Dolores checos de cabeza, Skoda y Volkswagen

Sergio Álvarez  |  @sergioalvarez88  | 

Skoda comenzó su andadura en el lejano 1895, siendo una de las empresas más antiguas del sector. Desde sus inicios se estableció como una de las líderes entre los fabricantes de Europa del Este. Aunque pasó a control estatal debido al dominio soviético al otro lado del “telón de acero”, los resquicios de libertad le permitían desarrollar algún que otro deportivo e incluso permitirse algún escarceo en rallyes. Desde 1991 la empresa es propiedad del Grupo Volkswagen, dando un impresionante salto cualitativo desde entonces.

Quizá un salto demasiado grande, según el diario alemán Der Spiegel comenta. Por lo que parece hay ciertos problemas, ciertas incompatibilidades en el seno del Grupo Volkswagen, algo que ya nos olíamos desde hace bastante tiempo. Todo se resume en que Martin Winterkorn – CEO del Grupo – tiene cierto enfado con Skoda. Por una parte el presidente de Skoda cometió un error en el Salón de Ginebra que se paga caro en las altas esferas, confundir públicamente a Ferdinand Piech con Ferdinand Porsche.

Bastante tensión ha habido entre las familias Piech y Porsche, con compras sucesivas de acciones como para remover más ese avispero. Sin embargo, uno de los problema reales es la caída de beneficios de Skoda, que aún sigue siendo rentable. La marca ha visto reducidos sus beneficios de 2009 en más de un 50% con respecto al año anterior, por la crisis. No es ninguna novedad, pero Volkswagen ha tenido caídas de ventas superiores y sus beneficios no han caído tanto, una de las principales razones es la flexibilidad productiva.

Dolores checos de cabeza, Skoda y Volkswagen

Las fábricas de Volkswagen pueden en épocas de baja demanda mandar a los trabajadores a descansar debido a un sistema de compensación laboral que permite adelantar horas de descanso y periodos vacacionales. Las plantas checas de Skoda no pueden hacer eso, tienen una mayor rigidez productiva y unos costes fijos superiores, que implican un mayor coste de parar producción. Winterkorn quiso solucionar esto, pero hasta la fecha la delegación en el presidente de Skoda no ha surtido demasiado efecto.

El segundo y principal problema es que Skoda ha ganado demasiada calidad. Desde un principio se suponía que su misión era producir coches de acceso a la gama, baratos y sencillos. Seat se encargaría de dar el toque deportivo asequible, Volkswagen se encargaría del mercado generalista y Audi del premium. Adivinad quién se ha salido de su rol, aunque para bien del cliente. Efectivamente, Skoda, que ofrece productos de alta calidad a un precio que Volkswagen no puede igualar, y a quién roba ventas.

Se dice que la chispa que ha encendido una guerra corporativa interna fue una review de AutoBild Alemania en la que el Superb ganaba por goleada al Passat, ofreciendo un espacio interior superior, los mismos motores y unos ajustes y calidades al mismo nivel, todo ello por un precio algunos miles de euros inferior. El Superb tiene detalles únicos, como el portón del maletero que convierte al coche en un cuatro o en un cinco puertas y un paraguas integrado en las puertas: el otro coche que lo tiene es el Rolls-Royce Ghost.

Lógico que ganase la comparativa, pero eso a Volkswagen no le ha parecido bien. Para hacer coches con tanta calidad, Skoda les sube el sueldo a los empleados. Ello implica mayores costes de producción, pero los precios quedan a un nivel relativamente bajo. La conclusión son menores beneficios, que se unen a la baja flexibilidad productiva. El Passat tiene un mayor margen de beneficio, y si el Superb le roba ventas no hace falta tener muchas luces para darse cuenta de que a nivel global todo el Grupo gana menos.

Winterkorn debe dar autonomía a todas las marcas, pero debe impedir que se reduzca su diferenciación y canibalicen sus ventas. Es un trabajo complicado y podemos recordar otro caso, que llevado al extremo que terminó en bancarrota: General Motors. Por lo pronto, Skoda tendrá en otoño un nuevo presidente y se espera que “redirija” su rumbo en un futuro. Como podéis notar, al final no se trata de los coches, sino del complicado entramado económico atado en corto por los beneficios y el accionarado.

Vía: Spiegel | TTAC
Imágenes: OKA2
En Diariomotor: Récord de ventas para el Grupo Volkswagen en 2009 | El Grupo Volkswagen da luz verde a tres nuevos urbanos

Lee a continuación: Los países con mayor índice de motorización

Ver todos los comentarios 38