McLaren-Honda a medio gas, Renault no descarta una versión B de su monoplaza

 |  @fernischumi  | 

Primera semana de test invernales y muchos ya están sacando conclusiones precipitadas acerca del rendimiento que tendrán las diferentes escuderías a lo largo de la temporada. Sin embargo, todo se encuentra en el aire. El primero que no ha mostrado todo su potencial ha sido la propia McLaren-Honda, la cual a pesar de desmentir los rumores, se vio forzado a montar durante la noche del miércoles al jueves una unidad de potencia con piezas mixtas de 2016 y de la pasada temporada ya que no contaban con un motor de repuesto. Esta precisamente fue la que sufrió la fuga de agua que tuvo a Fernando Alonso parado durante el jueves.

En principio se habla de que habría sido utilizado el bloque motor de 2015 junto al resto de partes de la nueva evolución. Las informaciones no están confirmadas y lo único que se han apresurado a decir en Honda es que no tienen ningún tipo de problema de sobrecalentamiento en su unidad y que a pesar de no rodar nada más que tres vueltas durante la última sesión de test (lejos de las 675 vueltas completadas por Mercedes AMG durante los cuatro días), no se tratar de nada grave. Sí se espera que para los últimos test en Montmeló traigan una nueva unidad 2016, ya con las rectificaciones preceptivas.

La BBC ha sido una de las primeras que se ha atrevido a dar datos o estimaciones en cuanto a la potencia de cada uno de los motores. Mientras que Mercedes-Benz continúa a la cabeza con unos 950 CV, Ferrari se estima que rondaría los 930-950 y Renault los 900. Por su parte, Honda cae hasta los 850 CV pero recordemos que únicamente estamos hablando de datos no oficiales. Como decía Pedro Martínez de la Rosa, será difícil verles luchar por los podios y mucho menos por las victorias, algo que parece únicamente reservado para Mercedes y Ferrari.

Precisamente Renault es otra que se ha mantenido a la sombra. Con un diseño de monoplaza basado en el de Lotus de la pasada temporada y con unas líneas y elementos demasiado conservadores (en gran parte porque se ha tenido que rediseñar muchas piezas que estaban adaptadas para dar cabida a la unidad de potencia Mercedes), la firma del rombo en declaraciones de Frederic Vasseur a L'Equipe no ha querido descartar la posibilidad de contar con algunas modificaciones en el coche a mitad de temporada, a pesar del deseo de empezar pronto a trabajar sobre la base de 2017, una vez que se conozca el reglamento definitivo.

Lee a continuación: James Key: "En Toro Rosso estamos orgullosos de nuestro trabajo"