Coches de competición para recordar: Peugeot

 |  @alexgarciagv27  | 

La historia de Peugeot en las competiciones data de principios del siglo pasado e incluye victorias en Indianápolis y en varios grandes premios europeos antes de la Segunda guerra mundial. Tras ella, los franceses tardaron en volver a la competición a través de la marca del león pero cuando finalmente lo hicieron, fue para estar en la vanguardia tanto a nivel tecnológico como estético y de resultados. Se trata d una de las marcas francesas por antonomasia y cuenta con una gran legión de seguidores.

Peugeot 205 – Varios

Peugeot 205 T16

El Peugeot 205 es uno de los coches más populares de la marca francesa en toda su historia. Además, tuvo una amplia presencia en competiciones de motor y en particular, en el mundial de rallyes. Prácticamente como todos los coches que participaron en los rallyes bajo la normativa del Grupo B, es una máquina extremadamente popular que además cosechó mucho éxitos, reservándose un lugar de pleno derecho en el Olimpo de los rallyes tanto por sus resultados en el mundial como en el París-Dakar.

El Peugeot 205 T16 debutó en el mundial de rallyes en 1984 y ya ese mismo año Ari Vatanen se llevó tres victorias que demostraron el potencial del coche. Los títulos llegaron en 1985 y 1986 de la mano de Timo Salonen y Juha Kankkunen respectivamente, ambos pilotando ya el Peugeot 205 T16 Evo 2, versión mejorada del coche original que era aún más monstruosa que la primera. Tiene el honor de ser el último coche en coronar a un campeón de rallies en la categoría del Grupo B.

Pero después de la retirada de estos coches del mundial de rallyes, Peugeot le encontró una utilidad al coche, pasando a competir en el Raid París-Dakar. De hecho, venció en 1987 y 1988, demostrando que la máquina que venía dominando el mundial de rallyes podía hacer lo mismo en el Dakar. En esa competición llevaba una decoración especialmente recordada con los colores de Camel, lo que le daba un toque exótico a un coche que en su historia fué capaz tanto de vencer en el asfalto de Montecarlo, la nieve de Suecia, la tierra de Gales como en la arena del desierto.

Peugeot 405 – Varios

Peugeot 405 T16 Pikes Peak

Después del éxito del Peugeot 205 T16, la marca del león estaba lista para aprovechar esa tecnología para algo aún mejor. Así es como nació el 405 T16 que se impuso tres años seguidos en el París-Dakar, heredando los títulos del 205. El 405 T16 ganó en 1989, 1990 y 1991. Además, se convirtió en un coche histórico gracias a la subida al Pikes Peak de Ari Vatanen en 1989, filmada en ese antológico vídeo conocido como “Climb Dance” en el que vemos como el finlandés doma con maestría una máquina que parecía indomable.

Puesto que el coche estaba basado en buena parte en el 205 T16, el 405 era prácticamente una evolución del modelo anterior. La tecnología de tracción a las cuatro ruedas provenía de este coche y fue adaptada al nuevo modelo, que vio solamente cuatro unidades construídas y se dedicó a reescribir la historia. Resulta curioso que una máquina así se centrara principalmente en competiciones de subida en cuesta -aunque seguramente fuera, por lo menos en parte, para preparar el Pikes Peak- y en el Dakar, donde se doctoró.

Una versión bastante menos radical del 405 compitió en campeonatos de turismos, como por ejemplo el BTCC, con los colores de Peugeot; esas líneas características sobretodo de sus coches de los años 80. Aunque los 405 de turismos no fueron tan bonitos y memorables como los 406 que llegarían más tarde con la excelente decoración de Ultron y sus característicos colores verde y dorado, lo cierto es que empezaban ya a mostrar una imagen que a Peugeot le iba como anillo al dedo. Y servían como la guinda del pastel que era el 405.

Peugeot 905 – Sport-prototipo

Peugeot 905

El Peugeot 905 era el proyecto de la marca para participar en el campeonato del mundo de resistencia a partir de 1991 con las nuevas normativas que entraban en vigencia esa temporada. En realidad, debutó en las últimas pruebas de 1990 como test de rendimiento. La primera temporada vio como Jaguar tenía la sartén por el mango y Peugeot iba por detrás de sus rivales. Si en Suzuka consiguieron una victoria casi por casualidad, en Le Mans ninguno de sus dos coches sobrevivió más de una hora.

Hizo falta un 905B para marcar sendos dobletes en las dos últimas carreras del año, lo que hizo que Peugeot terminara en segunda posición del campeonato de marcas. En 1992 la situación cambió y dominaron tanto el campeonato de resistencia -último hasta la reciente reintroducción del WEC- como las 24 horas de Le Mans. A Peugeot no le quedaba nada más que repetir pero con la cancelación del campeonato, la marca dejó de trabajar en el nuevo modelo evolucionado que se había probado en 1992 y para 1993 repitieron con el coche campeón para Le Mans.

Ese año llegó un histórico triplete que no volvió a verse hasta la época de Audi. Después del dominio demostrado durante las temporadas de 1992 y 1993, la marca francesa consideró que no les quedaba nada más por hacer en una disciplina que perdía importancia y decidieron adaptar el motor del 905 para que pudiera ser utilizado en la Fórmula 1 puesto que las normativas técnicas eran prácticamente idénticas en resistencia y Fórmula 1. McLaren firmó un contrato con Peugeot para 1994 y a través de distintos equipos, estuvieron en la Fórmula 1 de forma oficial hasta el año 2000.

Peugeot 206 – Varios

Peugeot 206 WRC

Viendo que el proyecto de Fórmula 1 no iba a ninguna parte, a finales de los años 90 Peugeot volvió a centrar su atención en los rallyes. Presentado en 1999, el Peugeot 206 WRC se convirtió en un icono de los rallyes y del mundo de la competición. Es evidente aún hoy en día si miramos los coches por la calle que el 206 fue todo un éxito a nivel comercial gracias a su estética y precio asequible. En los rallyes tuvieron la suerte de que fuera también un coche muy competitivo.

Desde el título “sorpresa” de Marcus Gronholm en el año 2000, todo cambió. Peugeot se llevó el campeonato de marcas tres años seguidos, ganando Gronholm el título de pilotos tanto en el 2000 como en 2002. En el año 2003, el 206 WRC empezó a mostrar su edad cuando los competidores empezaron a superarle con asiduidad y en 2004 fue reemplazado por el nuevo 307 WRC, que no consiguió replicar el éxito de su predecesor en los tramos alrededor del mundo.

El Peugeot 206 tenía un aspecto característico, puesto que tenía una distancia entre ejes corta y una longitud total también muy corta. Esto le daba una agilidad especial que podía aprovecharse tanto en los tramos de Córcega y San Remo como en los tramos más lentos de rallyes como los de Grecia. Además, el alerón trasero del 206 WRC le daba un aspecto único con respecto a sus competidores. Aunque compitió poco tiempo, el aspecto y los éxitos conseguidos le aseguraron una posición de honor en la historia de la competición.

Peugeot 908 HDi FAP / 908 – Sport-prototipo

Peugeot 908 HDi FAP

La denominación 908 de Peugeot se refiere al coche que compitió entre 2007 y 2011 en las 24 horas de Le Mans, así como en otras competiciones de resistencia alrededor del mundo. Inicialmente conocido como 908 HDi FAP, pasó a llamarse tan solo 908 con el cambio de normativas para la temporada 2011. Los 908 fueron veloces desde el inicio, ganando las dos primeras carreras en las que participó. Pero Le Mans se les resistió en ese primer intento, a pesar de clasificarse por delante de los Audi en parrilla.

El evento de 2008 volvió a ver a Peugeot perder frente a Audi, que se mostraba intratable en los eventos de resistencia pura. Pero cuando un rival es tan veloz como lo era Peugeot, un mal día podía terminar con la hegemonía de la marca alemana. Aunque Bentley ganó en 2003, a nadie se le escapaba que el Speed 8 era una especie de Audi R8 carenado, con lo que Audi había ganado, según cómo viera, nueve años seguidos en Le Mans. Pero en 2009 Peugeot consiguió lo que quería. Una nueva victoria en Le Mans; en casa. La primera desde el glorioso triunfo del 905 en 1993.

Con el cambio de normativas de 2011, el Peugeot 908 sufrió un cambio radical en cuanto a motorización aunque estéticamente siguió siendo bastante parecido. La temporada de 2011 fue difícil para la marca, que no consiguió los resultados esperados. De cara a 2012 se habría utilizado una versión híbrida del 908 que ya se había incluso probado en pista. Pero después de un año complicado para Peugeot en términos económicos, se decidió que las carreras eran demasiado caras y el proyecto se canceló por completo.

La retirada de Peugeot, una marca central en las carreras de resistencia, llegó como un golpe muy duro para los aficionados de las carreras en general y los seguidores de Peugeot en particular. A pesar de todo, el grupo PSA sigue presente en los rallyes y en el WTCC a través de Citroën. Peugeot, por su parte, sigue en el campeonato europeo de rallyes y volvió al Pikes Peak en 2013 con el espectacular 208 T16. Por lo tanto, queda aún esperanza para que Peugeot pueda volver a la competición de alto nivel a tiempo completo.

En Diariomotor Competición | Coches de competición para recordar: Ferrari, McLarenLotusPorscheLancia, FordToyota, Nissan, Alfa Romeo, Williams, Extra I, Audi, Mitsubishi, RenaultAlpine, BMW, Ligier, Chevrolet, Jaguar, Mercedes-Benz, Mazda, Extra II, Lamborghini, Dodge / Chrysler, Aston Martin, Subaru, SEAT, CitroënHonda, Volkswagen, Opel

Lee a continuación: Coches de competición para recordar: Opel