Porsche Cayman GTS y Boxster GTS 2014, ahora en vídeo

Mario Herraiz  |  @HerraizM  | 

Las alternativas más deportivas de la gama del Porsche Boxster y del Porsche Cayman, el Porsche Boxster GTS y el Porsche Cayman GTS se dejan ver ahora en una serie de vídeos. Hora de darle al play y disfrutar en movimiento de estas dos alternativas que parten en España desde los 81.039 euros y 85.383 euros respectivamente.


Por un lado el Porsche Boxster GTS nos ofrece una versión vitaminada del propulsor bóxer de 6 cilindros y 3.4 litros, llegando hasta los 330 caballos al mismo tiempo que se añade a su dotación de serie elementos como la suspensión activa PASM o el paquete Sport Chrono, contando además con elementos específicos de diseño, como el paragolpes o las insignias negras y un acabado en alcántara para su habitáculo.

Por otro, el Porsche Cayman GTS nos ofrece una perspectiva aún más deportiva al contar, en disposición central, con el propulsor bóxer de 6 cilindros de 3.7 litros, desarrollando en este caso una potencia de 340 caballos, siguiendo además los pasos del Boxster GTS en lo que a estética, puesta a punto y acabado interior se refiere.

Más sobre los Porsche Cayman GTS y Boxster GTS:

Porsche Cayman GTS y Boxster GTS 2014, ahora en vídeo


Puedes conocer más detalles de estas dos alternativas deportivas en los siguientes artículos:

Lee a continuación: Porsche Boxster GTS 2014, desde todos los ángulos: nueva galería de imágenes

El Porsche 718 Cayman es la versión de techo rígido del 718 Boxter y, por tanto, el hermano pequeño del mítico Porsche 911. Con motor central y unas dimensiones y peso más contenidos que su hermano mayor, supone una alternativa lúdica sobresaliente, sin llegar a ser un enemigo directo que represente una amenaza.

Ver todos los comentarios 0

El Porsche 718 Cayman es la versión de techo rígido del 718 Boxter y, por tanto, el hermano pequeño del mítico Porsche 911. Con motor central y unas dimensiones y peso más contenidos que su hermano mayor, supone una alternativa lúdica sobresaliente, sin llegar a ser un enemigo directo que represente una amenaza.