Volkswagen Golf GTI contra Volkswagen Scirocco 2.0 TSI, pelea entre hermanos (II)

Había llegado el momento de darle un poquito de caña e intentar sacarle los colores al Scirocco… El coche se siente más que rápido, muy competente, y se mantiene de manera brillante en la carretera. Empuja lo suficiente como para tener que sujetar el volante con fuerza, además la respuesta del acelerador es rápida y sin retraso en la entrada del turbo. Los frenos tienen buen tacto y tanto las aceleraciones como las recuperaciones son excelentes. Se siente algo áspero en los bordes, poco flexible pero reactivo.

Por una parte, el eje delantero pierde a veces un poco de tracción, pero mantiene la dirección, y el eje trasero es muy ágil, y tiene gracia, porque con ese “pedazo de culo”, en las curvas se manifiesta algo juguetón y se insinúa preguntándote si quieres jugar un poco, pero siempre sin llegar a comprometerte. Además el ESP tiene una configuración más deportiva que en otros modelos de la marca, y te permite jugar un poco, lo que hace que el coche sea pura adrenalina. El volante gestiona una dirección muy precisa y la parte inferior, levemente achatada, no dificulta para nada su manejo.

El sonido es increíble: esta versión 2.0 TSI equipa de serie un par de tubos de escape cromados con una cosa que los de Volkswagen llaman “generador de sonidos”, y ¡no veas lo que genera! Una hora después, llegué al circuito de Jerez, donde se estaba llevando a cabo el RaceTour de Volkswagen. Allí estaban los Volkswagen Golf GTI –y algunos Golf GTD- alineados perfectamente en la zona de boxes. Excepcionalmente, iba a poder dar unas cuantas vueltas más con los GTI que la gente que acudía al RaceTour, para poder exprimirlo un poco e intentar diferenciarlo de su hermano.

Volkswagen Scirocco 2.0 TSI, pelea entre hermanos (II)" src="https://www.diariomotor.com/imagenes/picscache/750x/gti-vs-scirocco-2-3_750x.jpg" alt="Volkswagen Golf GTI contra Volkswagen Scirocco 2.0 TSI, pelea entre hermanos (II)" />

Con este Volkswagen Golf GTI, han reemplazado uno de los GTI más exitosos de la historia, y por eso debían crear un coche con carácter; porque GTI son más que unas siglas, es un fenómeno, un coche perfecto que desata pasiones y del cual se han vendido más de 1.7 millones de unidades. Lleva el mismo motor que el Scirocco, de cuatro cilindros y tracción delantera, pero esta nueva variante produce 11 caballos más. Personalmente no he notado ninguna diferencia, ya que no da la sensación de rendir mucho más. Esto aparece bien reflejado en los datos numéricos, ya que da el mismo par – 280 Nm – y acelera de 0-100 en 0.3 segundos menos, y sólo 3 km/h más de velocidad punta; lo que supone una diferencia imperceptible.

Por lo menos, si optas por comprarte un GTI, puedes presumir de ser más ecológico que si adquieres el Scirocco, ya que el motor ofrece una tasa de emisiones de CO2 de sólo 170 g/km (2g/km menos que el Scirocco). El chasis ha sufrido pequeñísimas modificaciones con respecto al de la 5ª generación del Golf, porque ya era difícil de mejorar. Cuando nos acercamos a él, nos percatamos que tiene una línea más aguda, más delgada y algo más ligera que su antecesor. Todo tiene un diseño completamente nuevo: la parrilla, los parachoques, el interior de los faros…

El frontal es calcado al del Scirocco, y la parrilla, de color negro, parece más amplia e incluye un ribete con las dos líneas de color rojas características. Monta las mismas llantas opcionales de 18’ – Detroit de 590€ – con pinzas pintadas en rojo que la generación anterior –una pena que las pinzas del Scirocco no estén pintadas así-. Por lo visto, a los ingenieros no se les ha ocurrido un diseño mejor para las llantas, cosa que me parece un gran acierto. La parte trasera también tiene un diseño inconfundible con pilotos oscurecidos y con un gran difusor que le proporciona apoyo al eje y en cuyos extremos se han integrado el par de tubos de escape cromados.

El equipamiento de serie es similar al del Scirocco y el interior es exactamente el mismo: mismo volante – aunque con costuras en rojo – mismo navegador con pantalla táctil, mismo climatizador y un montón de airbags… en general están bien esculpidos, son elegantes y transmiten cierta superioridad que otros coches de la clase. Por supuesto, lo que el Scirocco no incorpora son los asientos con tela escocesa tipo “Nico”, ni la opción de instalar cámara de visión trasera por 835€. La posición de conducción es un poco diferente: en el Golf es algo más elevada, pero igualmente deportiva y en el cupé te sientas un poco más atrás en la batalla.

“Idiotas” pensará Jeremy Clarkson cuando le comenten que el ESP de ambos coches no se puede desconectar y que el GTI incorpora un “diferencial electrónico de deslizamiento limitado”, denominado XDS, una ampliación más del ESP, que proporciona presión a la rueda interior delantera en curva para evitar que patine y así – técnicamente – mejorar la tracción y reducir el subviraje.

La unidad que usamos montaba el cambio secuencial DSG de seis velocidades. Anteriormente había podido probar otro GTI con cambio DSG y me había gustado bastante. Este tipo de cambio – opcional con sobreprecio de 1.790€ – está muy conseguido y es bastante rápido y preciso por lo que puedes cambiar de marcha con el acelerador pisado a fondo que engranará perfectamente sin tirones. Funciona con un doble embrague y puede actuar en tres modos: Dynamic, Sport y Manual.

En Dynamic y Sport, funciona de manera automática y sólo cambia la programación a la que el coche asciende o desciende de marcha y en la posición manual puedes usar las levas detrás del volante o tocar el pomo de la palanca para cambiar. A mi gusto, las levas son un tanto pequeñas y si hubiese podido habría instalado unas más grandes como las que usan los Ferrari.

Volkswagen Golf GTI contra Volkswagen Scirocco 2.0 TSI

En Diariomotor: Volkswagen Golf GTI contra Volkswagen Scirocco 2.0 TSI, pelea entre hermanos (I) | Volkswagen Golf GTI contra Volkswagen Scirocco 2.0 TSI, pelea entre hermanos (III) | Volkswagen Scirocco | Volkswagen Golf GTI

Lee a continuación: Volkswagen Golf GTI contra Volkswagen Scirocco 2.0 TSI, pelea entre hermanos (I)

El Volkswagen Scirocco es un compacto con línea deportiva, del tamaño de un Golf, con cuatro plazas. En agosto 2014 ha sufrido una renovación estética, mejora en equipamientos y actualización de motores, pero sigue siendo el "mismo" que se lanzó en 2008.

Ver todos los comentarios 10

El Volkswagen Scirocco es un compacto con línea deportiva, del tamaño de un Golf, con cuatro plazas. En agosto 2014 ha sufrido una renovación estética, mejora en equipamientos y actualización de motores, pero sigue siendo el "mismo" que se lanzó en 2008.