El Honda CR-Z y el Insight dejan de comercializarse en España. Adiós a dos de los pioneros del híbrido para las masas

 |  @davidvillarreal  | 

Cada vez que nos deja un modelo que por unas u otras razones ha captado nuestra atención y nos ha gustado mucho, el equipo de Diariomotor no puede evitar sentir cierta tristeza. Eso es precisamente lo que nos sucedía cuando nos enterábamos que el Honda CR-Z acaba de cesar su comercialización en los concesionarios españoles. Honda había apostado quizás por un concepto demasiado atrevido, un coupé compacto pero de dimensiones muy reducidas, que limitaban sus plazas traseras hasta el punto de que este 2+2 era más bien un biplaza con dos plazas traseras de desahogo. Por no hablar de una mecánica tan peculiar como un sistema híbrido asociado a un cambio manual. Siempre pensamos que su chasis pedía a gritos un motor más potente con el que de verdad daría el do de pecho.

En lo que llevamos de año solo se han matriculado seis unidades de Insight y ocho de CR-Z. Pero la buena noticia para Honda es que este año crecerá con respecto a 2012 gracias al estreno del 1.6 i-DTEC de 120 CV.

A partir de este mes de octubre la gama Honda en España prescindirá del Honda CR-Z, pero también de otro híbrido – el Honda Insight – que no supo plantar cara al Toyota Prius, amo y señor de su categoría. La sección española de Honda ha optado por centrar toda su estrategia comercial en el verdadero revulsivo de la marca en Europa, el 1.6 i-DTEC. Precisamente es este nuevo diésel de 120 CV, presente en los modelos Honda Civic y CR-V, el responsable de que sus ventas estén creciendo este año en nuestro país pese a la caída general de las matriculaciones que está sufriendo el sector. Las unidades de Honda Insight (6) y Honda CR-Z (8) matriculadas en lo que llevamos de año prácticamente se pueden contar con los dedos de las manos.

Evidentemente su desaparición del catálogo español no es ninguna sorpresa, y era solo cuestión de tiempo que se produjese esta noticia.

Nos dejarán dos híbridos muy interesantes por numerosas razones. El Honda Insight, junto con el Prius, fue uno de los pioneros de una nueva generación de híbridos nacidos en el País del Sol Naciente con aptitud transgresora y diseños muy poco convencionales: trasera tipo Kammback, pasos de rueda traseros carenados en su primera generación… También nos demostró que un híbrido no tenía por qué ser tan caro, pero la tecnología del Prius y el músculo comercial y publicitario de Toyota impidieron su éxito en este mercado.

Un concepto que no se ha vuelto a repetir: el coupé híbrido deportivo con cambio manual

Lo mejor del Honda CR-Z y la razón por la cual nos dejó prendados no es su estética, ni un chasis con una puesta a punto excelente, sino la combinación que nadie más a repetido en todos estos años: un motor híbrido con un cambio manual.

Por otro lado, el Honda CR-Z, nacido con el pecado original del que para muchos debía ser el heredero del clásico Honda CR-X y el Civic del Sol y el atrevimiento de una combinación que ningún otro ha vuelto a repetir, una mecánica híbrida asociada a un cambio manual. Nos gustó su diseño, su concepto innovador y lo divertido que resultaba por la chispa eléctrica que, tal y como apuntaba mi compañero Sergio, hace las veces de un improvisado turbo que actúa desde que tocamos el acelerador (el incremento de par del motor eléctrico es instantáneo). Pese a su escasa potencia (124 CV antes de su última actualización recibida en 2013) no necesitaba más caballos, aunque siempre pensamos que ese chasis hubiera sido capaz de rendir al máximo significativamente más potentes. Habremos probado decenas de híbridos, prácticamente todos los que han pasado por los concesionarios españoles, pero seguro que coincidiréis con nosotros en que de entre todos ellos, el Cr-Z es uno de los más peculiares.

Hasta hace prácticamente unas semanas, aún se atendían reservas del Honda CR-Z desde 21.800 euros. A partir de ahora, aquellos que quieran llevarse un Honda CR-Z tendrán que recurrir al mercado de ocasión, que por cierto nos deja ofertas la mar de interesantes. El precio de un CR-Z de 2011-2012 con unos 20 o 30 mil kilómetros ronda los 13.000-14.000 euros.

Fuente: Honda
En Diariomotor: Prueba del Honda CR-Z [2010] | Prueba del Honda CR-Z “facelift” [2013]

Lee a continuación: El próximo Honda CR-Z se basará en el Civic Type R… y podría alcanzar unos 225 caballos

Solicita tu oferta
  • Vico

    Me da coraje que el CR-Z no triunfe con lo bonito que es y el buen motor que tiene, creo que si hubiera tenido las plazas de atrás un poco más usables si se habría vendido mucho más.

    Que rabia!!!

    • xingular

      El coche es un cascajo y con el timo de los híbridos. Nadie se compra un coche de estos para hacerle doble mantenimiento en sus dos sistemas de propulsión.
      Los híbridos tienen sentido como un aporte extra de potencia, en coches caros.

      El que pasa por un Prius, por ejemplo, no repite.

      Después pasa la gama escasa e insulsa para un coche que el “veterano” Scirocco se lo comía en todos los aspectos.

      Su antepasado no se comió un colín, no sé que esperaban con este.

      Pero bueno, para los expertos en el gran turismo y en los posters tunings “está guapo”.

      • Vico

        Pues yo creo que la hibridación no es un extra de potencia, sino todo lo contrario, para poder llevar un motor de combustión más pequeño (menos consumo, menos gastos, menos averías, etc) y así bajar los consumos, que no te confunda el 918 Spyder.

        ¿El que compra un Prius no repite? Pregúntale a un taxista.

      • irocc46

        seras tu el unico, el que prueba un TOYOTA repite y mas si es HIBRIDO ;)

      • Israel Navas Duran

        No tienes ni idea. Los Prius se venden en EE.UU. como rosquillas (por millones). Si fueran tan malos la gente dejaría de comprarlos, ¿no crees?

  • zeptkon

    Es una decisión lógica en lo tocante al Insight, pionero en los 90 pero desfasado frente al Prius tanto en tecnología como en diseño. El CR-Z por contra merecía más promoción en los medios. He ido de pasajero en uno y tenía tacto de coche divertido con su cambio manual, empuje franco y cambio de apoyo ágil en cuanto se gira el volante. Si estuviéramos en Reino Unido se podría traer un Mugen nuevo mediante intermediario.

  • IGC

    El CRZ era uno de mis coches favoritos. Le faltaba hacerlo biplaza total, quitar los absurdos asientos traseros y ampliar el maletero. Creo que de potencia no andaba mal para su peso, si el precio hubiese sido más lógico y el consumo fuese algo más bajo habría triunfado más (5 litros en un gasolina poco potente híbrido es mucho, los TSI lo igualan y los diésel se lo comen)

  • Rest

    Crónica de una muerte anunciada en el caso de Insight. Con el éxito consolidado del Prius, arrebata cualquier incertidumbre de compra si de paisanaje se trata. CR-Z y su mala fortuna, cuando la estética y el concepto acompaña, el precio y la potencia pisan charcos.

  • Pableras

    El Insight poco tenía que hacer frente a la oleada híbrida de Toyota. En Honda no supieron plantar cara a la competencia, así que sólo tenían dos alternativas: eliminar el modelo o ponerse las pilas (juas juas juas)

    El CRZ….ese era un modelo más peculiar. No conozco al dedillo sus cifras, pero era un coche bastante bonito, daba gusto verle por la calle. Era un coche dirigido a un mercado concreto, el de los coupés deportivos. Pero ese es un mercado que, según los fabricantes, está en clara decadencia. Y el coche era así, sin más, que si le ponemos unas plazas traseras más grandes, mejor maletero….sólo nos falta ponerle un motor diésel para tener una Picasso….

  • Germán

    Era de esperar… El conductor medio español no entiende lo que expresa un Honda CR-Z. He ido de copiloto en uno y es un coche por encima de muchos otros en equipamiento, diversión y tecnología. Me alegro por los propietarios, además de tener un señor coche, éste será exclusivo.

  • Pingback: Adiós a los híbridos de Honda en España | Motorsostenible()

  • Pingback: Tras España, el Honda CR-Z y el Insight podrían dejar de comercializarse en Europa | Diariomotor()