A lo grande: un Citroën 2CV limusina

Fran López  | 

¿Cuántas limusinas artesanales hemos visto a estas alturas, fabricadas sobre la base de los más diferentes modelos? Aunque los modelos de partida más apropiados suelen ser las grandes berlinas de lujo, incluso hasta existen, por extraño que pueda parecer, limusinas partiendo de un Audi R8 o de un Ferrari F40, por poner dos ejemplos de superdeportivos que en absoluto asociaríamos con este tipo de carrocería, relativamente popular en Estados Unidos, así como entre altos ejecutivos o algún que otro dictador dirigente político.

No hay más secreto que más chapa (así como paneles, en ocasiones procedentes de otras unidades del modelo original), ampliar la distancia entre ejes del chasis hasta extremos de auténtica locura y unas buenas soldaduras. Lo que se gana en impactar al personal se pierde en rigidez estructural, pero ese no es el objetivo que buscan las limusinas. Y aquí tenemos un caso de lo más curioso, realizado por una empresa profesional: el Citroën 2CV limusina.

Citroën 2CV limusina

La empresa holandesa Duckservice, especialista en los Citroën 2CV, ha construido esta unidad, para la que ha ampliado la distancia entre ejes considerablemente respecto al modelo original, necesitando de varias puertas de otros 2CV para poder darle forma. Además, la mayoría de sus componentes proceden también de otros 2CV, aunque adaptados. Por ejemplo, la suspensión es original del modelo, aunque duplicada tanto en el eje delantero como en el trasero para poder soportar el peso extra.

También se ha recurrido a piezas de otros modelos clásicos de Citroën, adaptando el cambio de un Citroën GS, por ejemplo. Y en su interior, este extra de espacio se aprovecha para montar el típico equipo, incluyendo asientos enfrentados, mesa, televisor, equipo de sonido o mueble bar. Lo más curioso de todo es que está homologada en Holanda para poder circular por carretera. Desde luego, el resultado no deja indiferente y seguro que la propia Citroën, cuando lo imaginó hace más de seis décadas como coche del pueblo con múltiple funcionalidad, nunca pensó que un modesto 2CV podría servir también como limusina…

Fuente: autoblog.nl
En Diariomotor: Baguette con spaghetti: Citroën 2CV + Ferrari F355 | Limusinas extravagantes a base de Ferrari F40 y Mercedes Clase E Estate | El Lancia Delta HF Integrale que quería ser limusina

Lee a continuación: LA Custom Coach prepara una limusina tomando como base a un Dodge Challenger SRT8

Ver todos los comentarios 9
  • Nemo

    Si ya el 2CV con la distancia entre ejes original rompia chasis, no quiero saber como lo hace esta limusina.

    • Nemo

      Eso si, este ni de reversa lo volcas!

  • EL MAS INCOGNITO

    EL COCHE PERFECTO PARA LA MUERTE BUSCARTE EN TU ULTIMO DIA DE VIDA!!

  • Rest

    Imagínate el clásico abuelete d pueblo con 5 copas más d anís dl mono, saliendo a las 18 h d la tasca en pleno mes d agosto, la cara q pondría al ver este 2CV, fliparíá totalmente, jajajajaja

  • Hek

    Ideal para pisarle en una carretera de montaña. Lastima que sea targa, de lo contrario la rigidez torsional no se hubiera resentido tanto.

  • Anónimo

    Joder, mola un quintal!!!!

  • X 2.0

    Pues tiene un diseño y trabajo de chapa muy bien hechos, está muy bien.

  • Pero a la primera persona que se le siente en medio lo dobla...

  • Pingback: Una citroneta… ¿limusina? - Bólido()