Renault y Nissan quieren afianzar aún más su relación y aumentar sinergias

 |  @davidvillarreal  | 

Renault y Nissan son los dos pilares de un inmenso fabricante que vende uno de cada diez coches que se fabrican en todo el mundo. Desde 1999 Carlos Ghosn trabajó para afianzar esa relación hasta lo que conocemos ahora, momento en el cual Renault y Nissan comparten indistintamente motores, transmisiones e incluso plataformas, una visión global del negocio que ha llevado a ambas marcas a ahorrar muchísimo dinero y lograr importantes beneficios, a trabajar prácticamente como una sola, pero no lo suficiente según Ghosn, CEO de ambas marcas y artífice de una de las alianzas más prosperas de la industria del automóvil.

Renault y Nissan estrecharán aún más sus relaciones para compartir una línea común de Investigación y Desarrollo, lineas de producción y logística, proveedores e incluso un departamento unificado de recursos humanos para “cazar” y compartir talentos de todo el mundo. En otras palabras, Renault-Nissan quiere asemejarse bastante más a otros grupos automovilísticos consolidados como Volkswagen o General Motors.

En cierta medida, lo que Renault-Nissan busca es una relación más estrecha entre ambas marcas para mejorar aún más la rentabilidad de sus productos.

Esa colaboración más estrecha se plasmará por lo tanto en los siguientes proyectos: – R&D (Investigación y Desarrollo): La plataforma común CMF que engloba a productos del segmento C hacia arriba, 14 modelos diferentes incluidos Qashqai, Murano, Scenic y Laguna, debería expandirse con más plataformas para el resto de segmentos. Renault y Nissan también quieren unificar sus instalaciones, lanzar proyectos comunes en prácticamente todos los ámbitos y compartir los centros de pruebas que tienen repartidos por todo el mundo. – Producción y logística: Con un desarrollo común de plataformas y mecánicas, también será más sencillo adaptar las líneas de producción del grupo para dedicarlas a diferentes modelos. Que un Mégane y un Koleos puedan fabricarse en la misma planta que un Qashqai o el nuevo compacto de Nissan. Pensemos que eso puede ser muy importante para la industria española, puesto que aquí ya se fabrica el Mégane y muy pronto hará lo propio el compacto de Nissan. – Proveedores: Hilando con lo anterior, se facilita el aprovechamiento de la economía de escala, expandir la producción y a su vez gozar de menos proveedores que proporcionen un mayor volumen de materiales y piezas a la alianza. – Recursos humanos: Para terminar, Renault y Nissan también apostarán por equipos comunes, siempre al servicio del grupo, supervisados por un departamento de “talentos”.

Estos cuatro proyectos estarán a su vez supervisados por los responsables de “convergencia” entre Renault y Nissan que ya se han asignado y a partir de abril estarán en disposición de comenzar el trabajo.

Fuente: Renault-Nissan
En Diariomotor: Common Module Family (CMF), el nexo común entre un Qashqai y un Scénic | Renault-Nissan y Mitsubishi estrechan lazos: plataformas y tecnologías compartidas para dos nuevos modelos globales

Lee a continuación: FIAT Chrysler Automobiles: el nacimiento de un nuevo gigante automovilístico

  • AB

    No les queda otra. El mundo se está volviendo muy incómodo para los pequeños, sobre todo si te dedicas al negocio del automovil… solo la unión hace la fuerza.