tu coche antiguo, y ahorrar en gasolina, por algo más de 1.500€

David Villarreal | @davidvillarreal
Glp Surtidor Repostar 2
Glp Surtidor Repostar 2

Contenido

En los últimos años cada vez son más los que buscan alternativas al diésel y la gasolina y, sobre todo, la tan preciada etiqueta ECO. Y no podemos culparlos. El comprador se ha encontrado en una situación en la que prima la incertidumbre y eso no ayuda cuando se trata de planificar el desembolso más importante, tras la vivienda, de la mayoría de las familias. Por suerte, cada vez existen más alternativas y ahí es donde entra el GLP.

El GLP no solo es una fórmula interesante y económica para comprar un coche con etiqueta ECO, sino también para transformar nuestro antiguo coche y hacer que consiga la etiqueta ECO. Adaptar un coche antiguo con GLP tiene un coste entre los 1.500€ y los 3.000€, en función del motor, el número de cilindros y el sistema escogido. De manera que la transformación no solo tiene la ventaja de conseguir la etiqueta ECO, sino también de poder amortizarla relativamente rápido, en función de los kilómetros que recorramos.

En esta guía trataremos de dar respuesta a las siguientes cuestiones. ¿Qué es el GLP? Y lo que es más importante. ¿Por qué es una alternativa perfecta al diésel? ¿Qué ventajas tiene?

¿Qué es el GLP?

GLP es el acrónimo de Gas Licuado del Petróleo, que también puedes encontrar bajo las siglas LPG, de su nombre en inglés, o incluso como autogás. No vamos a entrar en explicaciones demasiado técnicas, pero sí decir que se trata de una combinación de gases licuados obtenidos en el refinado del gas natural y el petróleo.

Lo importante es que asumamos los siguientes conceptos. El precio de repostar GLP es significativamente más bajo que la gasolina. Adaptar un motor de gasolina a GLP es relativamente económico y sencillo. Y los coches a GLP tienen un tratamiento especial, como recibir etiqueta ECO.

GLP son las siglas de gas licuado del petróleo, y el precio de su repostaje es significativamente más bajo que el de la gasolina

¿Cómo funciona un motor a GLP? ¿Qué significa bifuel?

Ilustración que muestra los componentes de una adaptación a GLP.

El funcionamiento de un motor a GLP no es diferente al de cualquier motor de gasolina, por eso la adaptación a GLP es tan sencilla y por eso nos referimos a los coches que funcionan con GLP como bifuel. Bifuel significa que estos motores funcionan indistintamente con GLP o gasolina. No obstante, lo óptimo, y lo más económico, es aprovechar al máximo el GLP y reducir el consumo de gasolina al mínimo indispensable, y a situaciones en las que no tengamos más opciones. Precisamente porque el coste por kilómetro circulando en GLP será inferior en todos los casos a circular empleando gasolina.

En el momento de elaborar este artículo el precio medio del litro de gasolina de 95 octanos se situaba sobre los 1,6€ y el del gasóleo estaba próximo a los 1,7€, mientras que el GLP se situaba en 1,01€/litro.

Un coche a GLP, incluya la adaptación al comprarlo nuevo, o se adapte posteriormente, incluye un depósito de gas, que generalmente se instala en el maletero. También incorpora la correspondiente boca para repostar el gas y unos conductos que se dirigen hacia el motor y que conmutan la entrada de gas licuado, o de gasolina.

Cuando hablamos de coches a GLP nos referimos generalmente a coches bi-fuel, capaces de funcionar indistintamente con gasolina o GLP

¿Dónde y cómo puedo repostar GLP?

A pesar de que en España el GLP no ha tenido tanto éxito como en otros países, como Italia, o Polonia, donde está muy extendido, existe una red muy amplia de estaciones de servicio que suministran GLP. A diferencia del GNC - del que os hablaremos más tarde - el GLP puede encontrarse en una o varias estaciones de servicio en todas las ciudades españolas, y en municipios de cierto tamaño.

En España hay más de 10.000 estaciones de servicio que sirven gasolina de 95 octanos y más de 11.000 en las que repostar gasóleo. Las estaciones en las que se puede repostar GLP en el momento de elaborar este artículo son 854.

El repostaje del GLP no es mucho más complejo que el de la gasolina. Al estar presurizado el depósito, el repostaje de GLP se practica con un conector especial, y un adaptador que hemos de conectar entre la boca del depósito y la manguera de la estación de servicio. No obstante, el procedimiento de repostaje tampoco entraña mayores peligros que los existentes en el repostaje de cualquier combustible.

El GLP puede repostarse en muchas estaciones de servicio, contando con una red de distribución realmente extensa

¿Qué diferencia existe entre GLP y GNC?

Ilustración que muestra los componentes de una adaptación a GNC y su parecido con la adaptación a GLP.

En los últimos años se han promocionado dos tecnologías, el GLP y el GNC. En esencia, ambas son muy parecidas. GNC es al acrónimo de gas natural comprimido. Marcas como SEAT y el Grupo Volkswagen han apostado por el GNC, mientras que otras, como Dacia, Renault, Fiat y Opel han hecho lo propio por el GLP. Técnicamente, existen ciertas diferencias entre GNC y GLP, empezando por su almacenamiento y el estado en que se encuentra el combustible.

No obstante, el apartado técnico no implica ningún factor que deba influirnos a la hora de escoger uno u otro, tanto como el uso práctico que podamos hacer de ellos. Pero la realidad es que la red de distribución de GLP gana por goleada en número de estaciones de servicio y puntos de repostaje a la red de distribución de GNC.

La elección del GLP es apta para cualquier conductor que viva en una ciudad española. La elección del GNC ya depende de utilizar el coche en ciudades que cuenten con estaciones de repostaje de GNC en nuestra ciudad y asumir que fuera de ellas habrá que planificarse bien, o utilizar gasolina, renunciando a las ventajas del gas. En los últimos años, por si no fuera poco, ha surgido un problema añadido para el GNC, cuyos precios se han elevado muy por encima de los de la propia gasolina, haciendo que deje de ser viable y recomendable.

¿Es una buena idea adaptar mi coche a GLP?

Ejemplo de depósito de GLP, situado en el doble fondo del maletero.

Si disponemos de un coche de gasolina, la adaptación a GLP es relativamente sencilla y, sobre todo, económica, lo que nos lleva a amortizar la inversión relativamente rápido. Es posible adaptar un coche de gasolina a GLP con un presupuesto entre 1.500€ y 3.000€, en función del motor (a más cilindros y mayor complejidad, mayor será el presupuesto de la adaptación), el sistema escogido, o el tamaño del depósito. Si nos atenemos a los costes de la adaptación, en el entorno de los 1.500 kilómetros, no es sorprendente con que nos encontremos con que la inversión está amortizada en 50.000 o 60.000 kilómetros.

A nivel técnico, la adaptación comprende pocos cambios en la mecánica, más allá de las canalizaciones que llevan el gas hasta el motor, y el sistema que conmuta entre gasolina y gas. El cambio más importante de una adaptación a GLP pasa por instalar un depósito de gas adicional, que habitualmente se sitúa en el lugar de la rueda de repuesto, bajo el doble fondo del maletero. Por lo tanto, implica renunciar a la rueda de repuesto y emplear en su lugar un kit de reparación de pinchazos.

La etiqueta ECO en los coches a GLP

Una de las ventajas más importantes de los coches que emplean GLP, y la razón por la cual han ganado popularidad en los últimos años, es que reciben la etiqueta ECO. La etiqueta ECO supone ventajas varias, como acceder a áreas restringidas al tráfico en ciudades como Madrid, y otras bonificaciones, por ejemplo en la tarifa de los parquímetros. La etiqueta ECO equipara a un coche a GLP con un híbrido, también permite a coches antiguos recibir la etiqueta ECO.

A pesar de que la contribución medioambiental del GLP sigue estando discutida, la realidad actual, y en el futuro, del GLP, es la de seguir empleando la etiqueta ECO. La DGT no tiene previsto revisar el etiquetado actual y los privilegios del GLP y su etiqueta ECO no van a perderse.

La etiqueta ECO no solo se consigue al comprar un coche nuevo bifuel, con adaptación GLP de serie, ni tampoco únicamente al adaptar un coche de gasolina nuevo. Los coches de gasolina a partir de la Euro IV - los gasolina que hoy disponen de etiqueta B o C - también pueden adaptarse para recibir la etiqueta ECO.

Resumen de ventajas del GLP

  • Coste por kilómetro muy bajo, inferior a gasolina, y diésel
  • Etiqueta ECO, que implica otras ventajas, como acceder a zonas restringidas al tráfico por etiqueta medioambiental
  • Conversión relativamente sencilla
  • La conversión de un coche a GLP no es cara y se amortiza relativamente rápido
  • Una red de distribución de GLP amplia, mayor que la red de GNC

Inconvenientes del GLP

  • Perder espacio en el maletero, como mínimo el espacio para una rueda de repuesto
  • La red de distribución de GLP no es tan amplia como la de surtidores de gasolina o diésel
  • Para aprovechar las ventajas del GLP en viajes de larga distancia tendremos que anticiparnos y buscar surtidores de GLP