Saab y su pesadilla antes de navidad

 |  @davidvillarreal  | 

Cada vez existen menos esperanzas de que Saab pueda remontar el vuelo y librarse de su más que probable desaparición. La falta de acuerdo con General Motors hizo que se vieran abocados a la bancarrota y que a día de hoy los futuros inversores chinos, Pang Da y Youngman, ya hayan retirado sus ofertas resignándose a la crónica de una muerte anunciada. Si bien es cierto que Saab pasa por uno de sus peores momentos la situación ya se veía venir desde hace muchos años, probablemente desde hace varias generaciones y en los tiempos de la economía globalizada ni la nostalgia ni el recuerdo de una marca legendaria como esta son suficientes para subsistir.

No son pocos los que culparon a General Motors de la situación actual de Saab, pero lo cierto es que el declive de la marca habría empezado incluso mucho antes de que los de Detroit se hiciesen con el poder de la marca a finales de los años 80. Sin ir más lejos desde sus comienzos Saab ya mostró su incapacidad para competir en Europa sin establecer sinergías con otros fabricantes. En 1968 la llegada del Saab 99 supuso un soplo de aire fresco para los de Trollhättan, pero aún así ya en los años 70 y 80 tuvieron que aliarse con Alfa Romeo, Fiat y Lancia para compartir plataformas y tecnologías.

Durante más de 20 años bajo control de General Motors, Saab únicamente cosechó beneficios en 1994, 1995 y 2001.

En 1989 entraría General Motors con una inversión de 600 millones de dólares que les permitía hacerse con un 50% de la división de turismos de la empresa Saab-Scania y acaparar el 50% restante de manera progresiva a lo largo de la década de los 90. Una vez más General Motors vio la luz en el aprovechamiento de plataformas y tecnologías del grupo, empezando por el Saab 900 y la plataforma del Opel Vectra. No obstante hasta 1994 no llegarían los beneficios. De hecho la sección Saab únicamente lograría un resultado positivo en 1994, 1995 y 2001.

Durante más de dos décadas General Motors intentó, de forma infructuosa, obtener la rentabilidad económica que permitiera la subsistencia de Saab. Buena parte de sus esfuerzos se centraron en Estados Unidos estableciendo sinergías, incluso, con Subaru y cosechando muchas críticas al respecto.

La primera bancarrota ya se declaró antes de la navidad de 2008.

Así unos días antes de la navidad de 2008 se llegaría a un punto en el que General Motors expresaría sus intenciones de deshacerse de Saab. La solución escogida fue declarar una especie de bancarrota, o estado de administración según la legislación sueca, que permitiera la independencia momentánea de la marca para negociar con alguna de las firmas que ya se habían interesado por Saab. Fueron muchas las “novias” que les salieron a los de Trollhättan, pero las negociaciones con Koenigsegg y los chinos seguían sin fructificar y desesperados, desde Detroit anunciaban la fecha de defunción si no se llegaba a un acuerdo: 2010.

Por suerte el acuerdo llegaría de la mano de Swedish Automobiles. Contra todo pronóstico un fabricante artesanal holandés, Spyker, había puesto todo su empeño para hacerse con una marca que hasta ese momento había sido toda una carga para sus anteriores propietarios. Pero desde entonces las previsiones de ventas anuales establecidas inicialmente han tenido que ser revisadas a la baja, por supuesto, una y otra vez e incluso las factorías de la marca han permanecido cerradas durante meses por la falta de liquidez incluso para mantener los salarios del personal.

Fracasado el acuerdo, los chinos tratan de adquirir la plataforma Phoenix de Saab.

A día de hoy la situación no puede ser más delicada. Declarada la bancarrota los trabajadores y los inversores buscan una compensación. Fracasado el acuerdo con los chinos ahora el cierre de Saab está más cerca que nunca y algunos ya sólo piensan en aprovechar las “rebajas por cierre” para hacerse con lo mejor de la tecnología sueca y, quién sabe, tal vez resurgir la marca dentro de unos años cuando el panorama económico internacional se haya estabilizado.

¿Estaremos asistiendo al verdadero fin de Saab?

Fuente: China Daily | ForbesWikipedia
En Diariomotor: Saab entrará en suspensión de pagos y bancarrota | General Motors sigue sin dar su brazo a torcer en el caso Saab | Bank of China abre un claro en el oscuro nubarrón de Saab

Lee a continuación: Premios Diariomotor a lo mejor de 2011: tuning

  • Yeray

    Lo que no termino de entender es el porque tanto empeño en marear la perdiz… hace años esta condenada a desaparecer, que la cierren de una vez y que muera con dignidad… una autentica lastima por la gran cantidad de trabajadores, pero es la cruda realidad de una marca que no tiene futuro.

  • Anónimo

    No creo que esté acabada, al menos de momento. La marca Saab, sólo la marca, vale muchísimo! Es un nombre comercial con mucho poder, ya que, todo el mundo lo conoce, sabe a qué se dedica y qué tipo de coches hace, aunque no se vean por la calle. Ahora quebrarán, pero no dudo en que dentro de unos años aparezca de nuevo.

    Hace unos cuántos años ya, trabajé en una empresa de alquiler de coches, y tuve la oportunidad de conducir una gran variedad de coches, entre ellos un Saab. Y la impresión que me dió es que era un buen coche, pero después, viendo el precio, que no valía lo que costaba. Si te montabas en un generalista y después en el Saab, notabas un salto de calidad más que notable. Pero si depués posabas el culete en un Mercedes o Bmw, notabas que estos eran, sin duda alguna, superiores al Saab. No sabría decir porqué, simplemente era la sensación que me causó.

  • Crisvavi49

    me la suda,, en mi vista e visto un saab xD,, 
    no se si en latinoamerica se comercializan…

  • ramon

    ojala no desaparezca,a mi no me gustan mucho,pero es una gran marca