Peugeot P4 (1981): la curiosa historia del Mercedes Clase G que hablaba francés

 |  @sergioalvarez88  | 

A finales de los años 70, el ejército francés necesitaba desesperadamente un reemplazo para sus vetustos Hotchkiss-Willys. Estos vehículos ligeros polivalentes se caían a trozos, hasta el punto de que Citroën tuvo que vender sus Mehari para uso militar como solución de emergencia. A principios de los años 80, Peugeot ganó la licitación para suministrar más de 10.000 todoterrenos ligeros al ejército. Su propuesta se llamaba Peugeot P4, y era sorprendentemente parecida al Mercedes Clase G. Esta es su curiosa historia.

El ejército francés necesitaba urgentemente un reemplazo para sus Hotchkiss-Willys y sus endebles Citroën Mehari militares.

Cualquier licitación para un organismo público tan importante como un ejército, debe tener al menos un 50% de componentes nacionales para su aprobación – una regla especialmente importante si hablamos de Francia. Peugeot sabía que no podía presentar por sí misma un proyecto 100% viable. Por ello, el proyecto P4 fue llevado a cabo por una curiosa alianza transnacional, cuya ecuación tenía componentes alemanes y austriacos. En este momento, hemos de hacer una reseña a los Mercedes Clase G, lanzados al mercado a finales de los años 70.

Nació de la misma manera que el Peugeot P4, un proyecto militar. Iniciado a los deseos del Shah de Irán – entonces un accionista mayoritario en Mercedes y ejecutado por Daimler, Steyr y Puch, era un todoterreno que destacaba por sus excelentes capacidades todoterreno, tamaño contenido y gran fiabilidad. Mercedes amortizó los costes de desarrollo del Geländewagen produciendo una versión civil – que aún sigue a la venta como Mercedes Clase G. Aunque es un coche de orientación extremadamente suntuosa, aún conserva sus habilidades 4×4.

Al menos el 50% del valor añadido del Peugeot P4 debía ser de origen francés. Motor, caja de cambios y otros componentes eran franceses.

El Peugeot P4 era esencialmente un Mercedes Clase G. Peugeot adquiría a Steyr-Daimler-Puch los chasis y carrocerías, sin pintar y sin el resto de componentes que conforman un coche completo ensamblados. Mercedes suministraba a Peugeot el sistema de dirección, sus ejes y su caja reductora. Peugeot se encargaba entonces de montar en Francia sus motores, su caja de cambios principal. Exteriormente, sólo el emblema de Peugeot instalado en su frontal – y no en todas las versiones – dejaba claro que no era un Mercedes Clase G.

Su caja de cambios manual de cuatro relaciones fue extraída de un Peugeot 604 y su motor era el conocido XN8 de gasolina. Un cuatro cilindros de dos litros con apenas 84 CV, que se instalaba también en la gama de turismos de Peugeot, concretamente en los 504 y 505. Igualmente, el ejército francés encargó el suministro de algunos Peugeot P4 equipados con motores diésel. Este motor era de nuevo un cuatro cilindros, de 2,5 litros y aspiración atmosférica, con una potencia de sólo 75 CV y una velocidad máxima limitada a 108 km/h.

A los 5 años, todos los P4 de gasolina fueron convertidos al uso de gasóleo, menos complicado en términos logísticos.

Eran máquinas ligeras, con un peso en vacío de 1.895 kilos, y conservaban prácticamente todas las envidiables cualidades todoterreno de los Mercedes Clase G. El único agravio comparativo era su ausencia de bloqueo de diferencial en el eje delantero – y realmente no afectaba a su motricidad off-road en exceso. Todos los Peugeot P4 fueron fabricados con carrocería pick-up, con puertas y cubierta trasera de lona. Estos pick-up disponían de dos asientos delanteros y dos bancos corridos en su parte trasera.

Se fabricaron en versiones de batalla corta y batalla larga – 2.400 mm y 2.800 mm respectivamente. También se fabricaron versiones furgón, y unas pocas unidades blindadas para altos cargos del ejército francés. Estos Peugeot P4 terminaron siendo usados también por las fuerzas armadas de algunos países africanos de habla francesa, antiguas colonias francesas como Mali o Senegal. Al final de su producción, los Peugeot P4 equipaban en su mayoría motores XD3 turboalimentados del Peugeot 505, con 95 CV de potencia.

Al igual que los Mercedes Clase G, los Peugeot P4 fueron vendidos también a la población civil. Para disuadir al público, se elevó su precio: en 1987 un P4 pick-up diésel se vendía por 187.000 francos, un precio un 50% superior al de un Land Rover Defender 90 de la época. Se estima que su producción fue de unas 13.500 unidades, de las cuales 6.000 fueron producidas íntegramente por Panhard a partir del años 1986 – Panhard era la división militar del Grupo PSA. Se dejó de fabricar a mediados de los años 90.

El curioso caso del Peugeot P4 V6

El Peugeot P4 V6 corrió el Dakar tres veces, y acompañó a Vatanen y Kankkunen otras dos veces.

Apenas un puñado de unidades con motor 2.8 V6 fueron construidas por parte de Peugeot. El proyecto comenzó gracias a la iniciativa del ASA 1000, una asociación de militares participantes en competiciones automovilísticas. Convencieron al alto mando de participar en el París-Dakar con un P4 especialmente preparado, gracias a un motor de 170 CV usado en los Peugeot de gama alta. En 1985, dos unidades comenzaron el Dakar, y aunque una no terminó, el segundo Peugeot P4 terminó en el puesto 27 de la general.

Para la edición siguiente, montaron un motor más potente, con 10 CV adicionales y un tren de rodaje revisado. En 1987 y 1988 los Peugeot P4 fueron los coches de asistencia de los Peugeot 205 T16 de Vatanen y Kankkunen. Los Peugeot P4 V6 volvieron al desierto africano tres veces más, siempre de la mano del departamento de prensa de la marca francesa, y siempre actuando como vehículos de apoyo para eventos especiales: pruebas en el desierto de la gama Peugeot o incluso una presentación de las curiosas Peugeot Partner Grand Raid.

Fuente: Foro Mercedes G | Galeon
En Diariomotor:

Lee a continuación: Este Mercedes 280 TE cuesta como un Peugeot 308: ¿pagarías 12.800€ por él?