Vermú, un Porsche y Sébastien Loeb: el combinado perfecto

 |  @davidvillarreal  | 

Porsche y Martini regresan a los circuitos con motivo del 150 aniversario de la famosa destilería de bebidas alcohólicas, esencialmente vermú, también conocida por su legendario patrocinio automovilístico que se conserva hoy día con una de las decoraciones más evocadoras de la competición. La última aparición de Martini, relativamente discreta, la tuvimos hasta el año 2008 en la Scuderia Ferrari de Fórmula 1. Y digo discreta porque más allá del logo de Martini en el frontal del Ferrari 248 F1 y sus sucesores, la Scuderia no podía renunciar a su característico color rojo.

El legado de Martini y Porsche se remonta a 1968, aunque la gloria con mayúsculas llegaría en 1971, año en el que los Porsche 918 de Martini Racing y John Wyer – Gulf (otra de las decoraciones más bellas del mundo del motor) se mostraban intratables en el Circuit de La Sarthe, decidiéndose la victoria para los primeros. Porsche y Martini estarán de nuevo en el Circuito de Montmeló este fin de semana con motivo de la Porsche Mobil 1 Supercup, el campeonato monomarca sancionado por la FIA que acompaña en cada Gran Premio al Circo de la Fórmula 1. Y para completar este combinado perfecto Sébastien Loeb, el incombustible nueve veces campeón del World Rally Championship.

Curiosidad: En 1971 dos Porsche 917 estaban luchando por la victoria en Le Mans, uno vestido de Martini y otro de Gulf Racing (de la escudería John Wyer). El resultado: cruzaron primero y segundo la bandera a cuadros.

La decisión de retomar los emblemáticos colores de Martini y esas franja roja central flanqueada por franjas azules más estrechas, no nos pilla de sorpresa. El año pasado se presentaba oficialmente el Porsche 918 Spyder, un superdeportivo de calle, ataviado cual prototipo de Martini Racing. Por si no fuera poco los adhesivos de Martini se ofrecerán opcionalmente para aquellos clientes que estén dispuestos a invertir un buen dineral, en la edición especial Martini Racing Design.

Respecto a Sébastien Loeb se nos han acabado los calificativos. No contento con monopolizar el WRC durante la última década, el galo ha limitado su aparición en el campeonato internacional de rallys de la FIA a ciertas pruebas, carreras que por cierto sigue ganando como el último Rally de Argentina. También lo hemos visto ganando en la carrera de calificación del campeonato de la FIA GT al volante de un McLaren. A finales de junio tratará de batir el record de Rhys Millen en Pikes Peak.

Y este fin de semana, el pluriempleado piloto será el encargado de conducir el 911 GT3 Cup de Martini Racing que también competirá este año, aunque con otro piloto, en la carrera de Monza.

Fuente: Martini Racing
En Diariomotor: Porsche 911 GT3 Cup: nacido para el circuito

Lee a continuación: Porsche 911 Turbo: rey de reyes

Solicita tu oferta desde 109.091 €