Volkswagen Golf GTI contra Volkswagen Scirocco 2.0 TSI, pelea entre hermanos (III)

Pepe Giménez  |  @pgimenezvilchez  | 

Nada más empezar a conducir el Volkswagen Golf GTI, me doy cuenta que es diferente respecto al Scirocco, ¡menos mal!, tenía miedo de haberme montado en él y no haberlo podido distinguir de su hermano. A primera vista, algunas diferencias son notables y no todas ellas favorecen al GTI, aunque sea más nuevo. El GTI pisa la pista con entusiasmo, sube hasta las 7.000 vueltas con energía y un sonido medianamente interesante que no te llegará a poner los pelos de punta pero que tampoco está nada mal, y es que el escape del Golf es menos ronco que el del Scirocco.

A bajas vueltas es muy discreto, pero a partir de las 5.000 rpm es otra cosa, llegando al sonido perfecto en el corte. Si no le pisas al coche puedes morir de aburrimiento, y es que, a bajas vueltas el motor de ambos coches, se muestra muy lineal y demasiado tranquilo, teniendo en cuenta que el chasis está tan pulido y la entrega de potencia es algo suave.

En el asiento del copiloto me acompaña un tipo de Volkswagen que me cuenta las mil y una maravillas del GTI y su cambio DSG, al mismo tiempo que intenta instruirme en la conducción en circuito: “pisa el freno más tarde cuando entres a curva y ¡más fuerte!”, “no has aprovechado todo el piano”, “este cambio es lo mejor que hay”, “entra yaaa”… todo un lujo la verdad.

Volkswagen Scirocco 2.0 TSI, pelea entre hermanos (III)" src="https://www.diariomotor.com/imagenes/picscache/750x/prueba-golf-gti-circuito-3-2_750x.jpg" alt="Volkswagen Golf GTI contra Volkswagen Scirocco 2.0 TSI, pelea entre hermanos (III)" />

Así que intentamos forzar al animal, y empezamos a enlazar las curvas del Circuito de Jerez una tras otra, dejando que el coche ascienda sólo de marcha cuando llegue al corte y encargándonos únicamente de reducirlas en la entrada a curva. Primero tiendes a sobrestimar sus capacidades, porque observas que el coche es preciso ante una maniobra de cambio de dirección y esa precisión se traduce en confianza, que ayuda a crecerte como conductor, debida en parte a una dirección que informa en cualquier momento de la situación de la carrocería y a que la adherencia en el paso por curva es superior a la que puedas esperar.

Una cosa que me choca especialmente es que el Volkswagen Scirocco te transmite más información de la carretera, y en cambio, el Golf actúa como un colador y sólo te facilita parte de esa información. A la salida de curva, el Scirocco es más brusco y valiente, por dos motivos: primero porque el Golf pesa 20 kilos más, y segundo porque en el GTI se produce un retraso momentáneo a la salida de curva, probablemente causado por el XDS tratando de repartir la potencia. Especialmente, te das cuenta cuando entras en curvas cerradas, que es donde el bloqueo del diferencial trabaja a saco para impedir las pérdidas de motricidad.

Hace poco, Volkswagen hizo una encuesta a compradores de GTI’s y el resultado fue demoledor: el 84% de los compradores de GTI son hombres, el 60% están casados y la media de edad de compra del vehículo es a los 40 años. Por este motivo, creo que el GTI es un coche para gente más mayor, tiene una estética menos agresiva, una línea más conservadora y es más práctico, ¡tiene todo lo que un marido puede pedir a un coche!, sirve para llevar a los niños al colegio, un maletero amplio para irse de vacaciones a la playa, es seguro y además de todo esto, podrás volver a casa jugando a ser piloto.

En cambio, el Scirocco puede ser un coche para gente más joven, con una línea más deportiva, no tan anónima como la del GTI, con un carácter más de cupé y con un perfil de cliente distinto al del GTI, debido en parte a la cantidad de motores de acceso que ofrece la marca, con propulsores gasolina de 122 y 160 caballos y de gasoil de 140 y 170 caballos.

Hay gente que se empeña en comparar el GTI - o el Scirocco – con el Renault Mégane R26, con el nuevo Mégane RS o con el Ford Focus RS y que creen que Volkswagen debería haberlos exprimido un poco más y no haber construido un coche tan civilizado. Pero la policía no es tonta, porque han reservado la artillería pesada para el final, los han denominado Golf R y Scirocco R, y hasta dentro de algunas semanas no empezará su comercialización.

Si tenemos que llegar a una conclusión final, diría que no se puede describir lo que se disfruta en estos coches con exactitud, hay que sentarse dentro de ellos y conducirlos. Son coches que resultan tan divertidos como prácticos con una conducción muy excitante, ideales para los que necesitan un automóvil eficaz entre semana y un pequeño 911 los fines de semana para hacer escapadas.

Ambos son productos muy refinados, sobresalientes, con excelentes acabados y que podrían soportar mucha más potencia con pequeños cambios. Además, el motor de ambos es una joya, gasta poco, empuja muchísimo y ofrece sonidos de espanto; pero si tuviese que decidir, probablemente escogería el Scirocco, porque aunque es un poco menos práctico, es más llamativo, más personal, y la diferencia de precio no es tan grande, cuesta sólo 600€ más, y aunque hemos probado la versión de 200 caballos, desde hace poco, se puede pedir con el mismo motor de 211 caballos que monta el GTI.

Volkswagen Golf GTI contra Volkswagen Scirocco 2.0 TSI

En Diariomotor: Volkswagen Golf GTI contra Volkswagen Scirocco 2.0 TSI, pelea entre hermanos (I) | Volkswagen Golf GTI contra Volkswagen Scirocco 2.0 TSI, pelea entre hermanos (II) | Compactos deportivos: Honda Civic Type R, Volkswagen Golf GTI o Volkswagen Scirocco 2.0 TSI | Volkswagen Scirocco | Volkswagen Golf GTI

Lee a continuación: Volkswagen Golf GTI contra Volkswagen Scirocco 2.0 TSI, pelea entre hermanos (II)

El Volkswagen Scirocco es un compacto con línea deportiva, del tamaño de un Golf, con cuatro plazas. En agosto 2014 ha sufrido una renovación estética, mejora en equipamientos y actualización de motores, pero sigue siendo el "mismo" que se lanzó en 2008.

Ver todos los comentarios 16

El Volkswagen Scirocco es un compacto con línea deportiva, del tamaño de un Golf, con cuatro plazas. En agosto 2014 ha sufrido una renovación estética, mejora en equipamientos y actualización de motores, pero sigue siendo el "mismo" que se lanzó en 2008.